lunes, 10 de septiembre de 2012

LAS AVENTURAS DE UNA MOSQUITA MUERTA VI - ONE MILLION EUROS BABY



Salí de casa de Maruja repasando mentalmente la lista de consejos que tuvo a bien dejarme; “cuidado con el bolso, no vaya ser que te den un tirón, no vayas a cualquier cajero que esos capitalistas del banco te cobran una comisión si no eres de la misma red, no hables con nadie, abróchate la camisa hasta arriba que con ese escote que tienes eres la tentación andante y si te piden la hora contestas que no fumas, así te tomarán por una lunática y se apartarán de tí”.
Inútil decir que yo no entendía nada de lo que me decía pero ya estaba hecha una experta en ser una mosquita muerta. Vamos me callé y miré las baldosas del suelo. Maruja suspiró y por fin me dejó salir.
Mientras Lenin parecía atormentado por mi partida, creo que mi alma animal conecta tanto con la suya que él entendió mi desconcierto y quería acompañarme en esa gran aventura que es el Shopping. Lenin es un escudero de los de antaño.
Maruja estaba muy desconcertada por su comportamiento “vamos a ver perro tonto, esta chica te desquicia, no ves que no dejan entrar canes en un centro comercial, te tendrá que dejar atado en la puerta y vendrán unos gitanos a robarte para que les hagas de guardia mientras roban conductos de cobre y grifería de las casas inhabitadas, tú no lo aguantarías, eres un perro bobo”.

Crucé la calle hasta este conjunto de edificio que me recordó un resort de Las Vegas. Muchas luces, mucha gente entrando y saliendo y unos olores a sudores humanos – estábamos en lo que llamó Maruja una ola de calor africana, yo no quise decirla que en África los calores no huelen a podrido como aquí pero claro como se supone que soy Vane la que nunca salió de Madrid preferí callarme para que no me venga con sarcasmos tipo “y tú que sabes criatura si lo más lejos que has estado es en la estación de Buenos Aires, la del metro de Madrid claro”. A punto estuve de dar media vuelta y desistir en mi plan de copiar el look de Ana Pastor para que la gente me tome en serio, pero mi orgullo de mosquito y mi instinto animal me animaron a seguir adelante. Siguiendo las indicaciones de Maruja me fui al cajero “está na más entrar a la derecha, es del Banco Santander – maldito botín con su apellido está todo dicho – el cajero está fuera”.
Una pareja de chicas estaba sacando dinero, decían cosas absurdas como “tía este verano me tiré a un tío en la playa, iba borracha que te cagas, no me acuerdo ni de su nombre pero joder cómo la meneaba” y yo me preguntaba por qué los humanos siempre alardean de sus proezas copulativas, si los animales hiciesen lo mismo no tendrían otra cosa de qué hablar, una gata tiene el celo cada tres semanas sin ir más lejos, y los machos bien se sabe siempre están dispuestos”. Como en el escaparate había un anuncio para una tarjeta, identifiqué la mía con facilidad, ponía Banco Santander supuse que Maruja aprobaría mi elección.
Como había mirado cómo los hacían las chicas copuladoras, supe cómo introducir la tarjeta. En la pantalla aparecieron unos textos con varias opciones. Escogí la de sacar dinero, la pantalla entonces me preguntó qué cuánto; Mierda – pensé yo, qué sabía yo del precio de las cosas… miré alrededor mío y vi unos precios en los escaparates “rebajas todo a 10 euros”, repasé mentalmente el atuendo de Ana Pastor y decidí que con 60 euros me iba bien, fue entonces cuando empezó la catástrofe, el cajero me pidió mi código…
QUÉ CÓDIGO… no podía ser, estaba tan cerca de conseguirlo… me concentré en los recuerdos de Vane a ver si se me iluminaba la mente, pero como siempre, un vacío inmenso se presentó ante mí.  Mientras detrás de mí, dos personas estaban esperando, uno ya había empezado con el “hum hum” señal humana para decir “estoy aquí a ver ti terminas ya”. El cajero de repente hizo como un biiiip y escupió mi tarjeta… el hombre que esperaba interpretó la señal como una invitación a poner la suya y me apartó sin pedir perdón.
Estaba muy desanimada, no iba a poder cambiar de look, sería por siempre jamás una Barbie de Vallecas… arrastré los pies hacia la salida, las lágrimas volvieron a caer de mis ojos y esta vez ni me gustaron su sabor. Era una inútil, Maruja tenía toda la razón de pensarlo…
-          Una seniorita tan boonita no debe llorar
La voz surgió de detrás de mí… mierda pensé; encima me va a abordar un desconocido… me di la vuelta dispuesta a decirle que yo no fumaba y me topé con una sonrisa enorme y blanca como la arena de Copacabana… y una mirada amable y atenta dentro de una cara negra como los cielos de África antes de una tormenta tropical. Otra vez mi instinto me dijo que nada tenía que temer, pero aún así las palabras proféticas de Maruja me asaltaron, decidí ser prudente…
-          No estoy llorando es este polvo que se me mete en los ojos
-          Ya y yo soy el rey de España
-          No a este le reconocería en cualquier parte, es viejo y rechoncho y su piel sabe a carne para buitres… (mierda pensé para qué mencione su piel)
-          Así que la seniorita íntima de nuestro monarca….
-          No bueno, es un decir, se ve que está mayor y eso…
-          ¿JAJAJAJAJ bueno dime por qué tú llorar niña bonita?
-          Porque quería comprarme ropa nueva pero no tengo dinero…
-          Ah vaya iba a preguntarte si tú quieres comprar la farola pero veo mal momento es…
-          Que te compre una farola… no sé si Maruja necesita una ni se entra en su piso… lo siento
-          Jaja ajaja eres un cachonda como dicen po aquí…
-          No señor no estoy cachonda, es que tengo mucho pecho, no es mi culpa!!
-          Jajajajaja peo senioritaaa, no te enfandes conmigo… soy Ngozi, rey del top manta, vendedor de gaceta de pordioseros y futuro primer matador de toros negro de África… a sus pies… qué pasa con tarjeta tuya….
-          Se me olvidó el código…
-          Mal asunto pero no imposible resolver, me permite que la acompañé seniorita de buen ver… vamos dentro de banco, tú enseñar carnet identidad y tarjeta, tu cuenta tienes entonces dinero te dan…
-          Ah sí?¿
-          Pues claro niña bonita, tu no llorar, tu guapa y con tarjeta, centro comercial y rebajas, la vie est Belle

Entramos en la sucursal, la pareja que formábamos Ngozi y yo tenía que ser de las que se ve raras veces, enseguida el guardia jurado vino a por nosotros, pero le enseñé el carnet y la tarjeta y a regañadientes nos dejaron pasar… la chica de la taquilla nos miró sin esconder su casi asco, dispuesta a despacharnos en menos de 5 minutos… Yo no sabía cómo hablar con ese tipo de persona; seria con mirada de desconfianza y abiertamente hostil cuando miraba a Ngozi quien a pesar de todo no dejaba de sonreír y tomó el control… explicó mi caso y ella se puso a introducir mis datos en su computadora…
De repente su mirada cambió… me miró, comprobó otra vez mi parecido con la foto de mi DNI, volvió a teclear varias veces con un semblante cada vez más asombrado, al final sonrío como compungida y llamó por teléfono.
Ngozi estaba muy alerta, me dijo muy bajito “niña no des mieda a Ngozi, seguro que todo tuyo es, tu no robadora verdad?¿”, hubiese querido decir que claro que no, pero con lo poco que sabía yo de la vida de Vanessa sólo me quedaba cruzar los dedos.
Al rato llegó un señor con corbata y pelo patrás engominado para esconder su calvicie, parecía contento, lo cual me tranquilizó…
-          Señorita García, es un placer conocerla, pase por mi despacho por favor, su acompañante puede esperarla fuera…. De la oficina al poder ser
-          Yo no fumo… dije recordando los consejos de Maruja y sin Ngozi no le sigo a ninguna parte – dije muy segura
-          Bueno no pasa nada ya no se puede fumar en ningún sitio y si se empeña su acompañante puede venir…
Ya en el despacho, el hombre quien no conseguía apartar la vista de mi escote, se desató la corbata…
-          Siento mucho el recibimiento de mi compañera, esas chicas de caja no saben reconocer un buen cliente como Usted
-          ¿entonces no hay problema, puedo retirar dinero sin código?
-          Por supuesto que sí señorita García, con un saldo como el que tiene, faltaría más y añado que sería un placer darle otras tarjetas más ventajosas, la VISA ORO como mínimo….
-          Gracias yo sólo quiero 60 euros…
-          Jajajaj qué mona no me extraña que tenga esa cuenta si es usted tan precavida… pero hay que invertir!!!! No se puede tener una cuenta de más 1.000.000 euros sin hacerla fructificar…. Tenemos unas preferenciales queeeee
En ese momento y ante mi desconcierto y silencio absolutos, Ngozi juzgó que era el momento de intervenir…
-          Entonces tú decir que seniorrita bonita rica es
-          Sí claro, se puede decir que tiene cierta holgura financiera, que bien invertido le podría proporcionar muchos intereses y….
Yo seguía sin entender…
-          pero sí sólo tengo el sueldo de eso de limpiar el congreso
-          En la cuenta corriente sí pero en la de ahorro como sabrá usted con los 3000 euros que el bufete de abogados Menguante y Diestra le ingresa mensualmente desde hace más de 20 años, tiene acumulado una pequeña fortuna que vuelvo a decir está muy mal empleada porque no renta apenas, si abre usted una cuenta en nuestra sucursal y pone su dinero en un depósito preferencial a 5 años, le obsequiaremos con una tablet de última generación…..
-          Yo sólo quiero 60 euros… debe haber un error, yo no entiendo nada….
-          Bueno pero es que repito que su dine..
-          La seniorrita dice 60 euros, tu darle dinero o no, dejar a ella en paz….
-          Bueno bueno por supuesto que sí, si sólo quiere 60, entiendo que se lo tiene que pensar, le dejaré unos folletos…. Y esperamos que lo considere porque de verdad es una pena que su din….
-          DALE LOS 60 PUTOS EUROS A SEÑIORITA YA MACHO – rugió Ngozi muy amenazador
-          Vale vale firme aquí el comprobante….

Salimos del banco ambos asombrados con 3 billetes de 20 euros….
-          Entonces, tú no saber que tanto dinero tienes?¿ tu no saber quién mandar dinero a ti tanto?¿
-          No… yo yo… no sé nada de mi vida – dije desolada….
-          Pero entonces eso es bueno… tu rica, tu no problemo… tu chica con suerte….
-          Pero debe de haber un error, eso no es mío…
-          Señor del banco dijo sí, y si señor del banco decir sí es que sí ajajajajja eres un million euro baby, ahora tú puedes ir de compras, Ngozi va a vender gaceta de pobres y aurevoir seniorita bonita….
-          No, no te vayas… ven conmigo a casa de Maruja, ella sino no me va a creer….
-          Uy no no, Ngozi no es recibido bien por casa de gente… además yo tener que vender 50 gacetas
-          Sí por favor Maruja no es así, a mi me acoge también, ella es muy amable con la gente que no tiene nada…. Sólo será un momento, si quieres te pago los periódicos así tu jefe no te regañará…
-          No no tú comprar una y basta…
-          Por favor, vive justo enfrente
-          Bueno sólo momentito ¿vale?
-          Gracias…

Cuando Maruja abrió la puerta y me vio con el negro de Ngozi, ni se inmutó sólo soltó un “vaya vienes con un amiguito” y nos dejó pasar a los dos, Lenin literalmente se tumbó encima de mí como una madre lo haría con un cachorro perdido…. Luego al comprobar que venía sin bolsa dijo “Lo sabía a que te olvidaste del código de la tarjeta, no te lo quise decir por no ser pesada pero en fin…”
- Espera Maruja, tenemos algo que contarte… creo que sin Ngozi de testigo jamás lo hubiese creído… al finalizar nuestro relato, se levantó sin mediar palabra se fue al ordenador, aporreó las teclas como si fuese a derribarlas, al final apuntó un nº de teléfono y dijo “alá vamos a llamar a Menguante y Diestro para saber por qué eres un one million euro baby”.


11 comentarios:

  1. Cómo se echaba de menos a esta mosquita muerta! Me quedo intrigada. Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Mosquita muerta... ¿tú ves como no tenías que hacer caso a lo del botón de la camisa?, no hay blindaje posible, ni siquiera bancario, que pueda con un sugerente escote.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira Sergio
      me aplicaré el cuenta para la próxima vez que voy a negociar un pagaré ;)
      por intentar no se pierde nada
      Besos

      Eliminar
  3. Mosquita muerta, millior dolar baby...menudo cambio :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sigue tonta a pesar de, los ricos también lloran y son tontos también
      Besos

      Eliminar
  4. Cruela, vaya giro que les has dado a la mosquita, ¿Te imaginas tu en lugar de ella? Con un super escote y un millón de euros, seguro que no estarías escribiendo.
    Me gusta mucho tu historia, muy buena amiga.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Moli
      tengo el escote pero el millón no
      me temo sólo soy capaz de imaginar lo que le pasaría a la Mosquita muerta
      Si fuesen mío seguro que estaría escribiendo pero desde otro lugar con vista al mar
      Besos

      Eliminar
  5. La verdad es que parece de todo, menos una mosquita muerta...

    Saludos!
    yapagalaluz.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. Ayssss joba qué intriga!!!

    Que me lo leo en un plis plas! y luego que?

    eres un poco coitus interruptus guapa! jajajajaja

    Besitos!!

    ResponderEliminar
  7. Nena, te voy a prohibir la entrega por fascículos, que es un sin vivir.

    UN besote.

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails