martes, 22 de enero de 2008

ULTIMAS TARDES CON HORTENSIA

Cruela, llámale… a lo mejor a ti te hace caso..
- Hola Dante, adiós
Y cuelgo, estoy harta de que ni me salude…
- Joder .... maldito móvil...que se ha colgado
- No, he sido yo… quiero que aprendas a ser un poco más amable conmigo…
- No te me pongas insoportable y repipi… vivimos un momento de crisis y a ti te preocupa que te saluden, desde luego Cruela una de dos o de verdad te estás haciendo mayor y tu edad mental se está poniendo a nivel de tu adelantada edad física… o bien estás con síndrome premenstrual y eso te hace especialmente insoportable… repito nuestra pareja se rompe cual España según los del PP y tu andas con frivolidades… te necesito crótala marchita… quizás tú puedas hacer que Troy entré en razón… por algo que se me escapa parece que a ti te suele hacer caso…
- ¿Vale qué pasa con Troy? Sigue depre por lo de sus padres…
- Tú que crees… pues claro… anda sin estar en él… va ausente, como si no estuviese… un ectoplasma tiene más vida… me recuerda a los cuadros de Goya, con esta cara alargada, por la noche se despierta y deambula por casa… me da cada susto… te lo juro que no está bien aunque me lo niega… lleva tres días sin hacer pesas…. Es una señal inequívoca de que algo no funciona correctamente…
- Si que es grave el asunto… pero no sé si tendré tiemp….
- Sí que lo tienes y sino lo buscas… zorra menopáusica…
- Uyyy mal vas… si quieres que le llamé… no sé…creo que necesito unos halagos… para animarme…
- GRrrrr… bueno… Cruela, ¡qué maja que eres!
- te pongo un 0… qué más, esfuérzate..
- huuumm, Cruela tienes un pelo muy bonito
- Ni de coña… eso es un halago para ti puesto que eres mi peluquero… inténtalo…
- Cruela estás como un tren y no aparentas la edad que tienes…y estás notablemente más delgada…
- Avanzas notablemente, pero sueña un poco falso por exagerado… no creíble… quiero que llegues al sobresaliente… quiero que digas: Cruela eres la chica más lista, atractiva que he tenido la suerte de conocer y no merezco tu amistad y para demostrártelo te regalo un bono de 10 sesión de mechas…
- jooooooo … te pasas…
- hazlo por Troy…
- Vale (y lo dice todo de corrido y sin respirar)
- Qué bonito es el amor… vale le llamo…
- Ni se te ocurra decirle que yo te lo pedí… ballena trisómica…
- Off course… Rinoceronte transgénico…
Así que inspiro y marco el número de Troy… contesta con una voz como adormilada
- ¿Siiii?
- Hola Tigre… ¿estás bien?
- AH Cruela… si todo bien… qué hay…
- Eso me dirás tú…
- Ya te has enterado ¿no?
- Si… vaya palo, cómo lo llevas…
- Bueno tengo momentos… no sé es extraño… que de repente tu tío sea tu padre y tu padre se vuelva tu tío… no deja de descolocar…
- Dicho así, sí …entonces tu primo es tu hermano… y tus hermanos realmente son tus primos… bueno a la vez que sois hermanastros… joder que lío… en serio tu madre la montó gorda… liarse con su cuñado… haber escogido cualquier vecino…
- Cruela por favor… no frivolices…
- Perdón… me dejé llevar… quieres contármelo… quedamos en el Bar de Demetrio…
- Vale nos vemos dentro de 10 minutos… pero en otro bar que allí ni podremos hablar tranquilos…
Así que acudí a nuestra cita , estaba sentado, a fondo de la sala, se le veía triste… una carita de pena que me encogió el corazón…. Le planté dos besos, me senté y me puse a escuchar la historia de su madre Hortensia, una mujer apasionada…
Doña Hortensia, madre adultera de Troy, se casó muy joven con don Pelayo… como todas las mujeres de pueblo, hace 50 años… conocía a su marido y a su familia desde casi antes de nacer… en esos tiempos, el amor no tenía lugar, te casabas con el niño que te asignaban nada más dar tus primeros pasos, por afinidad entre familias… por edad… ni te planteabas otra opción… la pasión estaba bien en las novelas pero en la vida de un pueblo no había espacio para tales arrebatos… así Hortensia asumió que Pelayo era para ella, y no se quejaba porque dentro de los mozos del pueblo, era uno de los más guapos, trabajador y honrado… Pelayo tenía un hermano menor, Anselmo, que decían tonto… era diferente, cierto, era como la versión de su hermano en más débil, rubio, tenía una cara de soñador y volvía a su padre loco de tanto leer… no ponía ningún interés en las tareas de la granja… ni se iba con la cuadrilla a correr delante los toros durante las fiestas, ni perseguía a las mozas… le llamaban alelado, atontado, pero él ni se inmutaba, levantaba los hombres y se escondía para leer en otra parte… Hortensia pronto fue madre de tres hijos, y su vida era la que se esperaba… siempre liada con las tareas del hogar y las de la granja, no tenía tiempo para ponerse a pensar… Pelayo era un buen marido, pero un marido ausente… un poco rudo y brusco pero un buen hombre en definitiva… En cuanto a Anselmo, gracias a la resistencia pasiva que oponía ante cualquier tarea que le mandasen consiguió lo que siempre se propuso… ir a probar suerte en la capital… donde pronto se puso a trabajar de acomodador en el Teatro Español… Estaba feliz, gozando de un trabajo que le proporcionaba el placer de ver representadas las obras que había leído a escondidas en el pueblo… por la noche acudía a la plaza Santa Ana, a tomarla con los amigos y no era raro verle volver a su casa, en buena compañía y a altas horas de la mañana.
El verano del 65 volvió de vacaciones al pueblo… Como la relación con su padre no había mejorado, se pasaba el tiempo en casa de Pelayo su hermano mayor… y de Hortensia, su cuñada, que encontró más guapa que nunca, con la serenidad que tienen las mujeres de 30 y tantos… Ella estaba contenta, su cuñado era una persona muy amable, atenta, siempre la ayudaba… y qué guapo había vuelto de Madrid, y señorito… olía tan bien… lo que más le gustaba es que le lea… porque si bien sabía leer, Hortensia, jamás había abierto un libro y no se veía capaz de emprender la lectura de un montón de hojas, las letras bailaban ante sus ojos y no podía con ellas, la mareaban… así que Anselmo le leyó trozos de algunos clásicos… Valle Inclán, Buero Vallejo… novelas como Jean Eyre, Cumbres borrascosas… Hortensia se entusiasmaba, vivía la pasión de Katherine, se emocionaba con la desazón de Heatcliff… lloraba por la pobre Jean… Anselma disfrutaba verla, ver sus caras, escuchar sus suspiros… así que un día trajo un nuevo libro a casa… El amante de Lady Chaterley… la primera reacción de Hortensia fue previsible, se escandalizó.....
- Anselmo, no sigas con la lectura, estoy ocupada y me distraes
- No te gusta.... es una historia muy bonita....
- No es eso..... solo que creo que no es una historia como dios manda...
- Y ¿qué es lo que dios manda?, Hortensia, ¿a caso Dios no quiere que todos seamos felices?
- Sí pero no pecando... esa mujer engaña a su marido....
- Hortensia, él es impotente, no puede darle placer.... ella necesita saber que la desea, necesita amar y ser amada, necesita gozar....
- No sigas.... el placer no es esencial en esta vida... tienes que respetar a tu marido es así desde siempre....
- Te equivocas.... el placer entre la pareja lo es todo, a caso tú no te acuestas con mi hermano
- Anselmo, tengo 3 hijos.... claro que me acuesto con él, qué estás insinuando....
- Insinúo que para ti, acostarse con un hombre es lo mismo que leer, sabes hacerlo pero no sabes cuanto placer se saca de ambas cosas.... hacer el amor es como leer un libro... hay que hacerlo despacito, saborear cada capítulo... cada palabra... para llegar a gozarlo del todo....
Ese día Anselmo acortó su visita, pero al día siguiente, se volvió a sentar en la banqueta y siguió con su lectura.... ella callada, le dejó.... él podía percibir su rubor, el temblor de su manos, su nerviosismo.... así que se acercó a ella.... y la abrazó...... tranquila mujer, que lo dejo, no te preocupes, leeré otro..... pero ella le dijo no, sigue por favor.... Por la noche, cuando Pelayo la cogió en la cama, no pudo dejar de pensar en la palabras leídas por su cuñado.... y se imaginó como lady Chatterley y a Anselmo como su amante.... el deseo ya no la dejó... cada tarde, el roce de su mano en la suya, su voz que la embrujaba, sus miradas que la desnudaban... lo que tuvo que ocurrir sencillamente ocurrió.... una tarde al acabar el libro, Anselmo se acercó a ella, sin mediar palabra y la besó.... y ella se dejó..... esta tarde y la siguiente y la siguiente a la siguiente....
No hizo falta la primera falta para que Hortensia se diese cuente... después de tres embarazos una no tiene duda... se acercaba el final del verano y la partida de Anselmo hacia Madrid... optó por callarse... los amantes se despidieron después de una última tarde de pasión... a pesar de sus ganas, ella no hizo amago de retenerle y él no le propuso ningún plan descabellado de huida... en 1965, el divorcio era para los franceses... escapar los dos significaría convertirse en proscritos, en malditos, lo sabían ambos... nunca podrían ser felices juntos...
Cuando en abril del año siguiente, Anselmo se enteró del nacimiento de su cuarto sobrino, no le hizo falta contar los meses hacia atrás para llegar a la evidencia de que él podría ser más que tío... Emprendió el viaje hacia Asturias... Encontró a Hortensia en la cama con un niño rubio en los brazos... parecía una madonna, estaba más guapa que nunca, tranquila y serena, dando el pecho a su hijo, rubio...
- ¿por qué no dijiste nada?
- ¿para qué?, no hubiese cambiado nada
- ¡Qué dices!, este niño es mi vivo retrato...
- Y él de tu hermano... os parecéis mucho los dos...
- Quiero saberlo, Hortensia, ¿de quién es el hijo?...
- Qué importa, puesto que tú no serás su padre... vivirá aquí con sus hermanos, su familia... no importa quién puso la semilla, sino cómo crecerá el árbol...
- No me puedes dejar así... por favor...
- De Pelayo, es de Pelayo... no te preocupes sigue con tu vida... Pelayo es un buen padre....
Así que viendo que no podría arrancarle la verdad, Anselmo le obedeció y se despidió de su pueblo para no volver nunca... ni dijo adiós a su hermano Pelayo... volvió a Madrid, y a los pocos meses se fue a Argentina con una compañía de teatro... dicen que fue amante de una actriz muy conocida en la época... nunca volvió a España... pero todos los años, en el mes de julio, Hortensia recibía un libro... sin ninguna nota... lo devoraba con avidez... desde entonces en el pueblo, dicen de ella que es una mujer silenciosa y un poco distante...
Cuando terminó su relato, Troy y yo nos quedamos silenciosos los dos... como emocionados por esta historia... era difícil romper este silencio... pero me adelanté a Troy en un intento de facilitarle las cosas...
- Bueno, pues es una historia preciosa... creo que ella actuó bien... date cuenta Troy que en esos tiempos las mujeres salían de su casa para ir a la de su marido, no tenían ninguna experiencia, es normal que sucumbió a halagos... y te digo una cosa, me encanta que lo haya hecho... todos tenemos derecho a unos momentos de pasión...
- Nooo si por eso no pasa nada, opino lo mismo... es sólo queeee no sé... es raro... tengo 41 años y no sé quién es mi padre... o mi tío...
- ¿Pero ella no te lo aclaró?...
- Pues digamos que me dejó la elección... técnicamente puedo ser fruto de ambos... y ella me dijo más o menos lo mismo que a Anselmo... ¿qué importa quien puso la semilla?... ¿tu qué crees?... no sé eres mujer y dicen que tenéis un sexto sentido para esas cosas...
- Joooder... pues a mí me da que opino cómo ella... pero te doy un consejo... dejarlo correr... si consideraste a Pelayo como tu padre durante 40 años es que siempre lo sentiste como tal... para qué complicarse la vida... la tuya y la de ellos... hablaste con Pelayo...
- Si, claro, me dijo que no cambia nada, que para él soy su hijo... hasta me dijo: no te creas que soy tonto hijo... no fui tan ciego... quizá fue mi culpa, siempre trabajando, siempre cansado, sin atención hacia tu madre... eran otros tiempos... el padre de familia traía dinero y para de contar... si dejé a tu madre encerrarse para leer esos libros que le llovían del cielo es porque me gustaba como ella me los resumía por la noche... en la cama... y yo ya la perdoné... haz tu lo mismo...
- Pues mira Troy, de verdad que envidio la capacidad de amar que tiene tu familia, ahora entiendo mejor que bajo ese motón de músculos se esconda un corazón tan tierno como el que tienes...
- Gracias, mi tigresa, me alegro haber hablado contigo... y sé que tienes razón... lo dejaré como estaba... me voy a entrenar un poco...
- Eso machácate un poco... es buena señal...
Nada más separarnos, Dante me llamó.... ¿nos estará espiando? pensé...
- ¿Qué te ha dicho? cuenta cuenta cuenta
- Nos estabas espiando...
- Evidentemente, después de vuestra última cita, mejor no me fío...
- Alucino....
- Déjate de rollos y escupe...
Y le conté la historia de la pasión literaria de su suegra... al terminar Dante no cabía en sí de gozo...
- Lo sabía que Troy no podía ser hijo de un paleto de Mieres... mi suegro es un artista... cuando se lo diga a mamá estará encantada... a lo mejor nos vamos a Buenos Aires de vacaciones para un gran encuentro familiar.... ya me le imagino hablando con ese acento tan encantador.... como el Luppi o el Alterio...
- Ché corta el rollo y deja que Troy decida... no la líes por favor...
- Vale... pero no me digas que eso no tiene glamour...
- Bueno que me voy a recoger a E... y no me agradeces no esperaba tanto...
- Adiós, zorra anquilosado... bip bip bip....
Joder otra vez se adelantó y me cortó...Le odio... Así que ya sabéis... cuidado con los libros... encierran fantasías a veces muy comprometedoras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails