Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

no estoy muerta sino de parranda

Imagen
me robaron el coche la noche del día en el cual Usain bolt volvió a ser de oro anduve unos días desanimada y sin ganas ni de escribir, me parecía a una actriz porno que se acaba de dar cuenta de que los implantes de silicona son nocivos para la salud... qué injustica, tanto mi coche como sus pechos son herramientas de trabajo, y quién nos indemniza eh?¿ Nadie... el seguro me dijo que enfin la Kangoo nueva nueva no era y que si me dan unos dos mil euros puedo darme por satisfecha ¡porca miseria! si estaba nueva por dentro, y llevaba en su maleteropero dos bolsas de preciosas prendas de rebajas que no me dio tiempo de subir a casa - por culpa de mi C quien dice que compro en demasía así que por no asustarle voy dosificando la subida de compras, dejando siempre algunas prendas dentro del coche y asi no amontar bolsas en el rellano- en este caso dos pantalones de a siete euros y unas bragas de encaje del women secret que seguro estarán ahora luciendo unas rumanas en un bar de carreteras.…

LAS AVENTURAS DE UNA MOSQUITA MUERTA V - HE ENCONTRADO MI PASTOR

Imagen
Cuando me desperté empapada de sudor canino, me encontraba sola en lo que llamáis “el Piso”. Lenin también se desperezaba y sus ojos parecían decirme “¿estás mejor?”, lo estaba, su contacto me había traído a mi estado más animal que desde luego me era más familiar que mi lado humano.
Maruja había desparecido, se me hizo raro estar sola como humana por primera vez. No sabía lo que se suponía tenía que hacer, joder otra vez con la mala gestión de mi reencarnación, estaba humanamente en blanco. Así que me dediqué a dar vueltas por el piso… pero no cómo lo entendéis vosotros sino en plan mosquito, es decir revoloteando sin sentido aparente. Lenin me miraba e inspirado empezó a hacerlo mismo, solo que él intentaba atrapar a su propio rabo…
Lo bueno de ser animal es que tienes la libertad de elegir dónde quieres estar, bueno a no ser que seas mona en el zoo de Bostón – vale, lo sé, me repito trataré recordar otra anécdota – pero digamos que un animal en su estado más puro siempre tiene la…