martes, 29 de enero de 2013

CENA GALLEGA Y BRINDIS POR UN AMOR IMPOSIBLE

Para los que no saben porqué mi amigo gay me presenta a su madre como posible futura esposa, ruego pinchen aquí y se enteren de lo sucedido anteriormente y de lo que provocó esa embarazosa situacion
Mirad que yo me hice la loca, la sueca de raíces más oxigenadas y en plan cobarde sólo le mandé a Juan un mensaje de esos de cadena para felicitarle la Navidad. Procuraba a toda costa evitar la cena con su madre, que vale sí, me había parecido casi una idea estupenda y una fuente de risas aseguradas porque en el momento que me lo propuso Juan llevaba yo como 10 cañas encima.... De repente tuve que pensar que lo que íbamos a hacer estaba mal, engañar a una pobre anciana cuyo único deseo era ver a su hijo feliz en matriminio. Y paso por encima del hecho de que también engañaba a mi C, porque como el pobrecito no estaba ni al corriente que yo, la supuesta mujer de su vida, planeaba casarme con un gay, opté por la formula "ojos que no ven, corazón que no siente" y taché "engañar a mi hombre" en mi lista de razones para sentirme culpable.

Pobre anciana,  y encima en Navidad, época de rendición, de remisión y de resolución, ¿acaso se puede ser más ruin? Me auto convencí que nada iba a pasar, hasta aseguraba a mi E que seguro que Juan también lo estaba pensando y como buen hijo gay de su madre que es, fijo que él tambien consideraba que era inútil esta cena. Pero también sé que los gays son de tendencias obstinadas y de que consiguen lo que quieren, más que nada porque como suelen ser egocéntricos y exentos de cargas familiares en forma de hijos adolescentes cateadores de mates, tienen mucho tiempo para dedicarse en cómo mejor su vida (sin contemplar mucho la de los demás). Así que el 26 por la mañana, la llamada de Juan me pilló todavía haciendo digestión de las cenas del 24 y del 25 (sí este año tuvimos doble ración).
- Bella mujer de mis sueños más heterosexuales, ¿lista para engatusar a mi madre?
- Buenoooo.... no sé yo, me encuentro como ligeramente mareada, a lo mejor me ha pegado E su catarro, quizás sería conveniente aplazar la cena, no querría contagiar a tu madre, a su edad, son delicados ya sabes...
El tono agudo de Juan me hizo comprender que era inútil
- No no no , ni hablar, mi madre es como un roble, aguantó inviernos en los montes galaicos, eso curte e inmuniza a partes iguales, jamás la escuché estornudar... por eso no te preocupes, ponte mona como tu sabes y se puntual... te recojo a las 19h. 
- Pero Juan ¿en serio tú crees que es buena idea?... mi buen karma está ya bastante mermado, engañar a una anciana podría ser fatal para mis reencarnaciones, no quiero ser una babosa peluda en mi próxima vida...
- Qué va, a ella la vas a ser feliz, te convertirás en una preciosa mariposa ya verás....
- jo ni hablar, esas viven dos días, me pido ser labrador en una casa sin niños....
- también podrás... ya verás que mi madre es un cielo....
- No me digas esas cosas que directamente me voy a casa.
- Why?¿
Abro el inciso -Lo de "mi madre es un cielo" es una frase que me pone sobre aviso, sobretodo saliendo de la boca de su hijo... Juan es el tercer hombre quien me lo soltó y viendo las dos anteriores experiencias - mi suegra y Gisela, la madre de Dante - tenía mis dudas porque ambas tienen de cielo lo que yo de nadadora olímpica (por poner un ejemplo) y se encargaron de hacer saltar por los aires todo lo que yo pensaba saber sobre madres españolas; en mi imaginario ellas eran unas mujeres de carnes y gestos generosos, morenas, tan anchas como largas, de pechos opulentos, que visten de negro y te atiborran a comidas tan suculentas como caloríficas. Tanto mi suegra como Gisela, me demostraron lo que cualquiera sabe hoy en día; la buena alimentación franquista, un servicio doméstico atento así como los avances en cosmética capilar y cuentas en las mejores tiendas cargadas en la cuenta paterna hicieron milagros y formaron a unas mujeres tan inútiles en las tareas del hogar como rubias, delgadas, estilosas y de pechos tan erguidos como orgullosos. Inciso cerrado.

Total que yo no me fiaba de nada por mucho de que Juan me aseguraba de que su madre era la persona más sencilla y cariñosa del mundo... Juan me animaba como podía "se tu misma, eres genial y ella te va a querer enseguida, no te cortes con nada que es muy abierta de mente, lo único que no hables de accidentes y tal que ya sabes lo de mi hermano (se mató en coche). Cómo si hablar de accidentes era un tema convivial pensé, tan gilipollas no soy y sí muy abierta de mente pero tienes que hacerme pasar como la mujer de tu vida ante ella porque no quiere aceptar que eres homosexual.... en fin así llegamos a casa... mi primera impresión al entrar en la casa de Pepa que es como se llama, es que había entrado en una caseta de feria... el comedor estaba recargado de horteradas de esas que te regalan como premio en un stand de tiro... vasijas chinas, bolas con una torre eiffel y nieve que se cae al agitarla, abanicos de todo tipo, un Naranjito, un muñeco del Curro de la Expo 92, una barbie sevillana y sobretodo un montón de platos recuerdos de todas las ciudades de España, hasta vi uno de Soria eso sí que es una rareza.... fascinada estaba yo... la mesa estaba puesta, impecable, con un mantel de esos que se compran en los mercadillos, y de la cocina junto con un olor exquisito que ya me esta alimentado, salió Pepa.... y sí ella era la típica madre española, rechonchita, con el moño cañoso, los ojos marrones y la piel cetrina... y encima hablando seseando una mezcla de francés y español ... me cayó bien enseguida... y me relajé...

Pepa experta cocinera nos había preparado el recetario gallego entero, o eso me pareció a mí... Nos puso en la mesa lo que llamo un pica pica de todo bichos vivientes sacados del mar; almejas, mejillones, pulpo, percebes (pocos por aquí hija son imposibles de encontrar, tuve que rogar al del restaurante gallego de la esquina para que me deje un puñado), empanadillas.... y todo disculpándose por lo poco que había, pero como mi hijo me dijo que después de las cenas navideñas estaba inapetente - la cena transcurrió alegremente, Pepa no me machacaba a preguntas como había temido, no nos preguntaba por la fecha de nuestro enlace, sólo soltaba unos "ay que feliz me haces" mientras le daba un achuchón a su hijo y me guiñaba a mí el ojo. Al final de la cena, sacó turrón y cava, y como Juan no puede beber alcohol porque esta enfermo del riñón - puede apreciar que sólo cumplía la prescripción médica delante de su madre - nos la pimplamos entre las dos...  En eso que a Juan le llamaron al móvil y nos quedábamos las dos... y Pepa me pilló desprevenida...
- entonces a mi hijo le quieres ¿verdad?
- Uf síiiiii mucho (no era mentira del todo)
- ¿Y lo vuestro va en serio pues?
- aja (dije intentando no mostrarme evasiva del todo)
- Y entonces estás dispuesta a quererle incondicionalmente
- Hombre sí pero si él también me quiere del mismo modo....
- Por supuesto...
- Sí... por supuesto

La mirada de Pepita, hasta entonces límpida y bondadosa, se había tornado tenebrosa casi hipnótica, parece que intentaba leer en mí, me estaba dando yuyu....
- ¿eres un poco mayor no?
- Bueno tengo la edad de su hijo
- sí un poco tarde para hacerme abuela
- Claro (dije sin esconder la rotundez del CLARO)
- Pero no importa oye, ya sé que tienes una hija guapísima... seguro que me gusta... y conociendo a mi hijo no creo que ser padre sea lo que le interesa de tí
- Ya... y a mi hija seguro que usteeed también le cae bien... vamos supongo.... dije por esconder mi bochorno

Pepa daba la impresión de marear la perdiz... yo lo notaba; quería decirme algo pero no se atrevía o mejor dicho no encontraba las palabras... pero después de tragarse la copa de cava de una sentada, fue directo al grano....
- A tí cómo te gusta que te hagan el amor
- @|~€||€|~|€hhu~~~@ ¿perdone señora? no entiendo la pregunta... contesté tan alucinada como desprevenida
- Claro que sí la entiendes
- Pues literalmente claro que la entiendo, lo que no entiendo es a qué le importa a usted eso?¿
- Pues por el problema de mi hijo, qué va a ser....
- Perdone Pepa qué problema de su hijo?¿

Entonces fue ella que pareciá abochornada... cogió la botella de cava y la vació sin pasar por la casilla copa.... luego se limpió la boca de un manotazo...

A mí me impresionó mucho, nunca había visto a una persona mayor beber a morro (menos a los indigentes de litrona claro), es muy inquietante porque no sabes qué esperar a continuación, ¿un infarto fulminante?, ¿un vómito agrio? o peor un eructo, y decidme ¿quién puede soportar un eructo de viejo?¿ yo no estaba preparado para ello...

- Pues que a mi hijo le gusta hacerlo por detrás... sí como lo oyes... creo que fue por mi culpa sabes, es que me bañé con él durante mucho tiempo - por eso de ahorrar el agua- y no sé, quizás le debió de dar miedo o le cogió asco a nuestras parte íntimas, a saber...  el caso es que creo que el sexo femenino, él de entre las piernas, sabes a que me refiero, pues no le va y por eso lo hace con hombres... cree que no lo sé pero claro que no soy tan inocente, anda que no me ha presentado a "amigos" que se quedaban a dormir en la habitación de "amigos" y bien que oía yo la puerta de la habitación de Juan abrirse  y me temo que la puerta no fue lo único que mi hijo dejaba abierto... aún así mi Juan no es un gay de esos... son las malas frecuentaciones de esos del cine, pero a él le gustan las mujeres, me he fijado en cómo te mira... soy su madre y sé que le gustas... asín que creo que os podría ir bien siempre y cuando tú aceptes su "rareza" en materia de sexo...  pero quiero advertirte porque sino le vas a dejar y claro me lo destrozarás....  y eso sín que no, tu te lo piensas bien.... pero no hagas que el pobrecito mío se haga ilusiones en vano....

Estaba totalmente petrificada, menos mal que en este momento Juan se decidió a colgar y volver a salón... Se sentó al lado mío con un alegre "cómo están mis chicas" y yo sólo le contesté "bien, trae más cava"...
El resto de la velada transcurrió entre amables conversaciones sin transcendencias y afortunadamente Juan quien tenía que levantarse a las cinco para ir a un rodaje en Luxemburgo decidió llevarme a casa a las 22h30...

En el coche Juan empezó a hablar...
- Gracias amor, mi madre está encantada, ahors sólo falta esperar a que se olvide del tema, total me voy un mes y medio a la Reunión y hasta marzo no tendré tiempo para nuestra relación, luego le diré que lo hemos pensado mejor, que la distancia hace imposible nuestra relación y ya verás; asunto cerrado

- Eso Juan, tu madre sabe que te acuestas con chicos, es más según ella eres el macho activo.... se emborrachó para tener el valor de avisarme de tu "Problemilla"

El frenazo fue brutal

- Pero qué dices... mi madre no puede ni imaginar a dos chicos en la misma cama

- Pues se lo imagina perfectamente y va más allá, tiene televisión Juan, hoy en día se ven gay's hasta en las series para niños.... así que ya me ha avisado de tu problema de fobia al felpudo femenino y entendería que yo no pueda seguir con ese tipo de relación.... es una mujer sabia

- Dios no me digas eso... qué horrorrrrrrrrr

- Pues es lo que hay

- NO TÚ NO PUEDES TENER FELPUDO DIME QUE TE HACES LAS INGLES A LA BRASILEÑA O DEJO DE ADULARTE POR SIEMPRE JAMÁS....

- jajajjajajajjaajja claro que no...

- Uf respiro, bueno pues nena lo siento me temo nuestra boda se ve aplazada hasta never...  alucino con mi madre, es una crack...

- Sí que lo es... recuerda que eres el único hijo que le queda... lo de ser gays para ella es una rareza, un problemilla pero sin duda a sus ojos eres el hijo perfecto... y es lo que cuenta...

- Bueno te dejo, no te veo hasta marzo, o no, a ver si me lío con un criollo bien membrado y no vuelvo

 - Jo puta con perdón de tu madre, en enero y en la Reunión, qué envidia... a lo mejor nos casamos ahora y será nuestra luna de miel

- Ah no hija, no has querido de mí por querer darte por culo, es lo que hay jajajajjajajjjajaa

- Pues bien jodida que estoy....

Y terminamos ambos abrazados en el coche... y no dejo de pensar que así somos las madres,
el amor por nuestros hijos nos puede llegar a la ceguera pero OJO que lo vemos todo ;)

pd he vuelto pero a mi ritmo, gracias por los que comentaron y aseguraron que me esperaban, sois geniales y no me lo merezco o quizás sí ;)

9 comentarios:

  1. Es verdad, la maternidad trae de serie un olfato especial para conocer lo que hacen los hijos. Pero la edad proporciona el antídoto adecuado: te enseña cómo parecer que no te enteras de nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estoy en ello, y con el añadido que me hago la tonta como la que más confío en tener una madurez plácida haciéndome la que no se entera de nada
      Besos

      Eliminar
  2. Jajaja, menuda señora, ahí directa a la yugular. La verdad es que la realidad siempre siempre supera a la ficción. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mandarica pues cuando os cuento mi viaje de vuelta ya váis a alucinar del todo
      Besos

      Eliminar
  3. Madre mía con Pepa. Que te ha dicho tu E.? Seguro que alucinó, como yo!!!
    Me alegro que hayas vuelto rubia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi E la conté todo resumido... es decir que la madre es maja, se puso pirripi, nos fuimos a casa y hemos decidido esperar a marzo para contarle que la distancia nos distanció... a ver seré moderno pero no tanto...
      He vuelto sí, a ver si consigo recuperar el ritmo de por lo menos un post semanal ;)
      Besos

      Eliminar
  4. Una madre es una madre, y no se la das con queso, si con rubia en este caso ;)
    Divina la abuela ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un madre es una madre, cuando eres mujer creo que desarollamos y séptimo sentido ... no sólo intuimos sino que intuimos y callamos como dice Contando los 60'S
      Divina no es la palabra lo dejaría en directa ajajaja
      Besos

      Eliminar
  5. Que buena historia Cruela, a pesar de lo álgido del tema te salió redondíta.
    Te dejo un gran abrazo

    ResponderEliminar

Pio pio pio

Related Posts with Thumbnails