jueves, 23 de julio de 2009

PALABRAS DE AMOR Y DEMÁS CURSILERÍA

No soy una persona aferrada al pasado y no me suelo poner nostálgica... la frase de cualquier pasado fue mejor me parece indicada para gente que no consigue pasar página y yo soy de las que prefiere saltar capítulo aún a riesgo de quedarme en blanco...
La vida es un libro abierto que se escribe a diario y que da derecho a reescribir párrafos poco gloriosos... y también puedes borrar lo peor de tu existencia... pero yo prefiero asumir todos mis momentos y circunstancias (sí, hasta la vez que de borracha vomité encima de la banqueta del bar y Marco siempre tan atento a mi dignidad, escondió los restos de mi delito con un menú en forma de tríptico y también cuando me caí en un cactus porque mi coordinación estaba mermada por los abusos y acusé a un turista alemán de haberme empujado, provocando de paso una batalla campal entre los que me creían y los que no, en los jardines del hotel, lo asumo, todo todito)...

Las palabras vuelan y los escritos quedan... a veces escondidos en una caja de zapatos de metal... una caja llena de fotos o eso creía yo... porque en el fondo encontré unas cartas... dobladitas y escritas a mano de unos que me amaron... y algunas de quien me sigue amando... qué bonitas son las cartas escritas en tinta... qué recuerdos traen, hasta puedes redescubrir el sabor y si te concentras el olor del momento en el cual el remitente, sentado en un tren volviendo del Valparaíso, en una butaca en un cuartel de Alemania, en una habitación compartida de un piso de Madrid, pensó en tí y sintió las ganas de dedicarte unos minutos, para escribirte palabras de amor, reconciliación, recuerdos... las letras del pasado que, además, te devuelven a ti misma, más joven, más guapa, menos serena, enamorada, engañada... todos tus estados en unas líneas...

Así que me senté y me puse a leer... la primera era de Marco.... escribiéndome desde la mili... por lo visto nos habíamos peleado y pedía otra oportunidad, nada nuevo bajo el sol de nuestros años de pareja... la segunda de Diego, estando ya en Chile, escribiéndome sus impresiones acerca de su país que estaba redescubriendo, tiene una quemadura de cigarrillo y/o porro (tratándose de Diego) en una de las esquinas, la otra era de Antonio, el mamparero madrileño, diciéndome que se moría por mis huesos y yo recordé que no entendía nada de eso de los huesitos y porque a él le provocaban ganas de moverse haciendo una especie de baile precopulativo...

Palabras y más palabras y también un montón de cursilerías....

Porque si hay algo que delata la edad del remitente de unas cartas de amor es la cantidad de ñoñerías vertidas en ella....

Seguro que tod@s habéis escrito y/o recibido notitas de esas que se pasaban de uno a uno, hasta llegar al pupitre del objeto de deseo pre puberil.

Solían decir:

Hola, no sabes quién soy pero yo te amo... eres más bonita que las flores y tus dientes son como perlas ¿quieres ser mi novia? te espero en el recreo de las 10 al lado de la papelera (la donde los de sexto hacen concurso de escupitajos)

Conciso y misterioso aunque la poca discreción de los demás compañeros delataban enseguida el remitente... tu te quedabas sonrosada, escondías tu sonrisa para no enseñar tus dientes de perla llenos de hilo metálico, y hacías como que la cosa no iba contigo... eso sí el corazón te latía como un reloj de cuco.
Te quedaba dos opciones, hacer como que no sabías cual de los chicos con chándal era él que anhelaba compartir sus chuches y/o bocadillo de mortadela contigo y pasar del tema... o acudir para vivir una historia de amor de dos días, sin besos, ni achuchones pero que te otorgaba el estátus de chica ennoviada que impone mucho en el patio...

Yo personalmente nunca recibí ninguna de ellas, por ser hija del profe que no por fea, eso era un repelente para moscones granudos... esperé y esperé, y viendo a mis amigas recibir una tras otra y ponerse más ñoña que Candy Candy, decidí que basta de esperar y que me tocaba actuar... recuerdo que le escribí a Giacomo Aronica, el mejor Travolta de quinto, sopesé mucho lo que le iba a decir...porque yo no quería ser cursi, así que opté por un "hola a mi me gustas, si yo a tí también, me contestas" y firmé con mi nombre, toma ya, al grano... y...

nunca me contestó... y yo dejé de dejarle copiar mis exámenes... rechazada sí pero lo iba a pagar con tres suspensos... nunca volví a declararme en la vida..

En el instituto, ya liberada de la carga paternal, empecé mi etapa de reina del lugar... me acuerdo del dibujo con dedicatoria que mi hizo un pretendiente que me gustaba mucho... pero la cagó con sus palabras que me comparaban con cualquier elemento de la naturaleza tipo tus labios son como dos pétalos de rosa que invitan a perderse en ellos y te mueves con la suavidad de las olas del mar... acababa con un "eres el amor hecho mujer", recuerdo que al terminar de leerlo, eructé mi última cerveza y pensé que éste se había enamorado de otra... porque yo me veía más como un huracán que como la suave brisa marinera... además yo no era una mujer, que las mujeres eran como mi madre... por dios.

Luego Marco y me enamoré y haciendo un esfuerzo sobrehumano conseguí decirle las dos palabras más difíciles de pronunciar... TE QUIERO... ni mucho, ni poco, sólo TE QUIERO a secas.

Marco era tremendamente cursi porque lo chicos duros cuando se enamoran se convierten en pasteles blandengues... me regalaba peluches con un corazón que ponía I love you, colgantes con nuestros iniciales, me decía que me quería de cualquier forma y en cualquier momento, je t'aime, je t'aime y je t'aime encore et toujours... a mí me gustó en un primer momento pero acabó por empacharme... sus cartas eran una salsa de cursilería aderezada con alusiones sexuales tipo... Quiero adentrarme en ti hasta que seamos uno, tocar tu piel es la mejor droga y me tienes enganchado sin remisión, nací para quererte, no tengo otro destino, y no sé si ello propició que mi deseo se agote antes que el suyo, el caso es que yo dejé de querer ser su destino final y esas palabras me provocaron denteras...¡joder que ya lo sabía para que repertírmelo todo el tiempo!...
Yo le decía poco más que le quería y al final sin ninguna convicción, como quien dice " a mí me gustan mucho los brócolis en una cena de empresa".

Diego no era cursí, y sus cartas delatan un amor imposible y sin esperanza de futuro pero no hay un ápice de cursilería en ella... sólo me decía" por ti estoy dispuesto a morir por Francia " o sea morir en el intento (sí Irma, de allí viene la expresión y me acordé de ella)... yo mientras me convertí en Candy, Clara la amiga ciega de Heidi, hasta era Marco diciéndole No te vayas de mí.... entre los dos sólo hubo un poema de Néruda a modo de despedida... pero juro por Dios que jamás en mi vida me parecí más a una heroína de Colin Tellado...

Y así seguí y sigo, sin decir noñerías ni a mi propia hija, ni cuando era un bebé, no me salen y creo que suenan muy falsas cuando salen de mi boca... es como si Bin Laden entonase una nana, no pega nada... con mi C que tampoco es de romanticismo y de grandes declamaciones y declaraciones, nos llevamos bien hasta en este aspecto ... y entre los dos sobran los motivos y las palabras así que hemos encontrado la formula para decirnos lo mucho que nos queremos sin tener que complicarlo con palabras que en nuestras bocas se parecerían a mentiras... y es

¡QUE SUERTE TENEMOS!

ni más ni menos... y ambos sabemos que es nuestra peculiar forma de decir.... sin ti mi vida sería vacía como lo son las conchas a quien arrancan su perla, el movimiento de tu cuerpo va al compás del mío, sin ti mi vida perdería su ritmo, como un pantano perdido en un tierra en yerma... o algo parecido... porque yo también puedo ser cursi si me lo propongo

Porque todos amamos de forma distinta y todos le expresamos a nuestra manera, con cursilería o sin ella, lo principal es saber querer...

18 comentarios:

  1. Ay, ay, que casi me meo (de hecho lo he marcado en tu estadística) y tú no sabes lo que es eso para mí.

    Buenísimo, todavía me estoy riendo.

    ResponderEliminar
  2. Yo me reía de la gente que decía a su cariño, cariño, y ahora no me lo quito de la boca, he ido de menos a más... y me encanta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ay Cru, yo soy una ñoña del copón...pero de pesamiento, mezclo palabras de amor con sadismo del suave, pero si me escriben una carta romantica, o me hacen algo muy romantico, de pelicula... me entra una risa... me suena todo TAN de mentira... TAN falso... Pero digo mucho "te quiero" y "te amo". Mucho mucho
    el miercoles estoy en Madrid...

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco soy muy dada a estas cursilerias. Es más yo tuve un novio que le large por cursi.
    Y si yo soy poco cursi M es el silencio en persona, no despega los labios ni para decirte que guapa que estas. Yo al principio pensaba que ni le gustaba porque es el tio más pasota en estos temas que haya visto en mi vida.
    Pero fijate, me molo más que no me adulara y me enamore perdidamente de él, mientras al cursi que antes te comentaba le large por estar comiendome la oreja todo el día.
    Y yo tambien tengo una clave para decirnos lo mucho que nos queremos y es decirnos "Yo a ti mucho". Y ya esta, es un mucho de todo, y sin sacar si quiera el te quiero.

    Un besazo Cruela preciosa.

    ResponderEliminar
  5. cruela!!!!!! que has sacado mis recuerdos y mis cursilerias, mira que pensar que yo era así de cursí, en donde he dejado a esa romántica? por dios!!!!!
    bueno que decir me he reido con tu remembranzas, no esta mal de vez en cuando echarle un vistazo al pasado para encontranos con anécdotas bellas y porque no, una que otra que te arrenque un suspiro.

    y bueno que decir yo era también de las de recadito lo hice dos veces de pequeña y bendito que siempre me correspondieron, de lo contrario seguro hubiera actuado como tú.

    hasta pronto guapa y en espera de tu siguiente post.

    ResponderEliminar
  6. Eso está claro, las cosas que hemos pasado y que hemos hecho, por indecorosas que puedan ser algunas, forman parte de lo que somos hoy.
    Nos han construído ellas. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo cuando estuve con un chavalín que no hacía más que decirme te quiero, madre! que empacho, a los 4 días le mandé a la mierda!!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja, buenísimo !!!
    Jamás digo "te quiero", no me gusta, se me aja la boca.
    Tengo una mirada especial, y una palabra especial que nos inventamos mi churri y yo para decirlo. Nos lo decimos cada día, y nos miramos cada día pero sin tanto azucar...

    Yo una vez tuve un novio brasileño, con un culo impresionante, indio, guapísimo y que te proporcionaba los mejores orgasmos del cine, pero era muy pero que MUY romántico. Pasteloso en grado sumo. Cada noche encendía velas para cenar, y yo las apartaba pq no me dejaban sitio para la botell de coca-cola. Me regalaba flores...
    Una noche llegué a casa y me había preparado una camino de petalos de rosas hasta el dormitorio,velas por toda la casa, una cena romántica, y una bañera llena de espuma y aromas varios, y él me miraba con una cara de cordero degollado y no paraba de decir "mi amor, te quiero mi amor".
    Lo tuve que dejar !!!

    Que cruel soy, no ?? Pues no, pero soy la persona más antiromantica que existe en el mundo, y mi churri tmb es muy poco romántico, y nos encanta !!! Azucar en el café y punto .

    Besos

    ResponderEliminar
  9. pues a mí me pasa como a ti, pero a medias jajaja soy muy rancia con mi familia, nunca les digo que les quiero, ni les doy abrazos ni nada de eso excepto a mi hermana (dice que le digo mucho "sabes que yo te quiero mucho no?") a mis conejos (es que son tan blanditos y suaves... y me dan besitos!! jajaja) y a mi novio pero solo en la intimidad, cuando hay gente que conozco delante es que ni lo toco, no me gusta ver a las parejas besuqueandose, metiéndose mano y diciendose "churri" o "cari" cuando hay amigos o familia delante y sin cortarse un pelo, me parece una falta de respeto para el resto y a nadie le gusta aguanatar a dos lapas, y el que diga que no es mentira porque todos lo pensamos jajaja

    besitos cruela!!!

    p.d.: dile a Dante que I miss him so much y que vuelva pronto!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Por que no! si no las hay nos quejamos; si las hay nos aburrimos de ellas; si las buscamos somos cursis; si huimos de ellas somos secos y desabridos...en fin, nunca conformes, nunca satisfech@s...un abarzo.

    ResponderEliminar
  11. Yo sólo he escrito una carta de amor en mi vida, que iba dirigida al que dentro de ná será mi marido.Yo soy muy,pero que muy seca, no me gusta decir ñoñerías, me siento ridícula.
    Besos.
    Nur

    ResponderEliminar
  12. Qué te voy a contar yo de mí que tú no sepas ya, Cruela de mis entretelas!

    Soy romanticona, he escrito cartas de amor y me he declarado no sin vergüenza alguna vez,(con bastante éxito porque el último fue mi palomo y por aquí andamos, todavía juntos! jajajaajajajaja)

    Me han dejado notas, me han escrito cartas y me han dicho que me quieren. Eso sí, mi churri no es de decirlo, así que cuando me da un beso más apretao de lo normal, para mí es como si me dijera el TE QUIERO más grande!

    Por cierto, tu post... me he reído un montón, pero donde ya se me han saltao las lágrimas ha sido en además yo no era una mujer, que las mujeres eran como mi madre... por dios.

    jajajajajajajaja

    Un besazo reina!
    Elly

    ResponderEliminar
  13. A mi me gusta el cariño, y que me mimen y me traten bien. Muchísimo más (años luz) que lo contrario.

    Pero no creo que las palabras sean la equivalencia. Se puede decir te quiero como quien piensa en brócoli, y no decirlo apenas pero querer y sentirte la más querida del mundo.

    Yo creo en el cariño a medida, el que te ofrece quien te conoce mucho (porque ha querido tomarse ese trabajo)en el momento justo que lo necesitas y que actúa de verdadero bálsamo. El roce de la mano cuando suspiro, sin más.

    A mi me encanta que me quieran y querer, y saberlo y hacerlo saber, y para eso lo que menos me importan son las palabras. Obras son amores!!!!.

    ResponderEliminar
  14. Yo, como Irma, soy más de hechos. Con las palabras se puede jugar de mil y una formas, la mentira más gorda puede sonar sincera si quien la dice domina correctamente el lenguaje, verbal y no verbal. A mí no me gusta que me digan que me quieren, me gusta que me lo demuestren día a día. Por descontado, tampoco soy nada dada a decirlo, aunque alguna vez ha salido de mi boca, sí.

    ResponderEliminar
  15. yo me digo a mi mismo cariño constantemente....jajaj

    ResponderEliminar
  16. Ole Rdimichelle! Suscribo tu onanismo!

    ResponderEliminar
  17. ¡Cómo me he reído, por Dios! Hace unas semanas encontré un montón de cartas antiguas, algunas de amigas, otras de amores, otras escritas por mí misma y que nunca llegué a entregar. Rompí casi todas y me quedé con unas pocas de mi mejor amiga por aquel entonces, que eran las únicas que seguían pareciendo sinceras quince años después.
    Yo también soy de las que se conforman con un "te quiero".

    ResponderEliminar
  18. ahhhhhh!! yo soy una cursi, me arrepiento de alguna q otra que envie jajaja
    muy bueno el articulo jejeje y si totalmente cierto los mas "rudos" resultan ser unos cursis melosos jejejee
    slds
    euge

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails