lunes, 2 de agosto de 2010

COSAS QUE HAY O NO HAY QUE HACER EN EL AIRE O EL VALOR DE VOLAR

He vuelto de mi minitrip que dicen los sajones... fueron cuatro días de descanso y desconexión... y oye yo no me acordaba de que los veranos en mi tierra natal la hacían tan agradable... sobretodo si una llega de unos agobiantes 38º... la sensación de respirar que te proporcionan unos 24º es de lo más reconfortante a la par de placentera...es un poco como sumergirte en un SPA sin mojarte, rejuveneces y te vuelves contemplativa.

Así que yo no puedo más que agradecer a  Mr. Ryan Air que haya decidido abrir un puente aéreo entre mi capital y mi pueblo... parece que pensó en mí, thank you dear Ryan... esas reuniones familiares entre padres, hermano, sobrinos y amigos de antaño fueron lo más... mucho más que cuando voy en Navidades donde la fiebre regalo-comilona me deja más que patidifusa y abotargada... parece que la obligación navideña de pasárselo bien tiene el efecto contrario, nada que ver con las comidas sur le pouce, o sea improvisando con lo que hay, en la terraza. Lo cierto es que he pensado que debería de ir más a menudo en verano.

Ay... si no fuese porque temo más el avión que a Belén Esteban armada de cacerolas en mi cocina gritándome "Cruelaaa, cómete el pollo o te pongo una denuncia"...

Porque las tarifas rebajadas que proponen las líneas Low Cost, son una invitación continua al viaje.. si volar fue el sueño de la humanidad (o parte de ella), nunca ha sido más alcanzable...la democratización del avión tiene eso de bueno... y de malo, porque los viajeros son ahora turistas, y ha perdido mucho glamour...Pero como diría Mecano, aunque no me guste el avión soy un hombre de acción así que mientras la teletransportación no haya evolucionado más, tendremos que armarnos de VALOR y VOLAR.... yo nunca soñé ni por un momento que era Aire, soy demasiado terrenal para ésas cosas pero mi curiosidad es muy viajera y de momento consigo subirme a bordo, básicamente porque no quiero seguir en tierra y quedarme sin descubrir cosas, lugares, sabores... total que pensando en los quienes como yo, se están resistiendo en reservar por miedo a surcar los cielos, aquí tenéis las cosas que hay o no hay que hacer si uno es una acojonado de altura, digo de las alturas... todas sacadas de mi propia experiencia

1º) Ten por seguro que la anulación de un billete cuesta más que el billete en si mismo, así que si en el último momento piensas rajarte, sepas que te va a costar más caro que una semana en todo incluido en Fuengirola... piénsalo antes de dar tu visa para el cobro, no hay marcha atrás.

2º) No llegues tres horas antes del vuelo, pensando que a lo mejor sales antes y cuánto antes terminado el suplicio mejor, es innecesario porque los aviones suelen retrasarse pero NUNCA se adelantan... con lo cual te verás confinado en el ambiente claustrofóbico del aeropuerto y ello no te ayudará a relajarte antes del vuelo. Piensas que de por si las horas de viaje encerrado en esa lata con alas es bastante agobiante así que no añades más horas a tu calvario.

3º) Recuerda que el avión es así de directo, una vez dentro no podrás bajar más que en tu destino, no pienses - vale me bajo en la próxima parada- porque no la hay y en caso de escala lo más probable es que no te dejarán ni salir del aparato.

4º) No confíes en los demás pasajeros para aliviarte con una conversación amena que te hará perder un poco el miedo y olvidar que estás en medio de la nada a kms de altura... no lo hagas, porque una de dos, tu vecino está igual o más acojonado que tú  y al final vuestro histerismo mutuo se hará exponencial... y acabaréis recordando juntos todas las malas experiencias propias o relatadas por conocidos, os acordaréis de los capítulos de "Catástrofes aéreas" en National Geographic- yo personalmente no me pierdo ni uno - y lo más probable es que acabéis contagiando el pánico a todo el avión... lo cual no propicia un ambiente relajado.
Segundo porque a lo mejor tu vecino es de los privilegiados a quien volar relaja - como mi C que se duerme antes del despegue - así que lo único que conseguirás es dar la nota, que éste avise a la azafata y que todo el mundo te mire como a un subnormal.
U otra cosa como me pasó a mi (hace mucho: fue cuando no viajaba con niña como equipaje de mano), me mostré tan cariñosa con un vecino de asiento comprensivo que al final me propuso sexo en los WC, alegando que era una buena forma de pasar el tiempo y de relajarse, y añadiendo que siempre fue una de sus fantasías... qué qué hice... pues amenazarle con vomitarle encima si me movía del asiento... se cambió de sitio y me dejó sola con mis miedos y arcadas...


5º) Por lo que más quieras, NO ESCUCHES LOS MOTORES... sepas que son traicioneros en cuanto al significativo del ruido que desprenden... en un principio o sea al despegue - momento en el cual yo no soy persona, no me acuerdo ni de mi nombre y sólo acierto a rezar el "Yo te saludo María" en bucle sí soy atea hasta las trancas o sea que cuando os digo que en ese momento no soy yo es ciertísimo"- , el ruido es descomunalmente aterrador... PERO es necesario porque demuestra que tienen la fuerza suficiente para alzar un bicho de toneladas de peso...

No es necesario agarrarse al asiento como si fuesen los abdominales del Miguel Angel Silvestre, no servirá de nada, menos a hacerte polvo los nudillos de la mano, tampoco le des frenéticamente con el pie en un intento de frenar en el momento del aterrizaje, acabarás con inútiles calambres en la pantorrilla...

Por lo contrario, una vez estabilizado el avión, los motores se tranquilizan (se llama estar a punto de gas), ya que no se necesita tanta potencia como en el despegue, así que no chilles a la azafata - HEMOS PERDIDO LOS MOTORES, NOS VAMOS A ESTRELLAR... sepas que las azafatas son amables siempre y cuando las dejas en paz, bastante tienen con maniobrar un carricoche en un pasillo de 50cm e intentar venderte un café a 4 euros. Aconsejo vivamente el uso de ipod o cualquier reproductor con cascos para el viaje... la música amansa las fieras y además amortigua los ruidos exteriores...


6º) Sepas que por mucho que la bóveda celestial parezca limpia, al fin de cuentas un avión tiene sus rutas, y como tal tienen baches y no siempre son rectas. Las turbulencias se deben en su mayoría a fenómenos atmosféricos como nubes, viento o rayos y sí son puñeteramente dañinas para el aerofóbico, suelen ser de corta duración, no te pongas en lo peor imaginándote ipso facto llamando a las puertas del cielo...  pero mejor no hayas comido eso sí....


7º) Procura que no te den asiento al lado de la ventanilla, y en caso de que sí, no caigas en la tentación de mirar afuera, sobretodo en los momentos de despegue y/o aterrizaje, sepas que como dije en el punto anterior, los aviones cambian de rumbo, y como los coches tienen volante para facilitar las maniobras y los virajes... así que si de repente ves que las plácidas nubes que mirabas desde arriba se empiezan a mover o si el paisaje de abajo parece que se da la vuelta, no te pongas en lo peor pensando que el piloto está borracho y no controla el boeing, no no, de hecho lo está haciendo y muy bien, se llama aproximación... vamos que sigue su ruta debidamente... 

8º) si de verdad no puedes controlarte y tienes que volar, puedes acudir a tu médico a que te recete algún tipo de tranquilizantes o ansiolítico... lo desaconsejo en caso de viajar solo, mi madre casi acaba en Valladolid en vez de Madrid - si lo mío es genético - iba drogada hasta las cejas y al final la azafata la tuvo que llevar a su puerta de embarque - parecía una abuela con alzheimer, me confirmó compungida -, eso sí la buena mujer acababa en España, por lo menos no se fue o Oslo... recomiendo la Valeriana, dos comprimidos desde dos días antes de embarcar y oye, a mi me funciona, no es que vaya cantando como un boy scout pero bueno, por lo menos, se me quitan las ganas de llorar por encontrarme otra vez en un puto avión...

9º) lo que sí funciona es marcarse un Melendi, siempre y cuando no acabes cantando como él y entones en el aparato un "voy volando por la vida sin pausa pero sin prisa" con esa  desagradable voz de cabeza (por el dolor que le provoca se entiende) que tiene. Un par de cubata, unas cuantas cervezas te alegrarán el viaje o quizá y ello es una maravilla conseguirás dormir la mona tan gustito... yo lo probé con cava y me fui tan contenta que daba gusto verme, eso sí esa confianza puede engañarte, es aconsejable que no te metas con los agentes de aduana una vez tocado tierra... "Algo que declarar ?¿", "Sip, hipsss. un bowmmbaaaa jajja", podrías acabar en los calabozos lo cual empañará tus merecidas vacaciones... 

10º) No te fíes del personal de abordo, los azafat@s ya no son los de antes.. no están allí para aguantar tonterías sino para hacer comisión... así que no pienses que colaborarán ni se compadecerán mucho de tí... además en las compañías low cost, el personal parece más al de un burger en verano - hace dos días que se les fue el acné - que al de una tripulación experta que te salvará en caso de peligro.... aún así están entrenados y huelen tu miedo como los perros, con lo cual no pierdas el tiempo en intentar descifrar su emoción para así deducir cualquier incidente en el vuelo... Es en vano, aún con el avión cayendo en picado, te pedirán amablemente que vuelvas a tu sitio y te abroches el cinturón, y que mantengas la calma.... 

11º) No pidáis pastillas para la aerofagia en vez de aerofobia sepáis que si os aliviarán de aires, no podrá con vuestro pánico a estar en él.

Total que si hay que ir se va, y lo cierto es que lo mejor es en avión... lo admito, seguiré pasando un mal rato en cada despegue - afortunadamente consigo tranquilizarme en el vuelo - y volveré a subir una y otra vez... probablemente, ese año no antes de la segunda quincena de agosto...
así que probablemente nos leemos un ratito más


22 comentarios:

  1. Jajajajajaja, me has dado angustia, que lo sepas XD
    Yo odio el despegue y el aterrizaje, profundamente, con todas mis fuerzas. Cuando el avión despega pienso que por qué me meteré en el avión, que para qué volar, que total... Y en el aterrizaje, cuando tocas tierra, me auto-felicito interiormente porque creo que lo he hecho genial. ¡Yo! ¡Que me limito a comprar tropecientas revistas y pasar las páginas durante todo el vuelo hasta que una turbulencia me hace agarrarme al asiento! Pero la vida es cruel, Cruela, y hay que volar si quieres conocer, así que... Tomo nota de las valerianas, pero no me emborracharé porque lo hice una vez y fue peor todavía, menuda paranoia me entró, jajajaja.
    ¡Bienvenida a los madriles!

    ResponderEliminar
  2. Será posible, Cruela, tú tan...rubia, y que te asuste volar. La próxima vez imagina que estás rodando una película y eres la relajada estrella (bueno quizás no, porque de estrella a estrellada no hay más que un paso y ya se sabe, llamar al fuego no es buena idea, jeje,)

    A mí no me asusta volar, pero cada vez se va haciendo más incómodo y más parecido a una gymcana, en fin sea porque lo que te ahorras en el billete te lo puedes gastar en el viaje.

    Bienvenida de vuelta. Besos

    ResponderEliminar
  3. Que buen post. Aunque yo estoy lejos de esas cosas pues me encanta volar en avion, practico, comodo, facil, bello...casi como ir por el pasillo de casa pero te entiendo uno de mis amigos tuvo que pasar por cursos para perder el miedo pues casi teniamos que llevarlo o borracho o drogado. Hecho de menos aquellos focker que sonaban, crujian, cogian todos los baches habidos y por ahber...un delicia.
    Ya hablaremos mas de esto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo como "QuietBrown" he acabao angustiá.......solo en pensar lo mal que lo paso comienzan a temblarme las piernas.

    Yo soy del punto 9º......lo sé, siempre he tenido un poco de "Sue Ellen" en mi, me tengo que tomar un par de cubatas antes de subir y otro (o dos) durante el vuelo....y luego llego a mi destino con una tajá como un piano de grande!!!!!

    Me invitan a un viaje para el fin de año, solo en pensar en 9 horas de vuelo y me quiero morir....faltan 5 meses y ya estoy pensando en meterme una pastilla pa dormir pa que me suban al avión en camilla!!!!

    Un beso Cru.......PD Mi amiga Mar se pega una escapadita de 5 días a Bélgica y me he acordao de ti un montón!!!

    ResponderEliminar
  5. A mi lo que más me asusta es el momento del despegue, cuando ya estas subiendo, me sube una chispita de pánico por pensar que a esa mierda de altura ya nos matariamos...pero por lo demas...yo por la ventanilla ma-to! y me gusta volar!!!
    besos y me alegro de que te lo hayas pasado tan bien!!

    ResponderEliminar
  6. Ahora entiendo porque sigo teniendo terror en los aviones aunque las ventosidades desaparecen...
    Me ha encantado su texto.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  7. A mí me encanta viajar en avión, que no todo lo que conlleva conseguir subir a uno, claro, estoy gozando las 12 horas seguidas que me esperan el viernes, ya las tengo organizadas... 11 durmiendo y 1 mirando por la ventana, buah!

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, qué bueno, Cruela!!

    Yo antes no tenía ningún problema en viajar en avión, después del accidente de Spanair me daba cosilla el momento despegue aunque me creía a salvo una vez pasado... pero después de comprobar que un avión se puede desintegrar en pleno vuelo (como el de Air France) hasta que no aterrizo no las tengo todas conmigo.

    Mi único consuelo es que si hay un accidente moriré en el acto y sin sufrir. Por si acaso, durante todo el trayecto miro a las azafatas. Si tienen un gesto normal es que todo va bien a pesar de que el avión pegue más saltos que un canguro pero si tienen cara de pánico... ay amiga, empieza a rezar todo lo que sepas!!

    ResponderEliminar
  9. Quietb

    Es un placer saber que tú eres de las mías sepas que dicen que tenemos miedo precisamente porque somos listas y lo cuestionamos todo...
    yo también me auto felicito, qué bien Cruela qué autocontrol que tienes jajajaajaj

    besos

    ResponderEliminar
  10. Buenisimo Cruela, yo soy de las que rezo to lo que aprendi de niña, tengo panico absoluto a volar, de hecho mi chico todavia tiene las uñas señaladas de lo fuerte que le aprieto las manos en el momento del despegue y del aterrizaje y eso que volvimos el lunes. Pero que le vamos a hacer, es la parte mala de lo maravilloso que es viajar, no todo iba a ser bonito.
    PD: en mi ultimo viaje utilizé unas gotitas de flores de bach para controlar los nervios, y hicieron efecto.
    besos y a disfrutar de las vacaciones.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Pilar

    Las rubias somos rebeldes porque el mundo nos ha hecho asín, así que nos repatea mucho el avión por tenernos atadas de pies y mano a un piloto que se vuelve dios y a quien tenemos que venerar por llevarnos a buen puerto, es un hombre con quien no nos lo podemos jugar, eso nos mata
    jajajajaa una teoría como cualquiera
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Promoteo

    Es que te gusta jugar con fuego... los fokers díos que HO RRRRR OR never never me acuerdo de la vez que me fui a Barcelona en una, pensé que me iba a morir encima del mediterráneo, cómo se movía el bicho por dios, y no avanzaba, vamos iba de izda a derecha pero nunca palante..
    ay dios en uno de esos no nos encontraremos
    Besos

    ResponderEliminar
  14. La chica del pelo corto

    Cómo te entiendo... yo aguanto como mucho 3 horas y porque me gusta Canarias pero juro por dios que un vuelo de más lo hago drogada o no lo hago...
    lo cierto es que antes cuando las azafatas eran amables y te permitían fumar y beber alcohol la cosa se hacía más llevadera, ahora en el avión si quieres una coca cola miserables son 4 euros, y la tajada se te pone a más euros que el billete...
    si un día viajamos juntos mejor quedamos antes en el bar
    Besos

    ResponderEliminar
  15. UMA

    Afortunadamente en el vuelo si no hay muchas turbulencias me tranquilizo, no al punto de contemplar el paisaje desde miles de altura pero vamos que logro mantener cierta cordura y hasta una conversación
    en el despegue olvídate de mi... vuelvo a pensar "Joder por qué me monté en ese bicho otra vez"
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Don Gili
    Sí los aires y demás gases son muy volubles a la par de traicioneros.. un placer que le encante el texto
    Besos

    ResponderEliminar
  17. MEL

    Sí es que los de Bilbao aún estando a punto de estrellarse, soltaríais un extrañado Allí va la ostia...
    y nada más
    no me esperaba menos de tí...
    disfruta del vuelo y de las vacaciones jodía
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Perla N

    Uf lo del vuelo de Spanair fue un demasié y yo volaba en el sentido contrario al día siguiente... pero sabes qué pensaba que desgraciadamente por la ley de probabilidad hubiese sido muy mala suerte que me toque a mí...
    lo de Air france es un misterio nadie explicó nunca lo que pudo pasar
    es como lo del triángulo de las Bermudas..
    Las azafatas son seres de otro mundo te lo digo yo jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Betty

    Veo que todas las mujeres listas tenemos miedo al avión por algo será... pero es cierto cómo quedar en tierra sin ver las maravillas que nos rodean...
    Apunto tus flores de Bach quizá con la valeriana harían de mi una persona zen que levita por encima de to y así no necesito avión jajja
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado jajajajaj
    Un besooo

    http://anialonso.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  21. Yo tampoco puedo soportar ni los despegues, ni los aterrizajes ¡el despegue sobre todo es lo más temeroso que haya oido nunca! Sobre todo en los aviones pequeños

    Genial post, todo a tener en cuenta!!

    Besos

    ResponderEliminar
  22. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails