miércoles, 24 de marzo de 2010

EL SABOR DE LAS DIFERENCIAS

Este mundo está lleno de fronteras, de vallas, de muros, de paredes.... al humano le gusta encerrarse, adueñarse, ser propietario, parece que uno no se realizará nunca si no tiene algo suyo.... un territorio personal e intransferible... (menos la hipoteca a 50 años claro)

Luego están las líneas, las delgadas líneas que son invisibles pero que si las cruzamos pueden cambiar hasta nuestra forma de ser, de ver las cosas, de relacionarnos... tenemos que hacer un ejercicio de equilibrismo para no caer de un lado a otro e intentar ser consecuentes con nuestros pensamientos más profundos e íntimos... y a veces resulta francamente muy que muy complicado...



Últimamente, me he encontrado en varias ocasiones donde noté que estaba a punto yo misma o algún que otro conocido de no conseguirlo.

Hay un tema que me resulta cada vez más complicado sortear y donde me es cada vez más difícil andar sin red por si me caigo... y pude comprobar que no soy la única a quien le pasa lo mismo...

El racismo...

Huelga decir - hay que ver qué bien me expreso coño - que yo fui educada por mis padres en la tolerancia más absoluta tanto frente al color de piel, como a las creencias religiosas y demás hábitos culturales... es más en la Bélgica de los años 70, los colegios ya disponían de clases de religión de todo tipo, desde la judaica hasta la islámica, pasando por la protestante y, cómo no, clases de laicismo para los no creyentes...
nadie se indignaba por la falta de un crucifijo en las aulas ni hubiese pensado que la clase de ciudadanía era el producto de la mente delirante de unas feministas matadoras de fetos dispuestas a hacer un lavado de cerebro y condenar una generación entera al ostracismo por falta de religiosidad, católica apostólica y romana se entiende.
Pero de eso no va mi post, sólo era una forma de introducirlo y que veáis que mis antecedentes están limpios de prejuicios...

Crecí, pues, rodeada de niños inmigrantes que se llamaban Zaid, Vesna, Alí, Raïsa, Hakima, Nora, Carmelo y Rafael, éstos últimos españoles por cierto y os juro que hasta hacerme más mayor nunca había pensado que mis compañeros, esos que iban a clases de religiones extrañas y vivían en las casitas prefabricadas de al lado de la mina ya cerrada, no eran belgas como yo...


Nora era mi amiga del alma, me maravillaba su piel de cobre, sus ojos verdosos y en forma de almendra, su pelo de rizos azabaches y su risa siempre contagiosa... toda una princesa de cuento, la Yasmina de Aladín... Nora envidiaba mi cabellera rubia, y lo blanca que yo era... qué cosas tiene la vida...

También Nora me veneraba y supongo que a mí me halagaba su devoción.... Le encantaba venir a mi casa, subir al coche de mi padre, tumbarse en mi cama... ¿duermes sola? me preguntaba... "pues claro tonta"... respondía yo, y ella se ponía colorada y callaba... nunca me di cuenta que con sus 5 hermanos en una casa de 50 m2, ella compartía no sólo habitación sino cama con su hermana más pequeña...

Un día al cumplir los 12, Nora se presentó en clase con un extraño pañuelo en la cabeza, y la mirada más triste que yo había visto nunca, humillada ante nuestras preguntas, se escondió todo el recreo en los servicios... yo la insistí mucho... "anda quítatelo, estás ridícula".... "no puedo, si me ve mi hermano me mata"... "pero qué dices si tu hermano está jugando al fútbol en la patio de los chicos".... "se lo chivará a mi padre"... y la dejé allí, mosqueada porque no quería hacerme caso y casi reprochándola hacerse "la interesante"...

Era junio, final de curso.. nos fuimos de vacaciones y en septiembre cada cual a su instituto, nos desperdigamos... en septiembre Nora no volvió a clase... (tenía que repetir curso)... pregunte por ella a mi padre (por si no lo sabéis era maestro en mi cole de primarias)... y me dijo que seguía en su país... ¿Qué país?... Argelia... pero si Nora es belga... No, Nora no es belga, es argelina y musulmana, su padre la dejó en el pueblo con su otra familia...
Me pareció una aberración, una ignominia, pero por lo visto nada se podía hacer por Nora...

Inmersa en mi nuevo mundo, con un instituto nuevo, compañeras nuevas, novietes potentes en potencia, nunca me olvidé de ella y del sentimiento de injusticia que sentí entonces...

Cuando con 17 años empecé a salir con Marco y vino el momento de presentarle a mis padres, encontré necesario decirles que Marco era ecuatoriano, mi madre saltó "¿es negro?"... No es de América del Sur.. "ah pensé que era de Africa Ecuatorial"... de inmediato entendí que lo dijo con cierto alivio... no me cuadró la actitud materna con la educación que ella misma me inculcó...

Mi abuela Gina, al conocer a este novio raro que se había echado su nieta más "original", me preguntó "¿no será judío verdad?"... Abuela qué dices... No sé hija con la nariz tan rara que tiene (Marco es tipo andino o sea de nariz que se dice chata)...
El propio hermano adoptivo de Marco, belga 100%, alto rubio y gilipollas, me preguntó con sorna "así que te gustan los morenitos bajitos"... y le contesté "sí mucho más que los larguiruchos blancuchos con cerebro de cretinos"...


Todo ello me hizo entender que lo que se predica de puertas para fuera no siempre se practica de puertas para dentro... y que en el fondo, muchos tienen un racismo latente que aflora en cuanto el extraño, lo extraño se cuela en su propia cocina...

Yo seguí con mi pareja interracial y nunca hice caso a ningún comentario, algunos bien intencionados tipo "uy quiero ver un hijo vuestro, seguro que será monísimo por eso de la mezcla de sangre", otros peor calibrados tipo "es que eres tan rara que es normal que Marco te guste" y unos totalmente de mal gusto tipo "qué haces tú con éste cuando te mira el más guapo del bar, ¿la tiene gorda?"...

Total que creo demostrado que yo de racista tengo poco, que me suele gustar todo lo nuevo, lo distinto...

Pero.... la semana pasada, me sorprendí a mi misma teniendo la siguiente conversación con Agustí, un compañero de trabajo catalán, enrollado, disseny como lo son los de Barna y totalmente acorde a mi forma de ser y mis pensamientos en su conjunto... estábamos en el coche cuando se me cruzó un temerario de esos que no saben que los intermitentes no son opcionales en la compra del coche... pegué un frenazo y solté:

- Joder a que va a ser un pony payo... (sí tal cual lo dije pero es que casi me la pego)

Agus me miró un poco alucinado y me di cuenta de lo mal que había quedado..quise justificarme...

- A ver Agus es que muchos no saben conducir, no es que no estén capacitados para ello, es sólo que de su pueblo a Madrid hay una gran diferencia a nivel tráfico y no conocen la ciudad, lo cual hace que resultan muy peligrosos porque dan giros incontrolados al ver que se han equivocados...

Agus se río...

- No si tienes razón... no te creas a veces con la moto también suelto cada improperio...

- Sip pero vamos que lo que he dicho está mal, hay cada mujeres (joder pensé al decirlo, ahora encima de racista va a pensar que soy machista, lo estoy arreglando)... bueno quiero decir que muchas se ve que están acojonadas y aquí o te arriesgas o no pasas, ¿me entiendes?... y claro los hombres en general sois muy agresivos al volante, es como si soltáis todas vuestras frustraciones en los coches ... (alá ahora encima de racista, machista caigo en estereotipos)... joder perdona, será que estoy cansada del roadshow...

- jajaajjaaj no te preocupes mujer, lo cierto es que a veces yo también creo que me estoy volviendo racista... al lado de mi casa hay un parque literalmente tomado por suramericanos, y lo peor es que no dejan entran a los niños del barrio que quieren jugar en las canchas... así no vale...

- uf aquí lo mismo... pero quizá será porque no tienen otro lugar donde ir... aún así es una pena que no se mezclen más... quizá la generación actual, vamos los que nacieron aquí y desde pequeños han estado con niños españoles no tendrán ese problema... vamos que nacieron directamente integrados...

- Seguro... pero tú que tienes una niña, te gustaría que se líe con uno de por allí....?¿

Admito que me hubiese gustado decir que sí sin tener que pensarlo... pero no fue así... lo pensé

- Verás supongo que sí siempre y cuando sea un buen chaval, esté bien educado, vaya al cole y eso, vamos lo mismo que para un español... también dependerá de cómo lo han educado...

- Claro claro..

Y en eso se quedó la cosa... pero desde entonces no dejo de preguntarme si una parte de mí no ha cruzada la delgada línea entre ser intolerante o no serlo.. y me acojona pensar que me estoy volviendo lo que reprochaba ser a los demás.

Por cierto mi hija adolescente total y totalmente adolescente ya tiene novio.... y se llama OMAR... pero es español de padre italiano... cuando me lo contó me alegré comprobar que lo primero que le pregunté no fue si era moro... la dije "ya sé a quien culpar por la factura vergonzosa de Vodafone que me has traído".

Supongo que a veces la vida diaria, el estrés y el cansancio hacen que se me olvide que todos somos iguales con nuestras diferencias y que lo único que vale tanto por parte nuestra como por parte de los demás es el respeto mutuo a nuestras creencias, hábitos y costumbre, mezclarnos, reír juntos...

Así que la semana que viene cruzaré fronteras y lo practicaré en Marruecos... me voy a Fés, para recobrar el sabor de las diferencias...

33 comentarios:

  1. ¡Muy bueno! Me ha encantado esa mirada hacia dentro que haces y que creo que deberíamos hacer todos. Yo achaco ciertas cosas al estrés, a la prisa y, sobre todo, a la falta de maldad. El racismo tampoco hay que cogerlo con pinzas, no hay que escandalizarse como buenos samaritanos a cualquier mínimo comentario que oigamos, sino predicar con el ejemplo y darlo, ¿no?
    Me he explicado como el agua, joder... XD
    ¡Pásalo genial en Fez!
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que el "racismo" (que en cierta medida todos tenemos) no es tanto el odiar a alguien de otra raza o religión como el miedo a las cosas negativas que esa razo o religion conllevan. Por ejemplo un moro pues tienes miedo a esa vena tan radical que tienen los musulmanes (no todos pero si muchos), o los negros, no es lo mismo que tu niña salga con un negro inmigrante, en paro, que se dedica al trapicheo de drogas, que con un negro que ha estudiado en una universidad buena y es neurocirugano, no es el color, es todo lo que le rodea. No se si me explico.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ay que cara de niña...jajajja, con su novio peinado a lo Thriller...
    Creo que los guetos no son buenos. Si los de un mismo pais solo se relacionan con sus compatriotas, el resto los miraremos como con temor, desconfianza y rechazo, pero es porque ellos nos miran igual a nosotros. Si la gente se moviese NORMAL, mezclandose NORMAL, sin juzgar lo que cada uno hace en su casa, pues no pasaría nada...
    Me explico mal, lo sé, pero tengo mucho vertigo hoy

    ResponderEliminar
  4. Quiet

    Tienes razón a veces falta mucho sentido del humor y saber tomar las cosas como son sin buscarles un trasfondo malvado...
    Más claro el agua cierto
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Betty

    100% de acuerdo con lo dicho, muchas veces es el miedo que nos impide querer conocer más a los demás...
    La Véro tuvo un novio negro pero era universitario y chico maravilloso, nunca le vimos por su color de piel sino por lo que era, un chico cojonudo
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ELy

    Sí qué pelo, es que eran los 80 ajajaj
    Te has explicado muy bien por muchas vueltas que da tu cabeza... los ghettos son lo peor per a veces salir de uno cuesta mucho y no porque no te aceptan fuera sino porque los de dentro no te dejan salir y eso es un problema... supongo que los hijos de inmigrantes nacidos aquí lo tendrán más fácil
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es complicado de narices no tener prejuicios y sobre todo ver el mal en el ojo ajeno y no la paja en el propio, decimos que "aquellos" son salvajes o maleducados o radicales religiosos...y si nos pusieramos un espejito madre mía que susto nos llevaríamos. Radicales religiosos? musulmanes hay, desde luego y católicos? no todos pero muchos sí que lo son, véase la propaganda antiaborto, manifestaciones porque en España se "acaba la democracia" y ésto lo predican los que ni votan dentro de su congregación y las mujeres no pintan más que un cero a la izquierda. ¿Eso es ayudar a la mujer-madre? En fin, que me voy del tema, es complicado de narices no tener prejuicios, una amiga mía vive como lo llamo yo "Territorio comanche" y es que creo que ella y otro más de 100 mil vecinos son españoles "autóctonos" los demás chinos, sudamericanos, marroquíes etc.. y el problema es que ves los típicos estereotipos día sí y día tambien, chinos trabajando 24 horas y "Sudacas" borrachos por las calles. A ver quién tienen narices a decirle a mi amiga que "no todos son así"...
    Pedazo comentario!! sorry!!

    ResponderEliminar
  8. Parece que hoy va de cruzar lineas que nunca habriamos pensado que cruzariamos y que no queremos cruzar! eso si! tu te explicas mejor!
    Lo primero y más importante: muy mona con 19!y el marquito no esta mal, se parece a un amigo mio...
    Lo segundo: Ser humano no es ser intolerante, y es humano tener cierto temor o aprensión a lo diferente! estoy contigo en que lo que mas te preocupe es que sea buen chaval, educado, atento con tu hija y que el color de la piel pase a segundo plano...
    pero es muy humano que llamandose Omar te hayas acordado de Nora y pienses que a lo mejor era el hermano que la vigilaba con el velo...y te asustara que pudiera aabar haciendo lo mismo con tu E.o vete tu a saber...
    Por la experiencia que tengo los matrimonios interraciales son muy muy complicados.
    besos

    ResponderEliminar
  9. no se te olvide comer esos caracoles que hacen en las calles de Fez!! bueno a mi no me gustan los caracoles pero a ÉL le encantan y siempre los recuerda!!!

    Es cierto que todos (al menos yo)los que nos hemos considerado tolerantes tenemos algún momento en el que dudamos de nuestra "tolerancia" pero yo llegué a la misma conclusión que tu, no es racismo es preocupación por los nuestros, da igual el color, es la educación lo que nos asusta, sus diferencias nos hacen pensar en lo que puede ser. Si es de nuestro color aunque no es 100% seguro al menos tendrá las mismas costumbres que nosotros. Eso también son prejuicios porque todos conocemos a aquel vecino que parece una cosa y es otra, asi que mejor nos guiamos por la persona que por el color!

    un beso, pandora.

    ResponderEliminar
  10. Creo que eres una persona con una buena educación, ideas claras y mente abierta, pero todos tenemos nuestras pequeñas fallas, es normal.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Desde niña me enseñaron a ponerme en el lugar del otro, eso me ha servido toda mi vida para entender, practicamente todo y yo no dejo de inculcarselo a mis hijos.

    Un besazo y pasatelo bien.

    ResponderEliminar
  12. Turuleta

    Sí pedazo de comentario y muy bien argumentado por cierto...
    Es lo que dicen todos lo peor son los ghettos que se forman, que sólo se junten entre ellos y no traspasemos la barrera de las diferencias.... y es cierto la iglesia católica no puede dar lecciones a nadie porque se está luciendo sobretodo últimamente con esos casos de pedofilia...
    También es cierto que los estereotipos se cumplen pero supongo y creo que con el tiempo sus hijos sabrán encontrar la forma de salir de su ambiente... seguro que sí
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Uma

    Lo de Omar y Nora no se me había ocurrido fíjate, pero es cierto que si el chaval fuese musulmán estaría más acojonado no por serlo pero por no saber cómo le han educado sus padres... porque es cierto que los matrimonios interraciales son difíciles de llevar aunque bueno de momento sólo tiene 14 y claro supongo que el novio le durará lo que la nieve en primavera...
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Pandora

    POs claro que me acordaré de vosotros, aunque a mi tampoco me gustan los caracoles ...
    Es cierto más que racismo es preocupación por el bienestar de los tuyos porque como bien dices es difícil a veces entenderse con el vecino así que con una persona con una cultura distinta más, pero creo firmemente que sí se puede sobrellevar las diferencias con respeto y buena voluntad... pero a veces nos cansa sólo intentarlo

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Marga

    Gracias por tu visita y tus palabras, me he pasado por tu blog y me ha encantado, qué bonito es... luego iré con más detenimiento

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Odry

    Claro es importante la empatía y siempre hay que ponerse en lugar de los demás, yo también se lo inculcó a mi hija y espero que los demás también lo harán

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Es inherente a la condición humana el temor a lo desconocido. Y, a veces, nos falta coraje para entender al diferente y aprender lo que ignoramos.
    Pero en el primer mundo lo que nos molesta, sobre todo, es la pobreza. De hecho, los jeques árabes que llenan Marbella de petrodólares son siempre bien recibidos. Y son igual de "moritos" que los de Lavapiés, a efectos raciales.
    En España siempre hemos alardeado de no ser racistas, frente a los anglosajones y su prevención a los negros, por ejemplo. Pero en cuanto preguntabas a un padre-madre si le importaría que su hija tuviera un novio gitano, ponían el grito en el cielo.
    La gente del Movimiento contra la Intolerancia -que combaten el racismo y la xenofobia - tienen un eslogan que dice: "Todos somos iguales, todos somos diferentes".
    Me parece que es una idea afortunada.
    Es verdad que tenemos que estar siempre vigilantes y autocríticos para no caer en la suspicacia hacia el otro y no olvidar que tan distinto es él de nosotros que nosotros de él.
    Y, sobre todo, no olvidar que vivir en un país desarrollado no es mérito que podamos colgarnos, nos nacieron aqui.
    Ni ser pobre es un delito, más quisieran ellos haber nacido en un país rico y democrático.

    ResponderEliminar
  18. Debo reconocer Cruela que yo también soy igual, pese a ser hija de chileno, nunca NUNCA tendría como pareja a uno, y no me haria ninguna gracia que mis hijos tuvieran una pareja sudamericana, es racismo, lo sé, pero he tratado con personas de diferentes nacionalidades sudamericanas y no he encontrado a ninguno con "buenas" intenciones, de todas formas seguiré buscando, a ver si tengo suerte :)

    besitos!!


    p.d.: anda que Marco no tiene cara de chilenito, no te lo podías haber cogido con otra nariz ni con otros pómulos no? jajaja

    ResponderEliminar
  19. Je je que pipiolicos... Yo, tengo que confesar que todavía no he tenido un pensamiento racista ni he dicho nada al respecto, al menos no soy consciente, me molesta igual la gente intransigente tanto si es de aquí como de allá y que me salgan con que eres racista me revienta... cuando yo tenía 19 años trabajé en una discoteca en la costa, el dueño puso un apartamento minusculo donde vivíamos los empleados de fuera, estaba petado, se le ocurrió la genial idea de contratar a un matón para la puerta y pretendía dormir en mi habitación del apartamento, en la cama de mi amiga que se había ido con el novio, le dije que ni de coña daba mucho miedo, me dijo que era racista porque él era marroqui y yo me indigné porque no lo soy, y además ni había pensado que era marroquí, solo veía a un delincuente peligroso... esa misma noche rompió una botella y se la clavó a un cliente en el estómago... con esto quiero decir, que no creo que haya que actuar de una manera diferente a la que lo harías porque te de miedo a que piensen que eres racista, pero esto ya lo has dicho tu, joder, me repito...
    Que bien escribes, jodía jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado tu entrada y tu foto con Marco ! que jovencitos !

    Por supuesto que todos somos iguales y lo que importa menos es el color de la piel, lo mas difícil es respetarnos por nuestras creencias y no tendría que ser así, por que será tan difícil ser tolerante ...

    Supongo igual que tu, que esta generación actual lo tendrán mas fácil.

    Ole por ti con la respuesta que le diste a tu E, es verdad que el nombre de Omar se asocia rápidamente a los países árabes.

    Pásalo genial en Fés ! y luego nos lo cuentas.

    Besos !

    ResponderEliminar
  21. ¡¡qué envidia nos das a Mario y a mí cuando cruzas el estrecho, rubia!!

    Estoy contigo en que es una lástima que los inmigrantes no se mezclen más con nosotros.
    Es normal que tengan sus ghettos y comunidades. Es normal que por ejemplo los suramericanos se pasen tol domingo en un solar con redes jugando al voley y asando carne.
    Pero no es normal que sólo interactúen en su tiempo de ocio con sus congéneres.

    En fin, que como dice Betty, no es el inmigrante en sí. Su color de piel o su acento o idioma.
    Es todo lo negativo que pueda rodearle y que se nos olvida, puede también rodear a cualquier español.

    Un besazo rubia!
    Elly

    ResponderEliminar
  22. La de la tiza

    Sí señora sabía que nadie lo explicaría mejor,con argumentos y toda sensatez
    Sé que soy una privilegiada y por ello mismo me da retortijones cuando creo que me pierdo en la intolerancia
    pero no soy así no, soy distinta y igual que todos, es verdad
    Beso

    ResponderEliminar
  23. Prosie

    jajaa viniendo de una chilena de raices es todo un ejrcicio de sinceridad... busca siempre se encuentra algo o alguien que merece la pena, sin duda

    Marco es ecuatoriano y típicamente de los andes, Diego era chileno y exactemente como tú dices, pómulos más marcadas pero una nariz más bonita, mucho más
    esos sí los labios carnales y sensuales ambos los tenían, ay de mí
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Ana V

    Joder vaya historia, y querer que compartas habitación con un matón de discoteca sea español o del pernambuco no es plan eso si que no...

    Son las personas que cuentan no su apariencia, eso es lo más veraz de todo
    Besos

    ResponderEliminar
  25. BET

    Jovencísimos y nos creíamos tan mayores ajajaj
    sí estoy segura que las generaciones nuevas lo tendrán más fácil para integrarse, de hecho delante de mi casa hay un instituto y ya se ve que en los grupos están todos juntos como cualquier pandilla más...
    pero tarda y a veces son los propios padres que no facilitan las cosas
    y eso es una pena
    Besos

    ResponderEliminar
  26. Ellyllon

    Pos sí reina cada vez que voy me lo dices, ahora lo tienes más complicado con la nena pero de aquí a unos 5 años podrás ir, mi E tenía 5 la primera vez y lo pasó genial, además los viajes les abren el espíritu y de eso se trata abrirse más a todo sin temor, tanto nosotros como los demás
    Besos

    ResponderEliminar
  27. Ay Cru, es complicado, mucho, es que somos todos tan diferentes... pero también los ingleses y franceses, mira a Ely, inglesa de pro, por ejemplo!!

    Yo siempre me he preguntado cómo sería un hijo de un negro con una china, nunca lo he visto...

    ResponderEliminar
  28. Mel

    jajajja y yo soy belga... y mira que no soy muy distinta a Ely ni a tí...
    los afroasiáticos son súpermonos... de hecho en Vietnam hay unos cuantos de cuando la guerra y los GI's del Bronx se dedicaron a intimar con las de por allí... pero por lo visto luego no fueron muy bien aceptados... ves en cualquier lugar hay rechazo a lo distinto
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Viva la igualdad y las diferencias, diferentes pero iguales ante todo, me he reido que falta me hacia leyendote, como siempre divina...un abarzo.

    ResponderEliminar
  30. Prometeo

    Que serais-je sans toi? decía el recién desaparecido Jean Ferrat
    ¿Qué sería de mi sin ti? y de este blog sin tus siempre encantadores comentarios?¿
    Gracias
    Besps

    ResponderEliminar
  31. ¡Te he visto! Con lo que te recuerdo que te has ido de vacas, y te has dejado la foto puesta.

    Justo como te imaginaba ¡torbellino!

    Por otra parte no soy racista, y como tú tolerante, pero tu post si que me ha hecho reflexionar sobre mi hija y sus futuros novios...no quiero para ella a nadie que no la respete, que la maltrate o que por definición la considere inferior a él. Me temo que en estas definiciones hay producto nacional también, así que, me quedo como tú, con la educación y no con el color y la nacionalidad.

    Aunque me pusiera los pelos de punta oir un "Omar" o "Mohamed" posible hermano de una Nora que no puede salir sin pañuelo cuando ya ha tenido la regla...

    Que mierda de vida tienen muchas mujeres. Me avergüenza quejarme a veces de lo que me quejo

    ResponderEliminar
  32. Bufff... la verdad es que queda muy bien decir que somos tolerantes con todas las personas, pero yo, y habla por mi...sé que tengo una doble vara de medir! Así es en mi caso!

    ResponderEliminar
  33. Acabo de descubrir tu blog y la verdad es que me has hecho pasar un buen rato!
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails