lunes, 22 de noviembre de 2010

MI C EN TERRITORIO COMANCHE

Técnicamente, todos sabéis que soy una bocaza, sí, ya de pequeña me decían impertinente y me recomendaban darle vuelta a la lengua 7 veces antes de soltar mis opiniones al mundo exterior, esa técnica por cierto me permitió dar morreos de infarto a temprana edad, no diré cual que mi hija me lee cada vez más.

También es de sobra conocida mi fobia a las tareas del hogar en particular y la intendencia de ese mi hogar en general... y si bien me gusta el shopping ODIO las compras de la semana en el súper, con el agravante además que soy una desorganizada que no hace previsiones y siempre acaba por tener que ir el sábado por la mañana al hyper, o sea cuando ruge la marabunta humana en busca de su sustento... porque en mi carrefour de cabecera, todos los días son rebajas o eso me parece a mí, está siempre petado, especialmente el sábado por la mañana.... eso o algunos se piensan que comprar es un deporte, lo cual no es del todo falso, cuando has cargado tu carro con 24 packs de Mahou - por poner un ejemplo - a pulso y luego has hecho un rally por los pasillos evitando abuelas emboscadas con su carrito escocés que salen de los congelados sin respetar preferencia, niños chillones que corren gritando "mamaaaaaa dónde estás", parejas que se encuentran allí digo yo que porque sale más barato que en el bar y se paran en seco ocupando toda la fila para contarse el último viaje del imserso y la comunión del nieto,  acabas sudando como un alopésico sudoroso en lycra, de esos que abundan en los gym donde no me verás nunca.

Así que casi todos los sábados, después de haber dejado a mi E en su academia de interpretación, haber ido a desayunar en un bar de Goya - bollo de limón con café y periódico, será mi único momento de relax verdadero del día-  haber mirado las novedades del Stradivarius, Trucco, HM y de la librería francesa, que son las tiendas que tengo más a mano, y eso sí haberme gastado el dinero de la compra en libros que no tengo tiempo de leer y trapitos inútiles- sí lo sé, algunos no pueden hacerlo por lo de la crisis, pero oye yo trabajo más que nunca así que me lo merezco y punto - haberme aligerado la conciencia dando 1 euros al negro de la Farola... pues enfilo pal súper y procuro ir de prisa porque después me toca; descargar la compra, subirla a casa, preparar la comida, bajar al bar de Mariano a por la caña del sabadete y caga y vete echando leche a por mi retoño otra vez... total que son las tres de la tarde y no he parado... así que DESPROTICO  todo el tiempo y me quejo a mi C de que ya podría un día hacerlo mismo para que vea porqué estoy de mal humor y que a partir de las 4 no hay quien me mueve de sofá... bueno ni eso, siempre me vendrá mi E para liarme...

Así que cuando la semana pasada le dije a mi C que estaba pensando en un injerto de pene con sus atributos para poder tener los cojones de decir: "es que los hombres no sabemos comprar es mejor que vayas tú cariño", - como si las mujeres naciésemos con un chip Tarea del Hogar implantado en el cerebro - él entendió que algún gesto se esperaba por su parte.

Con lo cual este sábado me dijo. "Después de dejar a E vente a por mí y vamos al súper"...

me quedé gratamente sorprendida, hubiese preferido que me diga quédate en casa que voy yo, pero bueno acompañarme ya era un progreso.

Y allá que fuimos ambos... mi gozo cayó rápido en un pozo profundo y lleno de negros presentimientos... Pero vamos por parte. Pude comprobar que a lo mejor va a ser cierto que los hombres que son más de manuales de instrucciones que nosotras no tienen ni puta idea de cómo ir a la compra, vamos para ellos es como Saigon, Waterloo, Austerlitz... una batalla perdida de antemano... un territorio Comanche

1º) El parking:
Así que nuestra lucha empezó cuando vi su intención de buscar un sitio para aparcar fuera del centro comercial, se lo hice notar

- "Eso que afuera no podemos aparcar"
- "Por qué no"
- "Verás, aparte de que un sábado no vas a encontrar un sitio en un rayo de 5km del centro comercial, hay otra razón de peso, literalmente"

me miraba con los ojos alucinados de un búho chutado al LSD; sin entender y noté que iba a seguir en su empeño de buscar un hueco, así que fui al grano

- "Coño que no dejan los carritos salir del recinto y ¿tú piensas que vamos a recorrer 3km con la compra a pulso?
- "no será para tanto"
Ja criatura cómo se ve que es tu primera vez
- "qué coño te pasa con los parking, joder es lo más cómodo"
- Es que en los parkings te arañan los coches con facilidad, la gente no presta atención
- "¿Vamos a ver qué coche llevamos?"
- "El tuyo"
- "pues eso tira pal parking de una puñetera vez, haz el favor.... mi amor"

Con lo cual no habíamos empezado que ya estábamos riñendo, se me antojó que éso iba a ser espantoso... y no me equivocaba... Yo tengo mi recorrido hecho, hasta en la parking, sé dónde me tengo que aparcar para estar estratégicamente situada entre las puertas de acceso y la rampa de salida. Mi C odia admitir que me manejo mejor que él así que seguía mis indicaciones a regañadientes, pero no se atrevió a chistar porque por mis orejas asomaba ya un hilito de humo.... cuando vio que el sitio donde pretendía aparcar estaba al lado de una fila de carros - potencial arma de destrucción de medios de locomoción -  vi que iba a protestar pero le callé con un "es mi coche me importa dos cojones que me embista un carro de la compra"... me soltó "pagarás tú chapa y pintura". Pero aparcó.

2º)  La moneda de 50cents
Estaba yo buscando en la raya prevista para ello - Gracias Renault por ese detalle tan genial- y nada, no estaba mi moneda de 50cents que siempre tengo allí para poder sacar el carrito de su enculada fila. ¡Horror, infierno, damned!


¿quién se habrá atrevido? hasta mi E sabe que es prohibidísimo tocarla... que si me roba la moneda para bocadillo o chuches, soy capaz de transformarme en antropófaga y devorarla, porque no hay nada que me jode más que tener que mendigar un favor a unas dependientas pedorras que me dicen con voz de perro flauta "lo sieeeento pero si no compras no te puedo cambiar" y luego me veo en la obligación de comprar más cosas que no necesito y eso añadido a lo que me gasté al dejar a mi hija no es bueno para la economía familiar..

- ¿Qué buscas?
- La moneda de 50cents que dejo allí pal carro
- Ah esa pues la acabo de coger para pagar el periódico....
- QUËEEEE? dime que tienes otra
- Pues no si no no hubiese cogido ésa, hay que ver qué plasta te pones por 50 céntimos, porque yo sé que no era una rata que sino dudaría.....
- Es que la necesito para el carro....
- ¿se necesita un peaje para circular con carritos de súpermercado? qué fuerte jajajajaja
- No te hagas el tonto... lo sabes que es como se pueden desenchufar uno de otro... y paso de ir a pedir por favor que me cambien un billete de 20 para que me den otra, irás tú....
- YOOOOO ni de coña...

Odio en sus ojos, relámpagos en los míos...está dudando en coger el coche dejarme tirada y volver a casa..  Lo sé... pero se relaja de repente... mira hay allí uno abandonado... alá solucionado doña Negativa... me dice todo orgulloso y con una sonrisa llena de sorna..


Buaj fijo será un de esos que no se pueden controlar y que cada rueda va por libre... pensé... y no me equivoqué pero no había más tutía...

Y por fin entramos en el Súper, yo intentando maniobrar mi carro de combate sin mucho éxito... veo su cara cambiar de color al comprobar que no somos los únicos que tenemos ganas de rellenar la nevera y que sí yo tenía razón eso es parecido al Vietcong junto con la Operación Tormenta del desierto, la madre de todas las batallas...
él que no ha hecho la mili se siente como un refugiado esperando a que la ONU le tire la comida así que se para en medio del pasillo como desorientado... qué inútil pienso yo, la que le va a tirar cosas a la cabeza SOY YO. Pero otra vez consigue dominar el impulso de huir y va a por un prospecto... ya dije lo de los manuales , a los hombres les reconforta, así que coge uno y de repente se siente como guiado por el espíritu del consumismo...

- "hay una promoción dos por uno" me dice todo contento del descubrimiento... y añade vamos a por la bebida que hay packs de 6  por 4 en vinos de la Rioja...
y se va sin saber ni dónde están los vinos y demás licores, pero da igual tiene un prospecto-mapa que le ayudará... le dejo ir... de repente se da la vuelta y al ver que no me muevo del sitio me dice contrariado ante mi cara de listilla que sabe que me lo va a tener que pedir por mucho que le pese... "eso, ¿por dónde se va?"

- Tercera a la izquierda al final del pasillo después de los detergentes justo al lado de las cervezas y enfrente de la sección droguería... pero no te molestes, empezamos por las frutas y los yogures....
- Y eso por qué
 - Porque es así como lo hacemos todos, vamos por orden de filas... si lo haces al revés es peor...

Lo sabía que iba a pensar que es....
- una gilipollez porque mientras el carro está vacío mejor llenarlo con lo que hace más bulto....

Coge el carro bizco porque va en dos sentidos a la vez y yo le dejo irse y le sigo tranquila la mano en los bolsillos de mi rebecca de punto comprada escasamente dos horas antes. (me cambié en el coche).  Todo erguido se abre paso entre la gente cual Moisés entre las aguas del mar - ¿rojo? creo recordar -  y llena el carro de ofertas dos por uno.... yo le alcanzo con el detergente que pillé de camino... está intentando compartimentar el carro, al lado izquierdo las latas  de refrescos, encima las de cervezas y del otro lado haciendo tope la caja de vino a 4 por 6 - ni se ha fijado que no son de 75cl sino de 50cl, lo cual hace que la promoción es un engaño absoluto - pero no digo nada ya que le veo lanzado y entusiasta... le dejo hacer su tetris y lanzo mi caja de Ariel dentro del carro, zas, mi pieza no encaja y le pongo nervioso...

- Joder no ves que lo tenía todo colocado....
- Ya eso es al principio luego vas amontonando y punto, sino pierdes un tiempo inestimable y no lograrás llegar a la línea de caja antes de la hora zulú...
- Qué hora es esa
- Después de las 13h30 y antes de las 14h15, que es cuando todos queremos volver a casa a comer... se colapsan las cajas...
- Joder todo son problemas, bueno y  ahora dónde vamos...
- Pues muy sencillo desandas el camino hasta la entrada y vamos a por la carne, la verdura-fruta y los lácteos....

Resopla y se pone en marcha... y yo lo miro divertida porque sé qué va a pasar, en su empeño de desoír mi consejo de hacer las cosas en orden de pasillos o sea desde la entrada donde está la verdura hasta el fondo donde están las bebidas, él empezó por el final y ahora tiene que convertirse en un salmón humano y remontar el río a contracorriente... y éso un sábado a las 12h30 es casi imposible... Admiro cómo se choca con todos y se disculpa compungido, cómo casi se carga a un abuelo con bastón, cómo casi aplasta a un bebé dormido en su carrito, escucho unos "hombreee mira por dónde vas" - lo siento, "señor me ha dado en toda la espinilla" - perdone perdone, "mama este señor ma apalastao con su carro" - ha sido sin querer las ruedas no funcionan bien....

Total que cuando le alcanzó, petrificado al pie de la escalera que va al piso superior, está rojo como un tomate y hipertenso, sin mediar palabras me devuelve el carro... y baja la mirada en señal de derrota "son todos unos paletos"... me devuelve la conducción del carro, y ojea el folleto siguiéndome como un perrito a su amo, ya no me menciona las ofertas, le da igual todo...


Cuando de repente levanta la mirada del folleto y mira como presa de una iluminación divina

- Cariño hacen un 20% en las teles de LED súper delgada y con todo hasta internet....
Como ya me da pena y un poco de vergüenza verle así de arrastrado le animo
- Pues sube a verlas....

Ni disimula, ni dice "en serio puedo, no te molesta", no, se da la vuelta y desaparece por la escalera... yo termino la compra en 15 minutos y cuando subo le encuentro en gran conversación con el pobre vendedor que le está intentando aconsejar... sé que no la comprará, primero mirará todas, luego comparará y sí no encuentra nada mejor volverá... me sonríe, ya se siente útil y con la situación bajo control, me explica cosas  de la tele que no me interesan ni mínimamente pero disimulo...

Al final le arrastro a la caja porque toca hora de retirada antes del GRAN ATASCO en caja y nos vamos contentos a casa... agradezco tenerle para subir la compra a casa, eso sí, sé que no se reproducirá pero oye lo intentó y agradezco el detalle, pero en serio prefiero que no vuelva nunca más... a no ser que atienda mis reglas y éso es IMPOSIBLE... jajajjajaj

En qué parte del cerebro se encuentran las aptitudes que diferencian los sexos, no sé ni si dichas aptitudes sexistas existen pero de lo que estoy segura es es que mi C para afrontar la guerra de la mujer de su casa, no tiene ni armas ni herramientas. Para mi C el súpermercado es un territorio comanches lleno de feroces indios que le quieren mal... y mejor ejerza yo de general Custer en esa batalla... tatatata llega el séptimo de caballería...

PD GRACIAS A RAISA, MAT-ALASKA Y MARIANA 77 por ser los 150-151-152

17 comentarios:

  1. jajajaja pero eso les sucede a todos creo yo, incluso para encontrar las tijeras en el cajón de la cocina
    besos!!

    ResponderEliminar
  2. Te iba a contar que hace unos cinco años que no voy a comprar nunca, porque a ÉL le encanta, ir a cazar el mamut que después cocinará, pero como no quiero que me odies, me callo.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. yo como tampoco quiero que me odies me callo también... aunque en mi caso yo sí suelo ir. Por cierto, ¿no has probado la compra por internet? no es perfecta (yo la probé cuando estaba embarazada, que me cansaba mucho en estos quehaceres pero enseguida volví al sistema tradicional) pero hay a quien le gusta mucho...

    ResponderEliminar
  4. No es por jorobarte, querida; pero en mi casa, la compra la hago YO. Desde el principio.
    En las capitulaciones matrimoniales había una claúsula que decía que la compra y la cocina son competencia mía.
    Treinta y seis años, casi.
    Y me pasa lo que a tí cuando viene conmigo (para fastidiarme), que juega al tetris con el contenido del carrito de la compra.
    Eso sin contar que no conoce la diferencia entre un muslo de pollo y un solomillo de ternera.
    Por cierto, yo siempre llevo TRES monedas de a cincuenta céntimos para el carrito, para que no me pasen esas cosas. (Excepto para el Lidl, que son de a euro).
    Me diferencio de tí en que yo llevo la lista hecha y que hago el recorrido estratégicamente planteado, en función de la demanda.
    Además tengo el carrito asegurado , por si los accidentes.
    Un besino.

    ResponderEliminar
  5. Los hipermercados y yo somos incompatibles. Y esa incompatibilidad es mayor si me acompaña mi señor esposo, que es absolutamente desesperante... Así que hace años encontré la solución. Yo hago la lista de la compra, es decir, la parte de pensar y organizar, y él la lleva a cabo, o lo que es lo mismo, se pelea con carros, ofertas, gentío, colas y cajeras... El equilibrio perfecto.

    ResponderEliminar
  6. Antes de hacer la compra del Carrefús por internet (gran invento, sí señor) íbamos los dos un día al mes a cargar hasta los topes de productos. Nos compenetrábamos de maravilla. él cogía un carro, yo otro, él se iba hacia las cosas "pesadas" (packs de leche, cervezas y refrescos, detergente...) y yo a por lo menudo (fruta y verdura, embutido , yogures...) lo teníamos tan maquinado que la compra la hacíamos en un plis.
    Otra cosa es que vaya él solo....un día le dije que bajara al súper de abajo a por patatas y subió con un jamón ¿¿??

    te cuento un secreto??? en mi trabajo (yo trabajo en una tienda )TODAS sabemos que los hombres de 40-55 años son susceptibles de comprar más cantidad de productos, más caros y de "morrico", así que cuando entra alguno de estos a la tienda...a saco a por él!!! jajajajaa

    ResponderEliminar
  7. jajaja que buen post !

    Yo también prefiero infinitamente ir sola a la compra, voy entre semana, de 2 a 3 cuando el súper está casi desierto, odio las aglomeraciones y las largas colas en caja.

    Si J se ofrece voluntario le dejo ir, pero siempre se olvida cosas y trae tantas otras que no hacian falta, pero lo prefiero a ir juntos, me pone negra ! conoce a todo el mundo, habla por aqui y por allá, o se esconde para que no le vea según quien, no sigue el orden de pasillo, mete en el carro todo lo que no nos hace falta y nos tiramos horas y horas, quita quita, sola voy mejor.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja, qué buena tu entrada... No creo que sea cuestión de sexo sino de costumbre. Lo que me gusta es que él se anime a ir contigo, al menos la próxima vez que te quejes, lo entenderá =D

    ResponderEliminar
  9. jajajaja
    Jo pues es que en mi caso no puedo decir lo mismo.. es él el qeu cocina y el que me organiza la compra.. yo, la guardo y limpio el frigorifico así que es muy apañao mi chico, y ahora la plancha le va cogiendo el aire... jeje, pero vamos, en mi padre veo el mismo caso, y no es un anciano, sólo que él no está para esas cosas.. así són..
    ¡paciencia!

    ResponderEliminar
  10. que bueno!! me ha encantado lo de la hora zulú!! y lo de la mania del orden en el carro...al final siempre acaba desistiendo pero siempre lo intenta!!!
    Yo hago pedido a domicilio que es bastante más sencillo y no te pilla con hambre...

    ResponderEliminar
  11. Chicas y Valdo (hombre de mi vida por todo lo bien que se porta)
    Entre casi todas que tenéis una perla en casa estoy pensando que me "casé" con un machista patán, jo yo quiero pedirme algo así, ¿se vende en el carrefour?
    Lo de la compra por internet no me convence, hay cosas que no encuentro y luego no coincido con el repartidor vamos me olvido que tiene que venir y él pues eso se va y es un follón recuperar la compra... si es que hasta para eso me desorganizo jajajajja
    vamos que soy un caos y un caso
    besos

    ResponderEliminar
  12. No creo que sea un tema de machismo. Nos mueve la necesidad y nosotras tendemos a satisfacer las propias y ajenas o las ajenas solamente y los demás se descansan. Cuando quieren encontrar algo,lo encuentran, lo compran,hacen cola,etc...Un beso

    ResponderEliminar
  13. Ja ja ja, si es lo que tiene la falta de práctica, por eso yo hago la lista y encuantito, pillo a mi Lucero, le digo, toma mi vida que a mi me engañan, ja ja ja ja y el pobre lo hace.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  14. ¡Yo tengo la solución! Podéis comprar vuestras verduritas y otras cositas del campo en www.lalegriadelarehuerta.com, que me consta que son bien majos y pacientes y te ponen directamente en tu casa las hortalizas bien fresquitas y recién cogidas del huerto y a la hora que tú les digas. Y todo en ecológico (¡que nuestro trabajo nos cuesta!).

    Ejem, y tras este espacio de publicidad no remunerada y sin precio, digo que nosotros hemos resuelto el "¿a quien el toca?" yéndonos a vivir en medio de la nada donde ni existe Carrefour ni otros antros de consumismo por el estilo. Así cuando pasamos por delante de uno, aunque sea en viaje de placer, frenamos el coche en seco, lo dejamos tirado donde estemos y salimos corriendo como exalaciones con los codos pa' fuera en pose "tonto el último" para hacer acopio de fruslerías.

    A lo mejor no hay que ser tan drástico y valdría con hacer una huelga encubierta de sábados de abastecimientos...

    Un beso Cru y familia.

    ResponderEliminar
  15. Crue: con lo lista que eres para algunas cosas parece mentira que no hayas caido en la cuenta de que esa táctica del "inútil total" es la que vienen desarrollando la mayoría de los hombres para no dar un palo al agua en las cosas de casa desde las cavernas. Y esa otra táctica de si no fuera por lo bien que lo hago yo es lo que nos tiene atadas a la escoba (figuradamene en algún caso y realmente en otros) a las chicas.
    ¿Qué no saben hacer la compra? Hijo, no será más difícil que la carrera de Ciencias Económicas y Empresariales, digo yo. Todo es cuestión de ponerse y, una vez puestos, de práctica. Así que, hale, mañana es tarde. Amos, hombre, que no se diga.

    ResponderEliminar
  16. Cruela, ¿y no te has planteado cambiar el día de la compra? El Carrefour abre hasta las 22h, creo.

    Yo he encontrado la manera de evitarme las luchas del hiper, voy comprando al día en el mercado de abastos y en los pequeños Eroskis. Hace siglos que no voy a un hipermercado, pero claro, yo vivo sola...

    ResponderEliminar
  17. Bueno entre todas me ha quedado claro dos cosas;
    Una que mi E se hace el tonto y que yo lo soy más...
    Bueno ni tanto ni tan poco, lo mismo le hago cuando se trata de poner un clavo o reparar el pomo de ducha...
    Irma la publicidad es gratuita no te preocupes
    Besos

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails