lunes, 22 de marzo de 2010

CRUELA Y EL SEXO DEBIL

Cuando una como mismamente yo misma lleva tanto tiempo emparejada - dios qué palabra más fea, me recuerda en emparedada o adosada, lo cual en cierto modo acaba siendo cierto, después de casi 20 años de vida en común mi C y yo somos casi una unidad - hay momentos en los cuales no puedes evitar pensar en lo que sería tu vida sin el otro componente de tu unión.

Todas y cuando digo todas es todas, mis amigas están divorciadas, separadas, recompuestas, solteras y/o madres... no tengo viudas en mi colección pero supongo que es cosa de la edad. A veces pienso que los cimientos de mi pareja se nutren del fracaso de las que me rodeen.

No sé si es que soy ceniza pero el caso es que ninguna unión de hecho, matrimonio, noviazgo eterno resiste a mi compañía, y con ello no quiero decir que tengo yo algo que ver, vamos no vayáis a pensar que los hombres de mis amigas se ciegan de amor por mi y las dejan o que yo voy provocándoles hasta conseguir que rompan... no para nada, sólo es una constatación basada en hechos contrastados.



La última prueba fue la separación de mis amigos canarios que llevaban la friolera de casi 20 años en común, dos hijos adorados y adorables y una vida que no presagiaba la separación... extrañadamente mis amigas del ámbito virtual parecen inmunes al síndrome de separación, habría que investigarlo científicamente.... de momento no tengo cabeza para ello.

Decía pues que de vez en cuando no puedo evitar pensar en qué sería de  mi vida si por un casual me pasaría en el bando de las ex. No todo son desventajas ... de hecho he encontrado algunos puntos a favor que no son nada desdeñables...

Por ejemplo, todas mis amigas recién separadas volvieron a lucir tipazo... fue quitarse el peso de su pareja de encima y adelgazar casi lo mismo... claro adiós cenas copiosas, cominolas de rigor con la familia política, de repente la comida pasa en segundo plano y parecen que se alimenta con el aire... eso y el despendole del después del llanto por la pérdida, las salidas hasta el amanecer y el folleteo sin compromiso las hicieron lucir 10 años más jóvenes.

Otra cosa es que con lo que te ahorras en el presupuesto de la casa, lo puedes gastar alegremente en trapitos, cremas, mechas y otros artilugios de niñas bonitas y no tienes que volver a casa escondiendo las bolsas del Zara dentro de las del Carrefour, o subiendo poco a poco tus tesoros convenientemente escondidos dentro del maletero del coche, porque por mucho que parece que tu pareja ya no te mira, resulta que tiene un ojo excelente para detectar tus nuevas adquisiciones..."estos zapatos son nuevos?¿?... no que vaaaa, si son de hace años pero me hacían daño... a pues mira que nunca te vi con tacones rojos, y el bolso?¿ qué casualidad que tenías uno que coordina perfectamente con tus nuevas converse verdes"....

En mi caso podría por fin quedar con todas mis amigas virtuales, sin tener que pensar durante semanas de dónde las conozco... porque a todos los efectos yo no tengo más casa que la que en esos momentos están arreglando para que pase la inspección técnica y cuya derrama me provoca arcadas cada vez que veo el recibo.

También podría hacer planes sólo para mí y mi E, es decir que si a mi me sale del chocho largarme 20 días a Ibiza me voy y punto, no tendría ni que pensar si le gustaría a mi C pasar sus vacaciones rodeados de gays ingleses que se emborrachan en la playa o de guaperas italianos que ligan también en la playa... lo cual bien pensado no sería el mejor plan para mí tampoco pero era por poner un ejemplo.

No me sentiría culpable por no ocuparme de las casas que mi C heredó y cuyo alquiler le trae de cabeza y le obliga a aguantar inquilinos que no pagan, otros que destrozan y unos que se van si dejar dirección ni muebles...

Adiós a la plancha de camisa de algodón 100% o peor de lino (bueno allí me quejo por quejarme porque mi C se plancha sus cosas desde que se dio cuenta que yo lo hacía tan mal que parecía que le quería disfrazar de espantapájaros), la tapa del váter siempre sería impoluta, blanca nuclear y BAJADA... el dentífrico estaría siempre bien cerrado y no habrían restos de espumas de afeitar en el lavabo... no es que mi C sea un guarro es que tuvo una madre española de las que pensaba que un hombre no tiene el deber de pensar en esas minucias. 

Pero sobretodo, y eso sería ya el no va más, no tendría que aguantarle cuando se pone malo... porque eso es lo que peor llevo de esa, nuestra convivencia casi veinteañera...

Ayer por la tarde, mi C sintió un leve escalofrío que le recorrió la espalda a traición, se encogió de hombros y agarró la mantita de viajes fushia del IKEA... y pensé AY DIOS se nos ha resfriado... empieza el calvario... porque lo que para él es un leve malestar, un dolor difuso en los riñones, unas decimillas en la cabeza se convierte para mí en un martirio que ni una saeta en semana santa...

Convencido que su fin está cerca y que yo, su ingrata compañera no alcanza a entender los peligros inminentes que acechan su salud, mi C se vuelve el ser más insufrible del mundo mundial... y en esos momentos es cuando me asaltan todo lo que expuse arriba y la envidia de mis amigas separadas me corroe por momento...

llega la crispación a nuestra casa... mi E que se lo huele se encierra en su habitación dejándome sola ante el peligro... haciendo un ejercicio de superación digno del de un alpinista en el K7, intentó ser compasiva y poner interés

- Qué te pasa?¿
-  Nada
- ¿entonces por qué estás así?
- ¿así cómo?
- Pues eso como una vieja con la mantita que se deja morir amargando a su amante familia
- Tengo frío
- Ya si no hace frío para nada, ¿te encuentras mal?
- Tengo mal cuerpo...
- Ya pero qué te duele (sé que me contestará que nada)
- nada... tengo malestar y punto
- quieres el termómetro
- No... no funciona... pone que tengo 36,8 (claro con mi E el termómetro digital siempre acierta pero con él no, vamos que hasta en eso nadie lo toma en serio)
- Ya tómate algo (inútil, se morirá como un machote, solo frente a su dolor, a pelo sin anestesia ni leches)
- No déjalo...
- Joder tómate un ibuprofeno... de los de E, son de 400mg no te harán daño...
- Déjalo me voy a la cama... (todo ello aderezado con una mirada de reproche que se cree me va a calar hondo en el apartado culpabilidad de mis entrañas, evidentemente sabe que soy inmune a ella pero sigue intentándolo)
- Vale (respiro pero no me engaño sé que volverá pronto)

Me instalo cómodamente en el sofá me hago dueña del mando, y hago un zapping rápido hasta acabar en cualquier serie de la Fox... y me pongo a rezar para poder verla entera... porque inevitablemente llegará el momento en que mi C, para que vea que sobrevive a tanto sufrimiento, se levantará de la cama para:

1- ir al servicio y dejarlo todo encendido después de su paso...

2- ir a la cocina para reprocharme ipso facto que no queda Vichy Catalán, bebida que yo encuentro intragable y siempre me olvido comprar por ello mismo pero que para mi C es la panacea universal....

3- toser como una dama de las camelias

4- lanzar alaridos para que mi E baje el volumen de su música...

5- suspirar más que un burro amarrado a la puerta del baile....

6- llamar a su madre para hacerla saber lo malito que se encuentra sin saber que ella tampoco se preocupará más que yo... pero ella por lo menos disimula


total que al final me acercaré a nuestra alcoba y volveremos a tener la misma conversación anteriormente citada.... y acabaré durmiendo en el sofá (y yo tan contenta) para dejarle espacio en nuestra cama y que la pueda compartir que su propia desgracia... grrrrrrr cómo le odio en esos momentos.... no puedo dejar de pensar que el verdadero sexo débil es un hombre enfermo de gripe y que si le hubiesen tocado parir la humanidad se hubiese extinguido hace milenios....

Maitena, como siempre supo ilustrar como nadie mis más crueles pensamientos acerca de mi hombre griposo... juro que no me inspiré en ella pero es que por lo visto lo que le pasa a mi C forma parte del orden mundial...


Pero cómo soy una mujer optimista y en el fondo le quiero mucho y sé que tengo suerte de tenerle y poder compartir lo mejor y lo peor con él, me alegro de que le haya tocado la gripe esta semana porque la semana que viene es vacaciones y nos vamos cómo no a Marruecos... así que no hay mal que por bien no venga...

PD gracias a mis seguidores nuevos (hacía mucho) Lauras y Juan sí un hombre (no tendrás gripe verdad?¿)

18 comentarios:

  1. Es que eso es universal!! a todos les pasa lo mismo!!
    Aunque (para que engañarnos) cuando yo me pongo mala (rara vez) me pongo igual!! jeje
    eso si, mejor que estando de vacaciones seguro!!!

    ResponderEliminar
  2. Él también es un poco agonías cuando tiene algo... pero en cambio, a El le gusta que le dejes solo...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Un día estaba planchando en mi dormitorio y me di cuenta que no había camisas para planchar.....ostia!! llevaba 6meses separada y era feliz!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. En esto no me puedo quejar,ejeje
    La quejicas soy yo cuando me encuentro malita.

    Bss

    ResponderEliminar
  5. Pues totalmente de acuerdo...yo todavía no he parido pero mis reglas las paso fatal..ahora eso sí SU ESTÓMAGO es de papel y siempre le duele algo...joder mira que yo tengo dolores. además padezco migrañas...y aún así él siempre se pone malo malísimo!! fufuffufufuf Una buena regla les daba yo!!

    ResponderEliminar
  6. Que razón Que razon, cuanto me he podido reir!!!!. Mi chico mismanente ha estado un poco resfriado este fin de semana, bueno pues cualquiera diria que estaba en estado terminal, quejandose: estoy enfermoooo estoy enfermooooo. Y yo, que enfermo ni leches, te duele un poco la garganta y punto pelota. Y el acoplado en el sofá con la mantita, sin moverse ni pa coger el mando. Vemos un quejica de mucho cuidado.
    Besos Cruela, y que se te mejore el muchacho.

    ResponderEliminar
  7. Retrato cabal el que haces de los enfermos masculinos.
    Como dice Turuleta, una buena regla les daba yo. Porque, efectivamente, si tuvieran que parir ellos se había acabado el mundo después de Adan y Eva.
    Pero también te digo una cosa, nena, deja para tus amigas la experiencia de los divorcios, que no hay nada mejor que una pareja bien avenida. Como nada peor que una mal llevada.
    Y, si, es verdad que una mujer separada se pone más guapa especialmente si es ella la que dice ahí te quedas y se quita un peso de encima. Se pone a recuperar el tiempo perdido.
    Estadísticamente, los chicos sólo toman la decisión de separarse cuando tienen otra bala en la recámara.

    ResponderEliminar
  8. a mí me pasa con el Susodicho, siempre dice que no le pasa nada hasta que un día le solté "eres un egoísta!!" y él "porqué?", y yo "porque estoy cansada de que no quieras ir al médico por hacerte el machote, a ver cuándo coño te das cuenta de que la que lo sufre y lo sufrirá soy yo, ¡¡o es que te quieres morir y dejarme sola!! anda y que te cuide tu p*** madre!!"
    la cara que puso fue de puro asombro, nunca lo había visto así, supongo que le caló hondo jajajaja
    besitos!!

    ResponderEliminar
  9. Jajajajajjajajaja... a ver, vamos por partes.

    Las separaciones-divorcios-viudedades no se han dado aún en mi entorno, al menos no como una epidemia, aunque de un tiempo a esta parte es verdad que parejas "eternas", de esas de "somos novios pero cada uno en su casa" han roto... pero nada más, vamos.

    Yo tambièn creo que las rupturas tienen su lado positivo, pero no me había planteado nunca que uno de ellos fuese no aguantar a un hombre enfermo... ayyyyyyyy... los hombres enfermos...

    Mi P. es bastante poco dado a enfermedades, y las lleva relativamente bien, pero la etapa en que padecía ansiedad fue ESPELUZNANTE!!!! Se pasaba el día gritando, cabreado, el mundo le olía a pis... qué cansino!!! Y se negaba a tomar nada ni ir al médico, claro. Menos mal que terminó sucumbiendo, y posteriormente superándolo.

    Mi padre era otro cantar. Mi madre le llamaba "María de las Angustias"... no digo más, vamos. Para mi padre una gripe era el fin de la existencia humana conocida, sin embargo, cuando enfermó de cáncer, lo llevó sorprendemente bien, salvo por una cosa: no soportaba no tener fiebre.

    Sí, sí, tal cual. Para él, estar enfermo era sinónimo de tener fiebre, así que él se ponía compulsivamente el termómetro digital, que siempre, invariablemente, marcaba 35.8. Y cuando le insistías "papá, no tienes fiebre", él te respondía "sí que tengo, que a los termómetros digitales hay que sumarles dos grados, que me lo ha dicho el farmacéutico".

    Chúpate esa, jajajajjajaja... mira, ahora que lo pienso, jamás creí que la enfermedad de mi padre llegase a ser un buen chiste... y mira por dónde,jajajajajajaja

    ResponderEliminar
  10. Si es que somos/son peores que un niño pequeño, en el fondo nos gusta que nos mimen un poco y a lo de hipocondriacos no nos gana nadie...en cambio yo para que mi mujer vaya al medico por un dolor en el estomago he tenido que pasar discutiendo un mes y claro cuando vaya, se lo consegui para mañana a las doce, sera ya mas grave todo y mas tratamiento, etc...cada uno como mejor esta es como le guste, todos debemos buscar la felicidad donde este y como la encontremos, la felicidad...para eso estamos en este mundo.
    Un abarzo.

    ResponderEliminar
  11. Jajajaa q me lo digan a mi, no por ser quejica q tb lo soy, pero llevo soportando un tirón muscuclar e inflamación un mes y te prometo q no se le nota nada, amos q dudo q lo tenga, pero pobre mío le duele xdd!!!

    Besicos Cru

    ResponderEliminar
  12. ¡Huy! ¡Qué amor tan grande! Como el del BBVA, opino.

    ResponderEliminar
  13. Estan cortados todos por el mismo patron!
    el mío también es agonías, pero se le pasa rápido, menosmal!
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Cruela, qué razón tienes. Los hombres enfermos son lo peor, cualquier cosilla ya les parece una enfermedad terminal. ¡Qué cansinos!

    En cuanto a las separaciones, qué te voy a contar... yo he retrocedido los 7 años que estuve con S. Vuelvo a tener 24 con la diferencia de que puedo hacer las locuras de los 20 con la independencia, la seguridad y la pasta de los 30. ¡Hay que ver siempre el lado positivo de las cosas!

    ResponderEliminar
  15. Hola chic@s

    Está totalmente demostrado que los hombres padecen un síndrome de agonía y indefensa ante cualquier catarro
    por otra parte lo cierto es que mis momentos de envidia frente a la libertad que otorga la soltería reencontrado son momentáneos, sé que soy muy afortunada por tener una pareja que me quiere y a quien quieres con todos nuestros defectos añadidos.... pero de vez en cuandoooo ....en fin la sal de la vida

    Anónimo sepas que no he entendido lo del BBVA puede ser que este espesa si tienes a bien aclararme las dudas te lo agradezco...
    es que no me gusta quedarme sin entender las cosas

    Besos

    ResponderEliminar
  16. María

    lo de tu padre ha sido buenísimo y es cierto en todas las desgracias hay momentos de risa y saber sacarlos y reírse después es muy bueno

    Besos

    ResponderEliminar
  17. ¿pero hacen un curso o qué? Todos igualitos, que parece que se mueren...menos mal que a mi santo le dura la gripe dos días, que si le durara 7 ¡me tiraba por la ventana!

    Le adoro, pero si algo no le soporto son sus quejidos lastimeros por ¡estar congestionado!

    Que me dan ganas de abrirle la cabeza y que le den 250 puntos para que por lo menos, se pueda quejar con razón jajajaja

    Buffff, que agusto me he quedado, un poco bruta, pero ¡qué desahogo!

    Por lo demás, separarse, por lo menos al principio, siempre es negativo, nena. Nadie comienza una relación pensando en una ruptura, todos soñamos que lo bueno dure ¿no?

    Salir airosos de las separaciones es todo un mérito.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Por cierto, Tiza, si me lees ¡qué bueno!

    Es verdad verdadera que no hay hombre que deje cama sin tener otra caliente...y no hablo de sexo únicamente...es que son infinitamente más dependientes que cualquiera de la más desvalidas de las mujeres...en general creo que no soportan bien la soledad.

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails