lunes, 14 de noviembre de 2011

LO QUE EL "LO" ESCONDE

La palabra LO puede encubrir un montón de palabras, es una forma corta de decir mucho... normalmente implica que tus interlocutores sepan bastante de tí para que puedan decifrar lo que va detrás de un LO... no obstante decir LO HE HECHO es una frase hecha que en cuanto alcanzas la pubertad no necesita más explicaciones...


A lo 12 años dije por primera vez LO HE HECHO.... era el mes de julio y mi prima había soltado la dichosa frase un par de días antes... Ella lo había hecho con Alain, su noviete oficial de verano, después de dos años de tonteo tonto por fin se habían decidido... y claro según la ley de las primas solidarias yo no podía ser menos... mi problema es que yo no tenía noviete, ni nadie que se le parezca, tampoco tenía pecho como reclamo, vamos que lo tenía chungo... pero ella, haciendo caso omiso de que me llevaba dos años y que a lo mejor yo no estaba preparada, se encargó de todo, rebuscó entre los hermanos pequeños y demás conocidos en edad de merecer hasta encontrar el candidato ideal... según su criterio porque yo no tenía derecho a opinar por lo visto aunque lo cierto es que como no lo tenía nada claro casi que me daba igual... Lolo (nunca supe su nombre de verdad pero creo que no era Manolo) fue el elegido... bajito y rubio tipo vickingo, son las únicas señas que os puedo decir de él, porque del resto ni me acuerdo... todo siguió el guión establecido por mi prima, Lolo y yo no tuvimos apenas tiempo de saludarnos... recuerdo que los demás de la panda se quedaron a una distancia prudente pero que no nos quitaban ojo... Lolo y yo no sabíamos ni que decirnos, no éramos unos extraños, del todo, porque solíamos coincidir en la misma plazoleta, pero nunca habíamos hablado más allá del hola de rigor.. Todavía no sé cómo no nos rebelamos, íbamos ambos como dos corderitos, los dos presionados por los mayores que habían juzgado que nos tocaba... así que nos cogimos de la mano y nos dirigimos hacia las dunas que era el escenario oficial y obligatorio del primer morreo... Todo pasó de prisa, tan de prisa que no sería capaz de daros detalle... sólo recuerdo que después salimos ambos por separados, sin más complicidad que al entrar, y que los mayores nos esperaban riéndose al ver nuestra cara compungida y que mi prima salió de la nada y me gritó "LO HAS HECHO"... sí lo había hecho y no me había gustado ni mucho ni poco... nada para el recuerdo me quedaba, mi primer beso con lengua fue un vacío tremendo... Nunca más volví a saludar a Lolo y él parecía complacido con mi postura porque no hizo ningún esfuerzo para mantener el contacto. Se acabó el verano y sólo me quedaba poder fardar cuando volví al cole... LO HE HECHO dije a Vero y ella supo enseguida qué significaba el LO...

Esa experiencia me dejó varias cosas claras, 1 nunca más iba a hacer algo presionada por alguien, 2 dejé de soñar con rubios nórdicos y empezaron a gustarme los morenos, 3 seguro que si el chico me hubiese gustado un poco más la experiencia hubiese sido más enriquecedora...

Así que me prometí no repetir hasta encontrar el chico ideal, o por lo menos uno que me atraía mínimamente y con quien había cruzado más de dos palabras... y cumplí porque si bien fui precoz en mi primer beso, no repetí hasta varias años después... eso sí cuando alcancé los diecisiete lo había hecho tantas veces que ya me parecía a un restaurante chino de tantos rollos de primavera, invierno, verano y otoño que acumulaba... y fue cuando la palabra LO volvió a tomar otro significado uno mucho más grande, más aterrador, abrumador, perturbador... porque hablando en plata una cosa era abrirse de boca y otra bien distinta abrirse de piernas... como había aprendido bien la lección del primer beso, seguí fiel a mi filosofía, nadie me iba a presionar...


pero al llegar a los 17 como que mantenerme firme en mis principios me costaba cada vez más, porque lo chicos tenían unas ganas de decir LO HE HECHO que les hacían perder el sentido y también las formas... De tanto quitarme moscones, de tanto cortar ímpetu, de tanta largarme justo antes de, me gané el dulce apodo de Calíentapollas, y añado que a mucha honra, siempre he preferido dar envidia que pena y como dice Mecano, lo que piensan los demás está de más. Mientras algunas amigas mías ya LO habían hecho presionadas por un "si no lo hacemos, te dejo" y ninguna parecía estar con ganas de repetir, lo cual me reconfortaba en mi idea de que mejor esperar a alguien que valga la pena...

Y llegó inesperadamente, cuando yo ya desesperaba, harta de sacarme baba de sapos de encima, nunca me había fijado en él aunque llevaba mucho tiempo cerca de mí, esperando pacientemente a que me quitase el disfraz de devorahombres y abandonase el juego de dejarme querer para dejar que sólo él me quiera... se lo puse difícil, le hice esperar (unos seis meses después de nuestro primer beso), esta vez quería poder decir LO HE HECHO y QUIERO VOLVER A HACERLO.
Y así fue, recuerdo mi primera vez con Marco como un momento dulce, tierno y lleno de todo el amor que éramos capaces de dar...

Llamadme romántica, cursi o ñoña si queréis pero el caso es que el fracaso de mi primer beso tuvo la ventaja de hacerme entender pronto que el sexo no es sólo una cuestión física sino que también interviene la reacción química de los sentimientos... Creo que la primera vez debe de ser una combinación perfecta de ambas cosas, la posibilidad de gozar del sexo puramente físico sin más contemplaciones te lo otorga la madurez (no en el sentido de ser mayor se entiende) y la seguridad en uno mismo. Cosas que están totalmente reñidas con la revolución hormonal de la adolescencia. Evidentemente disfruté del sexo porque sí y estoy realmente segura de que lo conseguí porque mi primera vez fue tal y como la describí...
¿Cómo vas a sacar placer de una cosa que a priori no te gustó?

Mi E tiene 15 y medio y se ha hecho un noviete. Cuando la pregunté que si le gustaba mucho o poco, me contestó "digamos que es más que un rollo", y cuando le pregunté qué diferencia hay me dijo "un rollo es que te morreas y hasta luego Lucas (veo que nada cambió desde mis 15 y medio), ser novio es que vamos en serio"...

Lo de "En serio" me provocó unos calambrazos en la espina dorsal, tenía ganas de decirla "qué es en serio, qué pensáis hacer aparte de dar os besos con lengua, ¿te ha metido mano?, ¿guarda este chaval condones en el monedero? no estaréis pensando en HACERLO?"


pero me mordí la lengua... siempre la dije que sólo haga lo que ella quiere cuando ella quiere y que ningún chico la presione, espero que lo recordará y se lo pensará mucho antes de pensar en HACERLO...


Mientras sé que cada más, se acerca el momento en el cual ella, sólo ella, tomará sus propias decisiones, es ley de vida, no me puedo meter en su vida íntima pero joder

¡qué ganas que tengo de HACERLO!
gracias a Day ana por ser la seguidora 210

7 comentarios:

  1. Jajaja, cómo no, me encanta HACERLO, para qué negarlo, es superior a mí.
    Tu relato me ha recordado a mi primera vez, y claro, estando este fin de semana tan próximo, estoy loco por repetir...
    http://superehore.blogspot.com/2011/05/mi-primera-vez.html
    ;)

    ResponderEliminar
  2. Ay, Cruela, que recuerdos! Mi LO fue genial (que no lea esto JC, porque no fue con él ;), con un chico supersexy (o eso me parecía a mí por aquellos entonces) y en el que no habia pensado hacía muuuucho tiempo.
    Imagino quien es E y lo que te tienes que morder la lengua para no decirle todo lo que quisieras, pero hay cosas que una tiene que descubrir por si sola. Y si se parece a ti, no te preocupes, que le irá bien:)Por cierto, me encanta el nuevo look de tu blog (igual te lo he dicho ya, pero es que me gusta mucho!!!)
    Mil besos, guapa!

    ResponderEliminar
  3. el "lo" de una madre es no quebrar tus propios principios para protegerles de sí mismos...te entiendo, ojalá haya calado la idea, cuando tú quieras, cuando estés segura de tí.

    Suerte ;)

    (bonito cambio de look)

    ResponderEliminar
  4. todos tenemos que cometer nuestros propios errores y aciertos pero la has educado muy bien. Estáte tranquila, no cometerá errores demasiado gordos. Por lo demás, también ella tiene derecho a equivocarse.

    ResponderEliminar
  5. Hay tesoro, yo me vacune de espanto hace un par de años, cuando mi hijo me pidió una caja de perservativos, pero se los compré sin decir nada, bueno sí, le dije si necesitas más dímelo, pero por dios ponte protección siempre, la otra todavía es algo pequeña, pero me queda un tris.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Al menos eres una madre realista que sabe que su hija con esa edad no tardará en hacerlo. Hay padres que creen que sus hijas/os son vírgenes...con 20 años y no ven ni hablan un tema tan delicado con ellos. Aunque sea embarazoso, creo que deberías de hacerlo...háblalo con ella, me parece que lo que le inculcas de cuando TU quieras y con quien Tu quieras es lo mejor.
    Tu sigue cambiando así de look, que al final ni te reconozco, jejejeje. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Creo que es algo que pertenece a la mas estricta intimidad de las personas y que solo les atanne a los interesados.
    Mejor no inmicuirse, no preguntar, no indagar. A no ser que pregunten y, cuando se hable hacerlo en terminos generales y no particulares.
    Un besino.

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails