domingo, 1 de octubre de 2006

UN CAJON NO ES UN COJON

Cuando por fin encontré algún desaprensivo dispuesto a arreglar este asuntillo del permiso de trabajo me planté el primer día en esta gran oficina donde me dijeron que mi jefe era este señor despeinado y apopléjico de detrás del cristal. Pensé que hablando tres idiomas allí iba a arrasar, y que el susodicho no iba a caber en sí de gozo por tener el privilegio de colaborar conmigo, así que armada de mi mejor sonrisa entré en la pecera. -

- Hola soy la sustituta de Isabel, encantada

- Hum vale, pues te sientas allí y coges el teléfono. El rubio este es Manolo, te ayudará en lo que pueda.

Y punto en boca, nada más, eché un vistazo al gordo y además de rubio teñido llamado Manolo. Le faltaba la nariz aplatada para ser un Bulldog, pero la baba la llevaba puesta. Sonriza forzada y se me acerca. Mierda pensé.

- Hola preciosa, estoy aquí para lo que haga falta

- Hola qué tal? y pensé Dios que no me haga falta nunca nada de este hombre. - Así que eres la nueva, me encanta lo del francés, ¿lo practicas mucho? y se rie el imbécil Ya estamos dentro de dos días me soltará lo de vulevu cucher ave moa se soar. Primera llamada: Un proveedor muy poco amable por cierto (se me cabreó cuando le pedí amablemente repetir por tercera vez el nombre de su empresa) me pide los pagarés de la factura 2245. Dios que es eso del pagaré. Si lo pregunto al apopléjico pierdo ya 10 puntos, mierda sólo me queda Manolo. - Dime muñeca (joder le falta tocarse lo cojones y relamerse, en este momento quiero llamarme Asunción y ser morena con bigote). ¿Por cierto como te llamas?.

- Valérie -

ah Marivi

- Noooooo Va le rie

- Ah Marylin y embelesado ¡qué bien te queda!

!Dios me quiero morir! pero me veo en la obligación de hacerme la simpática para averiguar que coño son los putos pagarés.

- Pues aquí lo tengo, en mis cajones, cariño. Me pongo mala de aquí a poco me mete mano seguro. insiste.

- Ayudame bombón que esto está hecho un follón, si me pudieses sostener el cajón porque al abrirlo se va a caer un montón de mierda ya verás. En esta oficina no reemplazan las cosas ni si son una amenaza de muerte pa'l empleado. Ya verás corazón, aunque tú a lo mejor le puedes sacar algo al jefe, con los encantos que tienes.

- !que repelus por dios! encima con el aire a tope seguro que se me ve los pezones.....

- Es que habrá que vaciar los cajones ya verás, anda acércate que así no me sirves, no tengas miedo mujer. y me acerco..... Ya le tengo a 10 cm, me mareo, voy a potar, y zas noto su manaza que me roza el culo.

- Me pueden el histerismo creciente y la hiel que me sube del estómago, ahogo un grito y le suelto: Quita la manos de mi culo mamón. -

Joder con la guiri, anda fiera no pasa nada que ha sido sin querer.

- Mira Manolo no pienso vaciarte los COJONES bajo ningún concepto.

DIOS que he dicho, no puede ser, nó en mi primer día de trabajo, pero extrañadamente Manolo se queda en blanco, mirando a lo lejos.

- Hum Señorita, el teléfono está sonando, he tenido que contestar yo mismo, supongo que la ETT le ha explicado sus tareas, puesto que ya conoce a Manolo puede ir a su mesa y sin más se da la vuelta joooooooder el apopléjico.

- Gracias por no chivarte es que Luis es un atacado y además le caigo mal porque soy así de repelente, si ya sé que soy un pesado pero sino nadie me hace caso. Decido que el instinto maternal me puede y adopto a Manolo, atrapo lo pagarés y me voy a mi mesa orgullosa de haberle ganado la partida. Es cuando escucho: Pero nena por lo de vaciarme los cojones, a ver como lo hacemos porque con la mesa tan inestable, la mamada discreta puede resultar peligrosa. Se me escapa la risa...... y me pongo a atender mis emocionanteS tareas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails