miércoles, 25 de julio de 2012

LAS AVENTURAS DE UNA MOSQUITA MUERTA IV - MADRID; ESA JUNGLA DE ASFALTO

Pensé que salir a las calles de Madrid en esa mañana calurosa sería la experiencia más traumática de mi vida de mosquita muerta y no fue por el calor, que pa eso viví yo gran parte de mis vidas anteriores en Africa como bien sabéis, sino por el ruido ensordecedor de la ciudad... nadie me había preparado para ese tumulto que ni podría alcanzar una estampida de elefantes en celo... sí Madrid era una jungla de asfalto; una vez más contemplé seriamente la posibilidad de tirarme por las escaleras a ver si me reencarnaba en algo mejor, porque peor era imposible. Me quedé literalmente paralizada, mirando el tráfico y a la marabunta de humanos-hormigas que parecía no tenía otra cosa que hacer que correr, ¿detrás de qué? es lo que me preguntaba yo... Pero como ya dije, se ve que los sabios habían adivinado mis peores intenciones y ya no confiaban en mí, así que como siempre mi ángel de la guardia me rescató de mi misma...

- Vaneeeeee qué coño haces?¿, estás en babia hija mía... ¿acaso no está cansada? ala corre que yo me muero por tumbarme un rato...
Intenté escapar de ella, me quería morir y de repente me acordé de la avispa esa que me mencionó JuanaPatri....
- Es que no puedo ir contigo, tengo la avispa... - ni falta hace contaros que no tenía idea de donde...
- ¿la Avispa? jajajajja así llamas a tu Vespa... me extraña que sepas que así se dice en italiano... pero hija que yo no me monto contigo ni muerta, eres un peligro al volante y mis posaderas no caben en el asiento... dónde la tienes aparcada¿?
JA QUE COÑO SÉ YO, TÍA PESADA.... pensé gritarla. Pero algo me decía que era mejor llevarme bien con Maruja, así que opté por el silencio que por lo visto era una cosa habitual en mi nuevo yo y nadie se extrañaba....
- Vaneeee, no puede ser, cómo vas así por la vida, de verdad que yo te aprecio pero tienes cerebro de mosquito hija, la habrás dejado en el parking de empleados como siempre....
- Sí sí claro - me apresuré a contestarla
- Pues entonces no pasa nada, ahora pasamos delante de la garita y avisamos al vigilante. Mañana cuando te encuentras mejor, la recoges, alá problema resuelto... ahora en marcha !!!!

Subimos la cuesta hacia el llamado Metro... los olores que salían de los coches me marearon y el tufillo de sudor humano que podía percibir gracias a mi recuerdos de mosquito -joder qué reencarnación más mal lograda me han hecho - me provocó unas ganas de morder que intuía me tenía que contener... Como pasó en los pasillos del congreso, mi persona no pasó desapercibida, así que en el camino me pitaron y me dijeron de todo, mayormente cosas absurdas... "Maciza estás de pan y moja", "con tu cuerpo me hago un ataúd para tumbarme dentro de tí toda la eternidad" , un coche llamado taxi casi se empotró en esa cosa que cambia de color llamada semáforo - me encantan me quedé hipnotizada ante esa maravilla humana - y a la altura del metro, un señor se me acercó y me pidió "cuánto".... fue cuando Maruja explotó
-  Sin vergüenzas, viejo choco de mierda, deja de incordiar a la niña quieres?¿
- Qué niña ni que leches, está pidiendo guerra y yo soy un buen soldado...
- Podría ser su hija....
- Pues quizás porque suya no puede ser, fea más que fea...
- ¿Qué ha dicho hijo de puta, mal parido?.... Maruja le arreó el bolso y empezó a pegarle... el hombre acabó huyendo ante la mirada de todos... y como siempre me hice lo que mejor sabe hacer mi nuevo yo... la mosquita muerta.... Maruja estaba furiosa.... con mirada desafiante soltó "y vosotros qué estáis mirando" y todos volvieron a sus quehaceres sin decir ni mu entonces me miró a mí "y tú ya te vale a ver si aprendes a vestirte nena".... miré el suelo compungida y otra vez me entró la tentación de tirarme debajo de un coche llamado taxi... a ver qué pasaba. Pero como si adivinase mis pensamientos, Maruja me cogió de la mano y me arrastró hacia el metro, más calmada, me dijo muy bajito  "perdóname nena, tú no tienes la culpa"....

Y nos metimos en el metro... si, empecé diciendo que pensaba que salir a las calles de Madrid iba a ser la experiencia más traumática de mi vida es porque no lo fue, lo que sí me resultó pavoroso fue meterme en el metro.... jamás había sentido tanto agobio en mi vida, fue peor que cuando siendo mona me encerraron en la jaula de zoo de Bostón - sí sé que lo repito mucho pero es que es algo horrible de verdad, ninguna reencarnación posterior consiguió borrarme este recuerdo - donde por lo menos me podía mover. En el metro de Madrid no cabe un alfiler... y el olor ay dios qué olor... una mezcla de putrefacción y olor a alcantarilla que ni unas heces de ñu. Casi me desmayé. Debía de tener tan mala cara que hasta Maruja la bestia se asustó... Empujando a la gente con los codos, consiguió hacernos un sitio medio aplastadas contra el cristal pero con espacio suficiente para respirar. De paso aprovechó para dar codazos a cualquiera que me miraba a los pechos, sea mujer o hombre... poco a poco el vagón se estaba quedando vacío y nos pudimos sentar... la falda cinturón me subió tanto que el chico de delante se quedó como en transe, así que Maruja me puso su bolso encima de las rodillas, una voz anunció la próxima parada "próxima estación Puente de Vallecas"...
- Aquí me bajaba antes.... qué pena me gustaba tanto este barrio....
- y dónde vamos a ahora.... por qué ya no vives allí
- Derrumbaron mi casa...
- ah fue un tornado, dije muy convencida porque esas cosas pasaban en mi vida anterior
- jajajaaja sí el huracán Esperanza
- en qué año fue?¿ pregunté muy animada por tener por una vez un tema de conversación que yo dominaba
- pues hace cosas de 8 años empezó todo al final lo consiguió hace 4...
- Un huracán de 4 años?¿ fue devastador....
- Sí no dejo de dar guerra hasta que consiguió echarnos... yo no quería salir de mi casa, resistí hasta el final pero fue inútil... ya ves a los pequeño siempre nos aplastan
La entendí perfectamente, a fin de cuentas fui insecto....
- Qué valiente que eres.... y ahora donde vamos entonces?¿
- En las Suertes... allí nos han realojado, en una mierda piso y encima tenemos que dar las gracias...
Yo intuía pero no entendía su desazón, qué suerte que les den otra choza si la suya se derrumbó, en Africa esas cosas no pasaban... pero opté por callarme..
ya no volvimos a hablar en lo que quedó de trayecto, ambas sumidas en nuestra propia desgracia.

Por fin llegamos a Las Suertes... al salir del metro mi alegría duró poco, sólo pensé qué nombre más poco apropiado han puesto a este paraje, ese lugar me daba mal fario... me recordó a la sabana africana pero sin su belleza, todo pelado, sin sombra, ni un miserable árbol... todo hormigón... Maruja se ve que compartía mi opinión... "ya ves en mi casita del puente de Vallecas tenía un patio chiquitín con flores"...

Entramos en uno de esos bloques sin color, meterme en un ascensor fue otra experiencia desagradable pero creo que tenía mi cupo de sustos lleno, así que aguanté la respiración y no me quejé. Nada más franquear la puerta de entrada del piso, un perro negro soltó encima de Maruja y la lamió con fuerzas... "AY Lenin déjame y portate bien que tenemos visita"... le dijo con cariño....
El perro se paró, vino hacia mí, me olisequeó un rato y empezó a mover el rabo con frenesí, yo me sentí por primera vez como en casa.
- Anda parece que le gustas, es extraño, Lenin no es muy confiado... ¡eso dice mucho de tí!
- A mí también me gusta.....

y me senté en el suelo para juguetear con él.... de repente me entró un sueño placentero, el perro se tumbó como si le entendiese y me durmí con la cabeza posada en su suave panza de pelo negro.

CONTINUARÁ


13 comentarios:

  1. Me encanta que se lleve bien con Lenin.. un nombre muy apropiado para un barrio proletario ejejej.
    A ver si ya cambia de vestuario porque la pobre va de ataque en ataque lascivo! jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther
      Es que los humanos somos animales y se nos olvida...
      Sí creo que la voy a vestir un poco más ;)
      Besos

      Eliminar
  2. Me ha encantado, como siempre, y cómo siempre deseando saber más. Es muy tierno que se quieran los dos animalicos. Biquiños!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí los has dicho tú
      Vane es realmente un animalico... y resulta tierna... tonta pero tierna ;)
      Besos

      Eliminar
  3. Las aventuras de la gran urbe no tienen parangón ¿para qué ir al campo a sufrir con moscas e insectos? ¿para qué la playa con lo a gusto que se puede sudar en el metro?.

    Cualquier día venden viajes a la ciudad pero con "atracciones" selectivas.

    Welcome to the jungle!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. MI ciudad natal es tan fea tan fea que le han montado un safari mira esto http://www.charleroiadventure.com/
      O sea que no andas desencaminado..
      Besos

      Eliminar
  4. Cruela, ponle algo de ropa a la pobre que no te llega para el siguiente capítulo :P
    La experiencia en el metro es tan real que me ha llegado el tufillo a sudor, argh!!!
    Quiero más! Un montón de besos, preciosa :-))))))))))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí tienes razón

      La próxima parte la mandaré de compras...
      Un abrazo para tí
      Guapa

      Eliminar
  5. Ni siendo mosca, mejora el metro eh?

    besitos

    ResponderEliminar
  6. Cada vez se pone mejor,estas publicando una novela estupenda que nos tiene en ascuas a todos.
    Y como dice Lili se siente hasta el tufo del metro.
    Un abrazo Cruela y gracias por esta delicia.

    ResponderEliminar
  7. Nena que te has metido con mi barrio, ja ja ja

    Que los árboles están, pero sin hojas, por falta de presupuesto, ja ja ja

    Sigue, sigue que ya puedo comentar, asi que levantate de la siesta.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Te has dado cuenta de que todo el mundo viste a la mosquita??Que pudorosos somos. Niña, me tienes enganchá, que estos días te pude leer y no comentar y me estaba dando coraje, yo que soy tu más fan :)

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails