viernes, 17 de octubre de 2008

PONGAMOS QUE HABLO DE MADRID


Si allá por el 90 me decidí a dar el salto y dejar de practicar ese truco circense llamado “el péndulo humano, ahora me ves, ahora ya no me ves” que consistía en incesantes idas y vueltas MAD-BRU que arruinaban tanto mi salud mental como la económica… bref, si cogí mis bártulos y me vine a Madriz, fue por culpa de un enamoramiento doble… y no, no me enamoré de dos a la vez, a pesar de tener dos pretendientes madrileños, mi corazón sólo respondía a los estímulos de mi C que eso sí me provocaba sacudidas de infarto.
Los 2 factores decisivos, los dos resortes que me hicieron saltar por los aires fueron como bien dije; Mi C que tenía que atar corto para que se me lié con cualquier pelandrusca al echarme en falta y MADRID…
Siempre dije que si mi C. hubiese vivido en Gotemborg (por poner un ejemplo), mi adaptación hubiese resultado el doble de difícil. Bruselas es una ciudad bien bonita, vale, pero le falta ese punto de locura que los Madriles tenía, sobre todo en la época… me acuerdo que nada más llegar, me pilló un atasco en las Castellana a las 2 de la madrugada… os aseguro que en Bruselas a esas horas sólo encontraréis en las calles bruselenses a trasnochadores en busca de la discoteca abierta y demás maleantes. Total que fue un shock, pero me gustó... Madrid estaba viva, llena de colores, tenía el cielo más azul que había visto en mi vida, la gente era abierta, juerguista hasta los abuelotes del barrio parecía más jóvenes que sus primos belgas… No entendía a casi nadie porque mi castellano académico no sabía nada de Quelis, buga, tercios, cubata, movidón, ni de la madre que me parió pero me sentía a gusto porque todos acogían al forastero con entusiasmo y una curiosidad (de la sana) que les llevaba a bombardearte de preguntas tipo “qué hace una rubia como tú en un sitio como éste” y el inevitable “bule bu cuche ave moa se soar”… algunos pelmazos (otra palabra de las desconocidas entonces) pero todos buena gente. Las noches en la capital eran interminables, el Morocco, la Vía Láctea, Mecano, La guardia, Los cómplices… Almodóvar y sus mujeres al borde de un ataque de nervios, representaba mejor que nadie ese descaro, ese sentir deslenguado y sin complejos que estaba disfrutando la gente después de años de oscuridad…



Susana Estrada recibió un premio del Alcalde Tierno Galván a pecho descubierto, y nadie (o casi) se escandalizaba…Parece que como decían muchos en aquel entonces “NO PASA NADA”.
Dieciocho añazos después, Madrid me sigue gustando pero menos, se ha vuelto una metrópolis enorme, sus barrios más castizos se empequeñecen a favor de un extrarradio cada vez más parecido al de otra ciudad europea, sus calles atestadas de coches huelen a humo de CO2, la gente va con prisa, ha perdido quizá la inocencia, lo viva la virgen que han quemado en los altares de la hipoteca, el rendimiento, las letras del segundo coche… no sé... será que todos nos hemos hecho mayores… Pero a pesar de ello Madrid sigue ciudad para mí una ciudad libre pensadora… ¿o me estoy equivocando?


Porque esta semana me impactó una noticia… La empresa municipal de transporte ha censurado el cartel de la película “diario de una ninfómana” por encontrarlo según sus propias palabras "de dudosa legalidad" y "gratuitamente provocativo"
http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=552632&idseccio_PK=1013
Viendo el cartel, me extrañé todavía más… porque sinceramente no le veo ni la provocación ni la falta de legalidad… aunque sabiendo con el consorcio regional de transporte depende de la comunidad de Madrid, quizá no debería de extrañarme tanto… ¿acaso en este Madrid de Esperanza, el umbral de la provocación y de la legalidad ha bajado de forma estrepitosa?... no quiero pensar mal pero no dejo de pensar que a diario estamos bombardeados de anuncios, carteles miles veces más sujetivos y provocativos que el del diario de una ninfómana… ¿o será la palabra ninfómana que hace rechinar a los sensores?... ¿qué hubiese pasado su la película se hubiese llamado “cuadernos de un adicto al sexo”?... es la declaración explícita de una mujer de conducta sexual desaforrada que molesta?... ¿seguirán pensando algunos que un hombre que se folla a miles es un machote, y la misma conducta reproducida en una mujer hace de ella un puta, aunque no cobre por ello?... ¿es la imagen o el título que molesta?




De todas formas yo veo igual de provocativas los anuncios de lencería de Kate Moss, los gayumbos de Beckham (gensanta, ¿se habrá puesto silicona en los testículos aprovechando unos retoques de la Vicky?)… el erostismo latente de todas son un reclamo para vender… siempre se utilizó…


La mirada de algunos quizá va mucho más allá de lo que se quiere representar… quizá allí es donde reside el problema… que algún reprimido tenga lo que se describió en los Serrano como la mirada sucia…
Y yo siento lástima… ¿qué están haciendo a mi ciudad?... Madrid no es de los bienpensantes y de lo políticamente correcto, es una ciudad tolerante y abierta… y yo quiero seguir disfrutándola de esa manera…

1 comentario:

  1. nenaaa, el Morocco es el de Alaska?
    Morocco, via láctea, jaja, qué gracia.

    Yo pasé por allí en los 90 cortos y sí..., sí..., qué bien se pasaba.

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails