jueves, 14 de octubre de 2010

SOY UNA ABEJA MAYA

Cuando llegas a este mundo, lo cierto, es que a ti nadie te pidió tu consentimiento previo.
Nadie llamó a las puertas del útero materno para hacerte un sondeo, una encuesta, o intentar prepararte para lo que te viene encima, ningún guía uterino te proporciona los mapas de tu porvenir, no acude ningún psicólogo amniótico para orientarte acerca de cómo tendrás que actuar una vez hayas visto la luz cual minero chileno :).

Desde el momento en que un espermatozoide corredor de fondo consiguió traspasar la delgada línea que separa la concepción de la menstruación, estás genéticamente programado para transformarte en embrión, para que te salgan órganos vitales y a los 9 meses hecho todo un bebé llorón te empujan al exterior sin mayor contemplación.  Alá fuera y búscate la vida chaval que aquí el que no corre vuela, y nada más berrear por primera vez aunque no seas consciente de ello, ya formas parte de este mundo convulsionado que se llama humanidad.Y sí te tocará correr, así que mejor sepas dosificarte.

Si fueses Blancanieves o la Bella durmiente, tendrías hadas madrinas encargadas de dotarte de las armas necesarias para sobrevivir a todo ello, te concederían la belleza y un "vivieron felices para siempre" en caso de ser niña, un valor guerrero y un buen caballo, si hubieses salido príncipe azul, pero como no vivimos ningún cuento de hadas, y hasta las princesas de hoy en día son de pueblo y se parecen más bien a las hermanastras de Cenicientas que a ella misma, pues te tendrás que conformas con lo que te legó la genética parental, hacer un mix con lo aprendido sobre la marcha y buscarte la vida para salir adelante más o menos intacto.

Desde los albores de la humanidad, hemos sido programados para sobrevivir, sino no se explica que sigamos habitando este planeta,  ¿quién en su sano juicio hubiese luchando contra dinosaurios de 4 toneladas, cazado leones con tirachinas para alimentar a la tribú, aguantado el potro de tortura de la Inquisición, las trincheras de las primera guerra mundial, las masacres de la civil y un holocausto nuclear japonés? - por poner unos variados ejemplos - si no fuese porque por encima de todo, lo importante es que perdure la raza humana.
Pero aparte de ese puñetero afán por aguantar que tenemos los humanos, lo que también posibilitó que perdure nuestra raza es por la variedad de los seres que la forman.

Porque, vamos a ver, si todos hubiésemos sido dotados del gen de la conquista, nos hubiésemos masacrado en el primer siglo entre Napoleones y Cesares por lo contrario si hubiésemos nacido todos con el gen contemplativo seguiríamos preguntándonos cómo conseguir transportar leña sin acarrearla a hombro. Si todos fuésemos guapos, la hermosura no hubiese tenido importancia y ¿quién coño hubiese inventado la películas románticas y las canciones de amor?
Está claro, il faut de tout pour faire un monde dicen los gabachos, hace falta de todo para crear un mundo, así que cada uno tiene sus propias herramientas para poner su gotita de aceite y engrasar la máquina que hace que gire el planeta.

Como yo soy humana - sí a pesar de ser también virtual - he recibido al nacer mi cuota de herramientas para desempeñar el papel que tengo asignado en esta función. No fui llamada a ser recordada por nada explosivo, ningún invento saldrá de mis neuronas, vamos que si el mundo fuese una colmena, yo soy una abeja Maya... mi papel se limita a la procreación - misión cumplida - a trabajar - misión cumplida a medias visto las horas que paso haciendo como que trabajo - y quizá a la diversión del personal... total soy prescindible a nivel de enciclopedias. Supongo que me recordarán en mi familia, por lo menos mis nietos si es que lo tendré, algunos recordaréis mis paridas virtuales y poco más. No es algo que me perturba la verdad.

Lo que sí puedo afirmar es que cuando se repartieron las manualidades y la tareas del hogar yo me hice la sueca - que también está muy imprimido en mis rubios genes.
Si me concedieron dos manos, será para poder aporrear las teclas de mi ordenador, porque para el resto soy una negada. Ya de pequeña en clases de labores, mi inútiles intentos en hacer una bufanda recta de puntos daban pena y la profesora no tenía ni valor de castigarme por ello.

Una vez en el instituto me invitaron a irme con los chicos a trabajos manuales, bueno fue después de casi quemar el colegio en un experimento culinario - ¿a quién se le ocurre pedirme a mí encender un horno con algo dentro? es como dar gas a Hitler, un exterminio- pensaron que quizá, me encontraría más cómoda haciendo tareas más brutas. Craso error, cuando conseguí lijar mi propia mano, todo el cuerpo docente se puso de acuerdo y me aconsejaron aprovechar el tiempo en mirar por la ventana, y sobretodo en no tocar nada.

Cuando me independicé a los 18 años, estaba muy poco preparada para llevar un piso de 40 m2 aún sea compartido, recuerdo todavía mi espanto al comprobar que hay cosas que no se cuecen en el microondas y que no existen ningún duende que viene a limpiarte la casa de noche mientras duermes. ¿Cómo es que el jabón limpia tu piel pero mancha la bañera?... ¿quién en su sano juicio plancha los trapos de cocina, las bragas y los calcetines?..  nadie me había preparado para ello, ni mi madre que siempre pone como excusa que lo intentó pero desistió ante mi flagrante falta de interés - sospecho además que lo hizo adrede para que no sea como ella, una ama de casa y que estudiase mucho para que todo ello lo hagan los demás por mí aún sea pagando por ello - cuando conocí a mi C, tampoco se puede decir que el amor me transformó, se dio enseguida cuenta que si quería comida casera, mejor la del menú del mesón de abajo de casa.


Vamos que ni con la edad progresaba adecuadamente en la asignatura llevar "una casa como dios manda", ni me pasó éso que dicen experimentan todas las embarazadas al poco de dar a luz, ese afán por recoger y limpiarlo todo, yo, a la última semana antes del parto, seguía sin sentir esa llamada sagrada por crear un nido acogedor.
Después de una niña y 20 años de mujer de mi casa, sigo sin ser una ama de ella. Soy de las que meten la ropa en la lavadora para no tener que recogerla, de las que cierran las puertas para no ver lo mal que tengo las cosas por dentro, la que baja la persiana para olvidar que ya es hora de limpiar los cristales.
Cocino porque mi hija tiene que crecer, pero sé que siempre serán mis tortillas peor cuajadas que las de la madre de su amiga, me pongo de mal humor cuando saco el aspirador, no me siento realizada cuando lo tengo limpio sólo acierto a pensar "joder y pensar que dentro de dos horas estará otra vez todo manga por hombro".

Si fuese un robot, sería un cacharro inútil siempre desprogramado, que espera un reseteo para cumplir las tareas que se supone tiene que cumplir. Podría decir que me falta ese gen, pero sé que no es verdad... mi tarea en ese mundo tampoco es ser una buena ama de casa....

Sí alguien me hubiese pedido, cuando yo nadaba calentita en las entrañas de mi madre, qué es lo que quería conseguir, probablemente hubiese contestado; ser feliz... quizá es un pensamiento egoísta pero no lo creo, nací para ser feliz e intentar que la gente que me rodea lo sea un poco más, nací para amar, reír y hacer reír, nací para encontrarme con gente como Mel, nuestra comentarista más salada y viperina a quien conocí ese puente, y ser capaz de detectar que ella es de las mías...
No tengo grandes planes para ese mundo, no le seré muy útil tampoco, pero por lo menos estoy consiguiendo mi meta...  y no puedo dejar de pensar que gente como yo, como Mel, la abeja Maya, como vosotros que apreciáis mis escritos, no tendremos una página en la Wikipedia pero habremos contribuido en hacer ese mundo un poco más llevadero. ;)


Sí hay de todo en las viñas del señor, los que estudian el terreno, los que siembran, los que recolectan y también estamos los que sabemos saborear un buen vino.

25 comentarios:

  1. Tu post va directo a lo escencial, o al menos lo que así considero importante para mí también. Ya dejé hace tiempo la idea de "ama de casa" que cose,teje,limpia,etc...no pasaré a la historia por eso. El mejor aporte es como bien lo decís:hacer más llevadero este mundo y leerte cada vez contribuye y mucho a tomarme las cosas de otro modo.Un beso

    ResponderEliminar
  2. Tan guarra iba? oh, dios, esta es la impresión que causé en tí? Cru, por favor, dime que hay algo más!!! que las cañas y kalimotxos eran por algo!!

    Que noooo!!! bueno, que siiiii!! que a mí también me dio la impre de ser superparecidas, yo con más mechas, más tacón y menos años pero iguales a fin de cuentas... tanto se nota que me cuesta un horror pasar la aspiradora? creo que viajo tantísimo para no tener que pasarla...

    Me encantaste Cru y tu "niña" más, promete megamogo!!

    ResponderEliminar
  3. Las labores del hogar no le gusta a nadie! yo llevo un año en casa y no me identifico, me paso casi todo el tiempo en el estudio/despacho/cuarto de plancha (cosa que odio con todas mis fuerzas). Yo soy de las que no paran con sus manos, pero limpiar, eso es otro cantar. Y saborear un buen vino, como tú y Mel es lo mejor. Besos!!!

    ResponderEliminar
  4. Me apunto... Hace poco le pregunté a mi madre (la LOCA de la limpieza) si yo alguna vez conseguiría llegar a ser medianamente ordenada... me dijo que cuando tuviera hijos, y eso me dio esperanzas. Tú me las acabas de quitar, jajajajaja!! no hay remedio para mí, seguro, pero no me importa. Menos mal que en casa lo compenso con mi gusto por la cocina, que si no ya me habían puesto la maleta en la puerta...
    Beso!

    ResponderEliminar
  5. Me pasaron de clase de costura a manualidades y cuando llevaba el presupuesto del mes en sierras de hilo, me regalaron el aprobado con tal de que me quedara quieta y callada (eso último imposible total)
    Pero después la cosa mejoró, supongo que cuando he querido hacerlo por mi propio gusto (vale pago por que me hagan casi todo y mi santo cocina), y para dos tontadas que hago no me voy a quejar ¿no?
    Maya querida, ¿imaginas un mundo de solo disciplinadas obreras? Que horror.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Ole!!
    Pues si, va a ser que somos todas por aqui de las tuyas...jajaja limpiar limpio, planchar plancho..y cocinar cocino.pero joder que agusto se está cuando otros lo hacen por tí!!
    Estamos hechas para hablar...y en su defecto para escribir todos nuestros pensamientos jejeje hablar por hablar!!

    Dios que gusto!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo intento mantener orden...limpiar es otra historia. Soy incapaz de levantarme 2 horas antes para dejar la casa impoluta como sé que hace alguna, y prefiero salir de paseo que planchar.

    Eso sí, cocinar....¡de mil amores!!

    ¿ves? Cada uno para una cosa

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja, no me cansaré de repetírtelo: me encanta cómo nos conduces hasta donde te da la gana... Y sí, estoy de acuerdo contigo, aunque a mí ordenar y limpiar causa un buen efecto en mi mente: la ordena y la limpia. La vida hay que vivirla para sí mismo y para los demás (los que te importan y/o rodean) y el objetivo de la misma es eso, vivir, sonreír, afrontar, dudar... Qué más da todo lo que no nos importa...
    Además, la Wikipedia la escribe cualquiera =D
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Fiorella

    Muchas gracias si es cierto que consigo que te tomes las cosas de otro modo, es una razón más para seguir siendo una abeja Maya
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Mel

    Ibas monísima, lo decía más bien por el vino... aún sea en forma de kalimotxo allívalaostia

    Lo de viajar para no estar en casa y manchar lo inventé yo, pero luego tuve una hija y se me acabó el chollo... puto colegio que no deja irte así por las buenas.
    Mi niña promete pues no creo que despunte tampoco mucho en las tareas del hogar, vista cómo tiene su habitación jajajja y por el ejemplo que la doy tampoco
    me encantaste tú y tu maridín que lo sepas
    Besos

    ResponderEliminar
  11. ANA V

    Si creo que la evolución hizo que se perdió el gen Mr Proper en las mujeres de hoy en día..
    Tu por lo menos sabes dibujar, yo ni éso...
    y un buen vino en buena compañía es lo más
    besos

    ResponderEliminar
  12. VIR

    a mi madre la llamó tornado blanco y lo peor a mi padre Don Limpio... ni por esas
    Pues lo siento cuando te haces madre lo único que pasa es que te sientes más obligada pero nada más...
    Cocinar es lo más llevadero para mí pero luego hay que recoger y éso me frena el entusiasmo
    ay dios
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Turuleta

    Hablar y reírse sí algunos nos dirán que vivimos en un páis multicolor pero qué quieres somos abejas mayas y siempre preferimos ir de flor en flor
    besos

    ResponderEliminar
  14. Pilar

    Yo conseguí romper tres máquinas de coser en menos de una hora... se me embalaba
    seguro que no nos han separado al nacer?¿
    Yo aunque sean dos cosas tonta me quejo... es que no puedo con éso de verdad me supera
    La vida sin MAYAS?¿ muy triste sí señor
    Besos

    ResponderEliminar
  15. TITA
    lo de cocinar eso lo sabíamos, y es lo que más me gustaría saber hacer...
    por lo menos lo intento
    ¿levantarse dos horas antes?
    Y UNA MIERDA
    vamos un poco de seriedad
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Quiet B

    ¿acaso me llamas líder? jajajajajja
    bueno lo cierto es que empiezo y luego sobre la marcha voy dando tumbos y así acabo escribiendo con vericuetos ajajjaja
    Ya sé lo de la wiki, pero ni por esas me montaría una total está aquí todo escrito
    Besos

    ResponderEliminar
  17. yo es que creo que las nuevas generaciones vamos mejorando en ese sentido. Según ha ido disminuyendo la especie "ama de casa" para ser sustituida progresivamente por las actuales "mujeres, madres, esposas, trabajadoras y lo que haga falta" la concepción de lo que es una casa limpia ha ido variando. Donde antes el mínimo admisible pasaba por limpiar varias veces al día y tener hasta el más escondido rincón impoluto, ahora nos conformamos con que esté más o menos apañada... todavía las hijas de alguna perfecta ama de casa tienen algún problema con ello pero las que ya descendemos de mamis trabajadoras lo llevamos mucho mejor.

    Hala, toma teoría... dicho esto... odio las labores de la casa en general (exceptuando cocinar), mi tolerancia al desorden es bastante alta y hago mío eso de "mi casa es un lugar donde se vive, no de catálogo" De todas formas, vivía mucho mejor cuando tenía una señora de la limpieza pero hay que adaptarse a las circunstancias...

    ResponderEliminar
  18. Hacen falta de todo en el ciclo de la vida o sociedad; incluso esas Marujas y Manolos son necesarios...yo, por desgracia, tuve que llevar la casa (madre enferma, padre trabajando, 3 hermanas intiles y un hermano mas inutil todavia por la edad) durante mas de seis meses y aprendi lo mio: cocinar, lavar, regatear con las pescantinas, etc...eso si las pantagruelicas cenas a base de patatas fritas con solis o los huevo fritos tambien fueron epicos...un abarzo.

    ResponderEliminar
  19. Yo aprendí en el colegio de monjas la importancia del orden, aquello de un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio, y me siento incómoda en el desorden. Soy ordenada por imposición metafísica. Pero limpiar el polvo me da alergia, alergia de verdad, de la que se me agrietan las manos. El resto de las cosas de casa no las hago, directamente porque no me gustan. Es el dinero que pago con más agrado, el que cobra mi Maripuri, que me deja la casa como los chorros del oro.
    Ahora, la cocina no sólo me gusta sino que me relaja. Cuando estoy muy, muy cansada, me meto un rato a guisar y como nueva. La sección de recogida de cacharros le corresponde a mi chico. Una no puede - ni debe - hacer todo.

    ResponderEliminar
  20. Hay mi niña, mi madre siempre a dicho que yo iba para princesita, pero no ha habído Príncipes para todas.
    ¡Cachis!

    UN besazo

    ResponderEliminar
  21. ¡Escandalizado que me tenéis!.
    Y en el fondo me alegro. Las mujeres de mi generación fueron educadas para ser perfectas amas de casa. Hay documentos escalofriantes al respecto.
    Sé que exageráis; pero me alegra ver que os habéis liberado de ello.
    Por cierto, si necesitáis clases particulares.....
    Un besino.

    ResponderEliminar
  22. Entonces yo seré willy... o cualquier otra cosa que usted sueñe. El disfraz lo pagamos a medias.
    Siempre suyo
    Un completo gilipollas

    ResponderEliminar
  23. Cruela dixit!!!
    Uma rubrica!
    creo que por aqui venimos unas cuantas abejas mayas sin gen del nido!!!
    ¿pero que hay mejor que disfrutar de la vida? mejor que ser feliz o intentarlo??
    besos

    ResponderEliminar
  24. Ya sabes que aunque no me prodigo mucho me encantan tus post, pero con este me has llegado al alma. Me he sentido tan identificada. Parece que me halls descrito. Es un consuelo ver que no soy la única ¡aunque lo parezco!

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails