viernes, 4 de diciembre de 2009

DE PUEBLOS Y PUENTES


Es viernes y se acerca un puente de esos que es como una acueducto de Segovia, porque como estamos en diciembre suelen estar pasado por agua (sí lo sé el chiste era fácil pero no se puede ser brillante siempre). A mi los puentes me gustan más en primavera-verano, todo hay que decirlo pero bueno si hay que ir se va decían, así que tampoco me pondré fina.

La gente está como loca por pillar carretera y manta (muy aconsejable si te quedas atascado en una carretera comarcal bloqueada por aludes de nieve, otro chiste fácil por cierto), y en su mayoría tirarán por su pueblo, que en esos tiempos de crisis sale más barato.

No sé muy bien qué les pasa a los Españoles con eso del Pueblo, con mayúscula y pronunciado con devoción, como lo hacían los franquistas al decir "es por EssspÁññña coñññño". Al nombrarlo, la gente suele sacar un orgullo para mí fuera de entendimiento, porque yo sí que crecí en un pueblo y os aseguro que pocas veces ese recuerdo me provoco nostalgia.

Mi pueblo no es un pueblucho, ni aldea romántica con riachuelo y demás encantos agrestes, se podría considerar lo que llamáis aquí una cabeza de partida (nunca supe muy bien de donde viene esa expresión, ¿partida de qué?, ¿a dónde? ¿hacia el futuro mejor que proporciona un gran ciudad?,  ¿se llamó así porque de allí salían los medios de transportes en común? si alguien tiene a bien de esclarecer mis dudas se lo agradezco de ante mano), total que mi pueblo es pequeño pero vamos que tiene de todo, bares, ultramarino, pastelería, carnicería y hasta una estafeta de correo con periódicos y tabaco... lo cual no estaba mal. No era oriunda (qué palabra más fea) de allí, sino que a la tierna edad de los doce años, mis padres decidieron sin consenso previo con  sus retoños que era más sano que crezcamos entre verdes prados y frondosos bosques que inhalando CO2 de ciudad a tutiplen... así que a todos los efectos para los del terruño de pura cepa éramos unos forasteros de conducta permisiva e ideas revolucionarias... la integración no fue sencilla y nunca se completó del todo, algunos hijos de los granjeros se acercaron cual Malinche, intentando acercar posturas con los conquistadores pero pocos fueron los que finalmente formaron pandilla con nosotros los hijos de colonos.

Vivir en el pueblo tenía sus pros y contra; Los pros eran que durante el invierno faltábamos por lo menos 10 días al cole por incomunicados por nevadas, 10 días de trineos y bolas de nieve... éramos más libres que los niños de ciudades, unos veraneantes azules montados en bicis al estilo Easy Riders. la gran desventaja era que al llegar a la edad de salir, no había NADA, a no ser que sean las fiestas de San Roque, y dependíamos de padres voluntariosos para llevar y traernos eso o nos jugábamos el tipo montados tres en un vespino de conductor medio o totalmente ebrio.

Total que de los 15 a los 18 que es cuando me hice urbana, el pueblo para mí no era otra cosa que un muermo que me tenía atada a un autobús que sólo pasaba  las horas pares y tardaba 50 minutos en recorrer 20 km ya que paraba por todos los pueblos de la comarca. Las horas muertas que pasé en el Apestoso que es como llamábamos el bus 170 son de los peores recuerdos de mi adolescencia porque por muy guapa y peripuesta que salía de casa, parecía que la mugre ambiente me contagiaba y al salir me sentía una pordiosera paleta que se va a perder fijo en la gran ciudad.

Desde que di el salto de zapaculitos a Bruselas que no deja de ser una capital de provincia por muy de Europa que sea a Madrid que llega a ser una city sin serlo (vamos no es París o Londres) no he vuelto a sentir la necesidad de volver a vivir en un pueblo...  Me considero animal de ciudad pero no creo ser urbana, es decir que me encanta la ciudad por todo lo que ofrece pero no podría vivir en el centro mismo... así que mi barrio de a 10 minutos de la puerta del sol, con parque y zonas ajardinadas me conviene muy bien. Aún así me quedo extrañada cuando algunas amigas mías, de las de shopping, teatring, museing y zonas de marcha deciden a bote pronto largarse y marcarse un retorno a la naturaleza...

Dos amigas muy buenas se me han hecho de la campiña y para mayor pasmo mío, no se fueron a una ciudad más pequeña con más calidad de vida pero comodidades sino que se largaron a unas aldeas perdidas después de una carretera de treinta mil curvas.

La Véro vive en el culo del mundo de la provenza francesa, ya lo comenté, es como un anuncio de suavizante de lavanda y a pesar de ser tributaria del coche hasta para comprar leche y pan, de recorrer con su auto a diario más de lo que recorro yo en un mes, de ser un taxista de los de fuera de zona para sus hijos dice que la compensa... y que no echa de menos las boutiques donde nos pasábamos horas en los probadores... ¡hasta se olvidó de zapatos y bolsos!... y afirma no querer volver a vivir en una ciudad en su vida ????¿¿¿¿¿

La última en apuntarse al retorno a lo esencial es la Irma, y es impactante porque la Irma sí que era urbana hasta las cejas... de las de museos, y boutiques de PDH, PPJeans, concierto y lo que se tercia.... hasta se compraba todas las revistas tipo Elle, Cosmopolitan y demás y se creía una Carrie Bradshaw de Gran vía.
Pero a la vuelta de vacaciones pego un Irmatazo y soltó la bomba,



"me voy a vivir a Soria, buenos nos vamos la niña, el inti y yo"

"qué ?¿, pero si Soria es peor que Teruel que por lo menos tiene el lema de que sí existe, qué pasa en Soria, nadie lo sabe a ciencia cierta, algunos dicen que es una leyenda urbana y que Soria es en realidad, una provincia del tercer anillo de Saturno"

"qué dices Soria es muy bonito, tiene mucho arte romano, es cuna de la humanidad y tiene hasta restos de dinosaurios"

"¿esos bichos extinguidos no se sabe por qué? peor me lo pones"

"Bueno que en realidad no vamos a Soria capital, sino en un pueblo de Soria"

"Dios con el frío que hace allí... tus converses se echarán a perder en la nieve, qué pena tengas un 41, y de qué vaís a vivir"

"bueno tenemos proyectillos varios, lo que surja, ya nos apañaremos"

Y así fue, me dejó en herencia bolsas de fruslerías, ropas, bolsos y bikinis que su íntimo no la dejó llevar por eso de que hay que ir ligero en la vida y no atarse a cosas materiales, y también porque en su casita del pueblo no tiene un armario empotrado de 5 metros de largo y casi otros tantos de profundidad...

Muchos la dieron dos semanas pero yo confío en ella y en sus recursos... y de hecho la vi ayer y parece pletórica eso sí quejándose del olor a purín (que es un abono orgánico o sea mierda pura) y coincidí con ella en que es de esos olores que te marcan de por vida, yo aún después de 20 años sin sufrirlo puedo llegar a padecerlo... es de esos perfumes a los cuales eres fiel por ser imborrables para tus glándulas pituitarias.

También me contó que le robaron unos monísimos comederos para gatos verdes pistacho del IKEA, que ella puso con amor en su porche para que unos amables felinos se aficionen a comer en su casa y con la esperanza de quedarse con uno. (cosa difícil de conseguir porque según los lugareños lo gatos de allí son todos gordos de comer ratas y pienso robado de los silos)
Yo la dije que fijo los aldeanos pensaron que eran platitos para que lo bebés no puedan volcarlos al comer y se creen que les ponen ese color por eso de incentivar las capacidades visuales del nené, ya se sabe que los suecos son precursores en esas cosas...  habrán pensado que lo tiraba y lo están aprovechando pensando "esos forasteros son tan de gastar y desechar a lo tonto"



Total que ya tengo varios pueblos que visitar, el mío paterno, el culo del mundo francés de la Véro y el ano soriano de la Irma que por cierto os contará sus grandes aventuras agrícolas en cuanto los de telefónica le instalen la ADSL, que esa es otra que como allí no llegan ni ONO, Jazztel y demás, pues la compañía de siempre sigue funcionando a la manera cacique que es muy propia del lugar..."te lo instalaré como un favor, pagarás la cuota más cara, y vendré cuando me da la gana.... te callas la boca, eso te pasa por vivir en el agujero negro de las comunicaciones" (ahora entiendo mejor cómo tengo tan pocas visitas de la provincia en cuestión). Doy fe que sus próximos post merecerán la pena porque entre el cabrero de las dentadura postiza que no está a su medida y le hace parecerse a un vampiro, el fabricante de violonchelo de las manos atrofiadas, el granjero de la boina y las botas de caucho llenas de purín que se lee la prensa económica más radical y el arte que tiene la Irma para contar sus desventuras fijo que nos vamos a mondar




Yo cuando llego por allí me siento más fuera de lugar que la dama de rojo de los anuncios de compresas... una mancha en un entorno idílico... pero lo cierto es que al rato mis genes rurales toman el relevo y me llegaría a convertir en Laura Ingalls de la casa de la pradera, eso sí una semana es mi cupo de aguante sin escaparates y carteles luminosos....

Aún así ¿quién sabe?, ¿quizá son ellas las que tienen razón y hacen bien en reconducir sus vidas hacia valores más auténticos?... al fin de cuenta somos animales y por lo tanto estamos concebidos que vivir en la naturaleza... quizá ellas podrán sobrevivir a un holocausto nuclear y/o cataclismo provocado por el cambio climático que devastaría nuestras metrópolis.... siempre estarán mejor acostumbradas a vivir con sólo lo esencial... bueno en todo caso, ya tengo dos refugios por si las moscas... y quizá un día de esos les hago una visita y me aficiono, lo dicho y redicho ¿quién sabe? si ellas cayeron, no juro nada.... de todas formas ¿qué importa el lugar dónde vives si vives feliz en él?



Así que a todos los que hacen puente y se largan a su pueblo les deseo lo pasen bien, a los demás que se aguanten y envidien... jjajaa yo hago puente pero me quedo en Madrid, que dentro de 3 semanas me voy a mi pueblo belga y con ello ya tengo mi cupo lleno..



PD... Tina, Perla y Uma ir al post anterior a recoger vuestra participación al gordo.... por si toca.... ya sabéis..

PD2 Gracias a la inestimable sabiduría de La de la Tiza me enterado de que
1) no se dice cabeza de partida sino de partido
2) según la descripción puedo afirmar que mi pueblo no alcanza tal descripción
3) prefiero el término cabeza de partida que es más de promesa de algo, provenir, lugar etc

14 comentarios:

  1. Pues desde ayer por la mañana está mi hermano en tu pueblo belga jajaja
    Me contó que estaba lloviendo y esas cosas.

    Y siempre lo digo. Los madrileños tenéis una moral descomunal por aguantar horas de retenciones y atascos pa 3 días en el pueblo o en la playa.

    Pues yo me veo viviendo donde vivo.
    Como tú, fuera del centro de la urbe pero no en el culo del mundo.
    Y a 10 minutos de reloj de la capital. No como esos que te venden el piso a "15 minutos del centro" pero no lees la letra pequeña. Que sólo tardas 15 minutos si vas de madrugada y entre semana jajajajaajajajaja

    Eso sí, lo que tengo claro es que pagaría lo que fuera por no tener "casi" vecinos. No soporto a esa fauna.
    No quiero oir la cisterna del vecino, ni tampoco quiero oir a las 23h de la noche cómo corre por el pasillo al niño del vecino, ni tampoco me interesa saber sus vidas gritadas por el lavadero ni ver cómo expolsan sus alfombras llenas de polvo y pelos púbicos sobre mis macetas.

    En fin. Dale un abrazo a la Irma de mi parte y dile que actualice ya, por dios!

    Por cierto, Soria es una gran desconocida.
    Besicos rubia!
    Elly

    ResponderEliminar
  2. Crue: cabeza de partido, significa que es el pueblo principal del partido judicial al que corresponda. Y partido judicial es una división administrativa creada en 1834 por la que se distribuían los distintos juzgados de una provincia.
    Decir cabeza de partido, cuando se habla de pueblos, es como decir gran urbe cuando se habla de ciudades.
    Dicho lo cual, a mi que me den una gran ciudad, que ya tengo mi cupo hecho de pueblos de pan llevar, de cabezas de partido y de pequeñas ciudades provincianas.
    Me gusta Madrid y París y Londres y Lisboa. Y me gusta vivir en el centrito mismo, donde vivo. Ni siquiera me molestan los que cada fin de semana escogen mi barrio para cogerse un pedal. En última instancia, cuando a ellos les da la hora de volver, a mi me pilla en la cama. Y cada día yo tengo los museos, los cines, los teatros, los paseos, las tiendas y el bullicio ciudadano a un pasito de mi casa.
    En cuanto a lo de Soria, ya lo dijo el Guerra - el torero, no el vice - hay gente p'a tó.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo hace diez años era muy urbanita. Estuve viviendo cinco años en Bilbao (capital mundial) y me fui a Madrid. En ambas ciudades fui feliz, viviendo en el mismísimo centro.

    Pero al cabo del tiempo me cansé y me volví al norte, a mi pueblo...vale, es más una ciudad muuuuy pequeña que un pueblo pero como somos aldean@s de pensamiento yo digo que es un pueblo.

    Por ahora esto es lo que necesito, vida tranquila y un marco incomparable (rodeada de mar y montaña) pero no te digo yo que dentro de algún tiempo me de el punto y me mude a una urbe. Por ahora no me veo pero ¿quién sabe? no pongo la mano en el fuego ni por mí misma.

    Feliz puente!!!

    ResponderEliminar
  4. Feliz puente ! yo también me quedo, ya me fui el finde pasado aprovechando una fiesta local, mi cumple y otro día que me pillé por la face, mi J me regaló una escapada de 4 días los dos solos,
    así que este finde que "casi" todo el mundo se va, pues yo no.

    Yo tengo la suerte de vivir en un pueblo grande y a dos pasos de la gran ciudad, así que tengo a mano mas o menos todo, ahora pienso que no lo cambiaría, pero nunca se sabe, no digas nunca de esta agua no beberé ...

    ResponderEliminar
  5. Yo vivo en un pueblo grande....de unos 120.000 hab aprox. Mucha gente empeña en decir que somos ciudad, pero no lo somos, la mentalidad de pueblo sigue en sus habitantes y sus políticos.

    Me encanta vivir aquí, estamo situados en un lugar privilegiado.

    Feliz puente.

    MUACK

    ResponderEliminar
  6. muy identificada Cruela, con lo de la libertad hasta los 15 y la desidia a partir de entonces, imaginate yo que ni siquiera era pueblo capital de comarca!!
    Niña feliz, adoleceste amargada que se escapaba haciendo autostop y que se sacó el carnet a los 18 justos para poder largarse...
    Yo tampoco lo echo de menos...
    Pero tampoco voy a decir de este agua no bebere...
    PD: Muchisimas gracias por el regalito, ya he hecho casi todos los deberes, me queda enlazar la pagina y dejar el post...gracias por acordarte de mi!!

    ResponderEliminar
  7. Ya lo conté una vez, yo soy una Heidi con tacones. Vivo en un pueblo pueblo pueblo, con sus vacas, cazadores, tractores y todo eso. Viene el pescadero, el panadero y un señor con un pequeño camión que se convierte en Ultramarinos. Pero estoy a 12 minutos de El Corte Inglés. Llego yo antes al centro de la ciudad que muchos de barrios de la misma. Estoy encantada... no volvería a vivir en el centro, a no ser... que me regales un atico en Manhattan

    ResponderEliminar
  8. ¿Que bueno! que recuerdos me has traido a la cabeza, siempre, eso si, con la sonrisa en los labios (hacemos grandes ciudades para poder huir de ellas siempre que podamos...)añoro, es mi sueño, una casita de pueblo, en un pueblo, de montaña,¡eh! pero las cosas del querer....en fin un abarzo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Lo confieso... soy urbanita a más no poder, aunque me encante perderme de vez en cuando en el campo (quién dijo campo cuando piensa en playa...) y en sitios donde el silencio es el rey. Pero una cosa que me sorprende muchísimo, como he leído por ahí arriba, es cómo los madrileños salen escopetados en cuanto llega un puente, ¿no les gusta esta increíble ciudad? En serio, creo que muchísima gente sería más feliz en el campo o en lugares más tranquilos. Yo, de momento, sigo pisando asfalto...
    ¡Un saludo sin puente!

    ResponderEliminar
  10. Hombre, yo puestos a escaparme y/o perderme de por vida tengo claro que me iría a París. Pueblo propio no tengo, pero me han adoptado muy bien en el de mi familia política y sí, para irse de puente de vez en cuando, y siempre que no haga demasiado frío está muy bien. Y para pasar una semanita larga en verano también. Pero lo dicho, el día que yo me pierda, que me busquen por la ciudad de la luz.

    ResponderEliminar
  11. Yo soy rata de ciudad pero a veces me da pelusilla la Irma, que puede hasta ir a recoger setas, aunque solo haya conseguido un niscalo, pero en paz y tranquilidad, sin atascos

    ResponderEliminar
  12. Yo vivo en un pueblo más bien pequeño, a unos ochenta kilometros de la ciudad, me siento muy agusto viviendo aquí, de vez en cuando me pica el gusanillo de vivir en la capital (aunque sea pequeña capital), por lo que comentais, museos, teatros, escaparates y demás. A mí me gusta Soria, y una comarca en concreto que es muy verde y bonita, donde me escapo en cuanto puedo a buscar setas, aún estando a unas cinco horas de mi pueblo.

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola, Cruela!:
    Muchas gracias por haberme comentado el post del día 1.
    Me ha gustado leer tu entrada sobre la vuelta al mundo rural. Yo intenté emular a tus amigas durante un par de semanas en verano y fracasé absolutamente. Viví en un pueblo perdido en el medio de la Toscana, en un molino antiguo dentro de un bosque, con riachuelo y sus correspondientes bichos. Muy tranquilo y bucólico... ¡¡¡de día!!! Al oscurecerse, salían toda clase de aves nocturnas, reptiles e incluso un jabato de entre los matorrales. No pegaba ni ojo por todos los "sonidos de la naturaleza" y el miedo de ser asaltados por algún malechor albano-kosovar estando dormidos en aquel molino sin cobertura para el móvil. Total, fuimos a desconectar de Barcelona y yo volví más estresada que nunca.
    Voy a seguir leyendo entradas antiguas de tu blog, ¡me gusta!
    ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  14. Crue, estaba esperando para ser la 100!!!!!!!!!!!!
    Besos, champi

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails