miércoles, 6 de junio de 2012

PRINCESA EN APUROS, PADRES AL RESCATE

Hoy voy a copiar a Ellyllon y aviso que este post es A.M, altamente maternal, sí pero no será A.S, altamente sentimental así que podéis seguir leyendo los que pasan de emocionarse por los progresos de niños que ni son suyos.
Mi post es A.M. porque trata de mi niña, y no, no voy a escribir sobre cuanto la quiero y lo orgullosa que estoy de ella, NO, porque lo cierto es que este fin de semana no dio motivos para ello. (bueno quererla siempre la quiero, enorgullecerme para qué  engañaros hay momentos en los que no).

Mi E como bien sabéis ya no es pre-adolescente, lo es del todo... Desde lo alto de sus 16 recién cumplidos se está lazando a vivir la vida loca con un entusiasmo envidiable, vamos que ya pueden cuidar los de Apple a su manzana porque ella lo está devorando todo, yo que ellos hubiese dejado el Tío Pepe que era más alegre y cercano, además ¡qué coño, con qué derecho nos tocan los yankees el patrimonio patrio!, a este paso nos plantarán en Sol, un águila y una sequoia en vez del oso y el madroño.

Yo no soy una madre de esas quienes piensan que su hija es perfecta - también me alegro que no lo sea - sé que es como cualquiera de sus pares, por lo menos en lo que se refiere al comportamiento; se viste igual - con más estilo todo hay que decirlo - estudia lo justo - lo que la gusta se entiende - vive engachada a su blackberry, tiene cuentas de facebook, tuenti y twitter donde vierte chorradas a menudo y unos buenos pensamientos de vez en cuando, se va de conciertos y tiene una vida social más rellenita que las caderas de su madre o sea las mías. Bref que mi E es una adolescente del montón con algunos extras como que es guapa, sale de vez en cuando en la tele y ha hecho dos películas, para los demás un saco de hormonas. Sabiendo lo que sé, después de haberla pasado, entiendo que la adolescencia y más a partir de los 16 es la etapa del gran cambio, un momento irrepetible en su vida donde se encontrará y tendrá que lidiar con las primeras veces... un preludio a la vida adulta sin tener su responsabilidad y, si se llevan bien, esos años venideros serán gloriosos lo que le deseo de todo corazón.
También ha iniciado el tiempo de los peligros sí esos que veía yo tan lejanos cuando iba a buscarla a la guarde y me cruzaba con los del instituto fumando, organizando botellón y demás festejos. En fin que yo siempre supe que le llegaría la hora de hacer tonterías, así que procuré educarla de forma a que esté preparada para hacerlas, es decir contar la verdad tal y como es... Ser madre no es ponerse una venda ante los ojos, olvidarse de lo que fuiste, ser madre es intentar darle las mejores armas a tu hij@ y explicarle cómo usarlas, pero lo que NUNCA PODRÁS HACER ES LUCHAR POR TU RETOÑO ETERNAMENTE, la vida también trata de eso; ser dueño de tus actos. Así que hay un momento en el cual tienes la obligación de dejar a tus hijos ser independientes, controlados eso sí pero cada vez más a través de un mando remoto.

Total que este sábado mi E fue al centro con sus amigos, no era la primera vez ni muchísimo menos y nunca le pasó nada malo, pero algo se torció y acabó más borracha que Jorge Javier en la carroza de la gay pride. Tuvo que pasar muy rápido porque hablé con ella a las ocho y media - llamada de control llamando a ado en libertad -  y no noté nada raro ni en su voz ni en su forma de hablar, eso sí a las nueve y media recibí el sms de una de sus amigas: Val ven a Opera por favor que eli ha bebido y está mal....


Nada te prepara para ello, el corazón te implosiona dentro del pecho y te quedas en blanco intentando asimilar la noticia... me temblaban tanto las manos que no podía ni darla a la tecla responder... así que llamé a las amigas, pregunté si mi hija podía articular media palabra y sí podía... a duras penas eso sí....
Lo primero que me salió al oír su voz fue un grito mitad alivio por saberla viva y mitad enfado potencia mil "¿ERES SUBNORMAL CÓMO SE TE OCURRIÓ BEBER CON LA MEDICACIÓN DEL ASMA"
su respuesta me llegó en forma de llanto "lo siento mamá, quiero ir a casa pero no puedo porque tengo ganas de vomitar, ven por favor..." entonces es cuando ese amor de madre que a veces crees enterrado bajo capas de digustillos acumulados te vuelve a brotar de forma imparable.


Bajé el tono y me puse a tranquilizarla. Fui a por mi C y nos metimos en el coche a por nuestro ebrio retoño común. Mientras él conducía sorteando los atascos de Madrid, yo seguía hablando con ella, obligándola a contestarme porque quería evitar que se duerma a toda costa... le pregunté por su novio, no lo tiene y tiene que ser cierto porque bien se sabe que la verdad sale de la boca de los borrachos y de los niños y en ese momento mi E era ambas cosas. Durante nuestra conversación se puso un municipal súper amable quien me tranquilizó, me avisó de que llegaba el Samur - hay que seguir el protocolo en casos de menor de edad es obligatorio que venga el personal sanitario a controlarlo - y me aseguró que él la veía bien, consciente ya ni borracha pero mala de cojones y que se quedaba junto a ella hasta que estemos. También me explicó cómo llegar a Opera - no le dije que eso era inútil que yo trabajo allí de vez en cuando, repito un hombre encantador.

Llegamos a Opera donde encontramos a mi E, hecha un guiñapo con el rimmel corrido y la falda llena de vómitos. La verdad que su padre demostró más cariño que yo, es que los padres con sus niñas ains.. Los del Samur también fueron encantadores , me certificaron que la niña no necesitaba ni suero, que había vomitado ya mucho y que probablemente lo haría unas cuantas veces más pero que con un par de latas de acuarius ya se pondría bien del todo.... todos desde policías hasta enfermeros concluyeron la peripecia con un "a todos nos ha pasado una vez" uf si yo les contará
Volvimos los tres en el coche, ella detrás abrazada a su padre yo conduciendo... tuvo la amabilidad de no potar dentro pero su última vomitona nos la regaló en el portal de casa - fuera eso sí con lo cual mi prestigio de presidenta de la comunidad quedó intacto.
Luego fue a dormir la mona, nunca mejor dicho...


Ya tranquilos todos, tocaba pensar en un castigo; a parte de los dos próximos fines de semana sin salir - total le toca los exámenes finales - decidimos que la humillación, el malestar y el miedo que pasó ya eran bastante castigo... yo sólo la obligué a mirarse bien en el espejo para que recuerde la estampa que tenía y ella misma convino que estaba pasando una vergüenza tremenda... ahora la toca escarmentar y que no se repita porque en este caso sí que no la perdonaría por lo menos hasta que se vaya de casa... en el fondo me quedo con el hecho de que nos llamó al rescate y con las palabras del municipal "que os llamase es una buena reacción y demuestra mucho,  tantos son los que no se atreven y los recogemos literalmente tirados por allí, además ésa esperó a los 16 que algunos están peor a los doce".... y como bien añadió el enfermero "a todos nos ha pasado"...
y a mi primero como dijo mi madre a mi E cuando la llamó el domingo y se lo contó todo.... en cuanto a mi suegra su reacción fue de total a apoyo... a mi E claro "ay santo cielo la pobrecita no tiene culpa si desde que nació siempre os la habéis llevado de bares", le faltó darla un propina extra oiga. Además como se cayó de lo borracha que iba y se partió un trozo de diente, la he obligado a pagar los 110 euros de la reconstrucción, bueno, ella se ofreció pensando que diría que no pero lamentablemente para ella la dije por supuesto que sí  y qué mayor castigo para una adolescente que gastarse el dinero de su cumple en un trozo de diente... (por cierto hay que ver lo que vale un cacho de esmalte de porcelana de 1mm, está más cotizando que el oro oiga)

Así que he pasado una experiencia más, fue un susto que al final se quedó en eso, admitó hasta haberme reído con mi C al recordar nuestras propias primera vez y también disfruté al tenerla otra vez en mi cama como una niña pequeña que busca refugio en su madre... Dice que no volverá a beber nunca, evidentemente no lo creo, pero espero que la próxima vez dejará los chupitos de vodka con granadina y controlará el consumo... démosla un voto de confianza.

10 comentarios:

  1. que dificil estar al otro lado madre mia!
    Estoy con todos en que os avisó y eso es bueno! y si te sirve un amigo se agarró tal cogorza una vez que dijo que no bebía nunca más y no lo hizo...
    Mis grndes pedos solo servian para cambiar de bebida...1º fue el 43, después el ponche, después el vodka y por ultimo el ron que sigo bebiendo....han caido unas cuantas borracheras antes de sentar la cabeza!
    En fin!
    una experiencia más! besos

    ResponderEliminar
  2. Uma madeeee un pedo al licor 43 tiene que ser brutal qué resacón tuviste que pasar, sé que volverá a beber pero tengo fe en que procurará no pasarse... yo era del vodka limón pero la sangría ay que no quiero ni recordarlo
    jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. más que resacón tuve la boca pastosa el resto de mi vida de dulcer..y el poche no puedo ni olerlo...que asco!!!
      seguro que se pasará un poco menos ¡ya verás!
      Besos

      Eliminar
  3. A todos nos tiene que pasar, es la única forma de que sepamos que de verdad de verdad hay un tope, y que tanto chupito al final no acaba bien. Que te llamase dice mucho de E., pero también de ti, preciosa (no sé si yo habría sido capaz de llamar a mi madre en situación similar...)(bah, claro que lo sé: ni de broma :P).
    Un beso enorme, y otro para E.

    ResponderEliminar
  4. Te llamó, os llamó, y eso dice mucho de su educacion y de la confianza que tiene en vosotros, y en mi caso creo que si que hubiera llamado a mis padres pero hubiera estado ya al borde de la muerte jejeje, bastante vergüenza ya tuvo que pasar con los del samur, policia y padres incluidos...
    Temo yo ese momento dentro de muuuuchos años cuando ni nene venga potando por las esquinas..encima los chicos que beben mas cantidad!! me tiemblan las piernasssss

    ResponderEliminar
  5. Como bien has dicho no puedes estar cuidando los eternamente. Yo siempre he sido de la opinión de que vale, hay que marcarle unas pautas pero dejar que sean ellos solos los que descubran su vida. mis padres así lo hicieron, pusieron su confianza en mi y en mis hermanos y hemos tenido nuestras borracheras y nuestras "batallitas" y las hemos superado perfectamente. Alguna vez te he dicho que yo también tengo un "aborrescente" de 16 años cumplidos en Abril, que esta revolucionado con las hormonas desde hace tiempo ya y que. A su padre y a mi nos desquicia...espero que el tiempo lo "cure" como nos curó a nosotros.
    Y hablando de "llamaditas" ¿Sabes para qué le llamó el hijo de una amiga mía a esta (su madre)? Para pedirle ayuda pues sangraba mucho porque se le había roto el frenillo al hacerlo con la novieta...menuda situación !!!!

    ResponderEliminar
  6. te leo y me imagino a mi pulga ahora de 3 años, cuando esté de 16.. y quisiera que me llame tambien cuando me necesite.. vamos que muchos no lo hacen..
    tu E es una adolescente q tiene los pies bien puestos en la tierra. te felicito por la hermosa hija que tienes, y por lo gran madre que eres...

    ResponderEliminar
  7. Hay que dar un voto de confianza, dos y 23, son edades jodidas que todos hemos vivido con más o menor "frustración" y el alejamiento con los padres, mal que nos pese, se hace palpable. Mi hijo va camino de 13 y ya empieza a dejar de ser un niño, a vivir en su habitación, a aislarse, a ser más "rebelde" aunque aún sin consecuencias y subiéndole el guapo, le falta hacer 2 películas para que empiece a preocuparme... y lo que queda.
    Paciencia para todos.

    ResponderEliminar
  8. Para mi el que te llamara una amiga, es digno de confianza, que pidiera ella misma que fuerais a recogerla, es también para estar tranquilos. Y por supuesto, creo que el castigo es muy justo. Ojalá no se repita la escena...(no más de las veces necesarias...) y sobretodo que vaya aprendiendo la lección, veo muy a menudo niños (porque con 14 años son niños) bebiendo en botellones al salir del insti, a media tarde, los findes...a muchos no les doy más de 20 años con el mismo hígado, la verdad. Que difíciles son los adolescentes...

    ResponderEliminar
  9. Una muesca más en la culata...y más que bien resuelta. Felicidades a todos, al padre, a las amigas y a la madre (lease a tí misma) y a la ado, pues eso que se acuerde para la próxima.

    Besos de madre, que toma nota mental para cuando pase por lo mismo o similar.

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails